Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Haití
Haití, a un minuto de romperse
Alèxia Peláez

Desde que en el año 2000 Amnistía Internacional (AI) hiciera público su informe sobre la situación en la isla caribeña, el drama de pobreza y continua violación de los derechos humanos no ha cambiado demasiado. Ahora, tres años después, la situación es aún más caótica, más desesperada. Con la sombra de una elecciones revoloteando sobre el actual Gobierno de Jean-Bertrand Aristide, el clima de violencia aumenta cada día y ya nadie cree estar viviendo en un país con garantías democráticas. El futuro pende cada vez más de un hilo. Los EUA y la oposición en el interior del país confían en fortalecer este hilo con la celebración de elecciones legislativas anticipadas antes de que acabe el año mientras que el Gobierno reivindica haber sido elegido democráticamente.

La convulsión política de la segunda mitad del siglo XX

Aristide y la comunidad internacional

Trampa o resolución del conflicto, el caso es que a poco tiempo de finalizar el año la antigua colonia francesa no ha celebrado aún los comicios y vive sumida en una disputa interna que encamina el país hacia la fractura más absoluta. Los conflictos empezaron cuando en septiembre de 2002 la OEA (Organización de Estados Americanos), con EUA a la cabeza, aprobó una resolución que obligaba a Haití a celebrar elecciones. El organismo alegó que se estaban desmantelando los procesos democráticos en la isla y dio un plazo de un año a Haití para que pusiera punto y final al caos reinante. Esta es la manera a través de la cual la OEA espera ver fuera del poder al actual presidente, poco más de dos años después de haber llegado a él, en unas elecciones que según este organismo no cumplieron las garantías democráticas y favorecieron de manera fraudulenta el actual partido gobernante. Por su parte, el partido del Gobierno, Fanmi Lavalas –que en créole significa inundación, el torrente que después de la tormenta baja de las montañas para lavarlo todo, haciendo un símil con el gran movimiento popular que reunía después de la tormenta política Aristide en 1990- lo tiene claro: la OEA es el caballo de Troia de los EUA, país que está llevando a cabo una política de ingerencia total dentro de los asuntos internos de Haití. Mientras, los opositores de Aristide lo acusan de mala gestión y de utilizar métodos antidemocráticos que se extienden a todos los ámbitos.

En este sentido, las tensiones entre Gobierno y oposición llegaron a su punto máximo cuando en marzo saltaron los rumores de una posible tutela de Haití por parte de la ONU. Según un semanario canadiense, Canadá había acogido una reunión de los países amigos de Haití para debatir la difícil situación que está viviendo la isla. Era una reunión informal, según declararon fuentes oficiales canadienses, pero el encuentro despertó recelos entre los miembros del movimiento Lavalas. Por su parte, la oposición –agrupada bajo el nombre Convergencia- alabó el papel del organismo internacional que, según estimaba, lo único que pretendía era ayudar a Haití y hacer que se cumpliera la resolución aprobada por la OEA. Pero el papel de la comunidad internacional, sobre todo de EUA, va más allá de la resolución aprobada sobre la celebración de elecciones y avanza en paralelo a la trayectoria del líder Jean-Bertrand Aristide. Cuando este llegó al poder en 1990 el país salía de una situación de inestabilidad política con continuos ...

Cronología año   2003

1 de enero. Celebración de la independencia de Haití, después de vencer a las tropas francesas hace 199 años

10 de febrero. El ministro Justicia y Seguridad Pública, Calixte Delatour, ordena el arresto domiciliario del juez Pierre Josiand, acusado de haber ayudado a un presunto traficante de drogas

5 de marzo. Se cuestiona una posible tutela de Haití por parte de la ONU. Cuando la OEA pidió la celebración de elecciones anticipadas –después de los hechos de diciembre de 2001- la sociedad civil presionó al Gobierno para que solicitara asistencia técnica a la OEA. De ahí que ahora se cuestione una posible tutela del país

12 de marzo. Se especula con la celebración de un encuentro en Canadá de los “amigos de Haití” con la intención de hablar de una posible tutela del país y de llevar a cabo una acción en contra del Gobierno Lavalas, dirigido por Jean Bertrand Aristide.

20 de marzo. Estudiantes y profesores se manifiestan contra la mala gestión del Gobierno un día después que una delegación de la OEA –que comprende diversos miembros de la Comunidad Internacional- llegase a Haití.

27 de marzo. Gran manifestación en Port-au-Prince para protestar contra la política de ingerencia de EEUU por medio de la OEA.

6 de junio. Muere un joven en una manifestación a favor del presidente

7 de junio. Bicentenario de la muerte del precursor de la independencia nacional, Toussaint Louverture, símbolo de la libertad de los negros que fue arrestado por las autoridades francesas y deportado. Una gran riada humana le homenajea por las calles de Haití. El Gobierno pide a Francia, antigua nación colonial, “restitución y reparación por todo el daño causado al pueblo” y le pide que pague el equivalente ahora a lo pagado por el presidente Jean-Pierre Boyer en 1825 por el reconocimiento de la independencia.

10 de junio. Unos 500 millones de dólares en préstamos acordados por las instituciones financieras internacionales a través del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) son bloqueados bajo el pretexto de la crisis política que sacude el país.

21 de septiembre. Aministia Internacional denuncia que la ciudad costera de Gonaives sufre manifestaciones violentas día tras día.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull