Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Perú
El Gobierno de Toledo hace aguas y pierde credibilidad ante los peruanos
Xènia Plaza

previsiones anunciadas en la campaña electoral por Toledo no se pudieran cumplir. Esta decepción comenzó a hacer pensar a los peruanos que se encontraban otra vez ante falsas promesas y soluciones que no iban a llegar, al menos no a corto plazo.

En 2003, la paciencia de los ciudadanos llegó a su fin y a principios de año se empezaron a organizar huelgas en diferentes sectores productivos, que aumentaron la desestabilización y el nerviosismo en el equipo de Gobierno. Los primeros en actuar fueron los agricultores cocaleros, movilizados por la detención de uno de sus líderes más importantes, Nelson Palomino la Serna. Los cocaleros protestaban porque la reducción del cultivo de hojas de coca era la ruina para ellos. Los planes alternativos ideados por el Gobierno para redirigir el cultivo a productos como el café, el cacao o el ajonjolí fracasaron y lo único que les queda es volver al cultivo de coca.

Las marchas de los cocaleros acabaron con nuevos compromisos por parte del Gobierno de crear un dispositivo oficial que reconoce la existencia de cultivos legales de coca y los agricultores aceptaron la reducción progresiva de los cultivos. Aun así las protestas se alargaron durante más de dos meses. El momento culminante fue la manifestación en Lima, la capital, de 10.000 agricultores cocaleros.

Pero las protestas sociales no se quedaron aquí. Transportistas y profesores organizaron huelgas indefinidas paralelas que colapsaron el país. La primera de las huelgas dejó sin abastecimiento a muchas regiones, incluida Lima. Había falta de alimentos y de combustible. Los transportistas de carga reclamaban la normalización del sector, en el que un 90% de los integrantes forman parte de la economía sumergida de Perú. Los de pasajeros reclamaban que el transporte interprovincial pasara a ser de titularidad pública.

Por otra parte, los maestros dejaron las escuelas vacías e iniciaron marchas por todo el país. La reclamación más importante de este sector fue el incremento de los sueldos. Pese a un primer acuerdo con el Gobierno, la huelga se radicalizó y se produjeron incidentes graves, como el de la región de Puno, donde las Fuerzas Armadas reprimieron una manifestación que se saldó con la muerte de un estudiante, decenas de heridos y centenares de detenidos. Por estas fechas y debido al caos que reinaba en todo el país, Toledo decidió declarar el Estado de Emergencia y dar el control de carreteras y calles a las Fuerzas Armadas. Según el propio ...

Página anterior

Cronología año   2003

24 de febrero. Protestas sociales en el valle de Apurímac por la detención del líder cocalero Nelson Palomino la Serna.

21 de marzo. Se anula la cadena perpetua al máximo dirigente de Sendero Luminoso (SL), Abimael Guzmán.

25 de marzo. El ex consejero de Fujimori, Vladimiro Montesinos, condenado a cinco años de cárcel por tráfico de influencias.

27 de marzo. Japón no seguirá la orden de detención de Fujimori que ha presentado la Interpol. El Gobierno japonés afirma que no lo va a extraditar.

10 de abril. Cocaleros de la región de Ayacucho inician una marcha de protesta hasta LIma para impedir que se desmantelen los cultivos de hoja de coca.

21 de abril. 10.000 cocaleros llegan a a la capital, Lima.

6 de mayo. Los transportistas inician una huelga. Los transportistas interprovinciales piden que el sector sea público y los de carga reclaman que el sector se normalice, ya que el 90% de sus miembros están dentro de la economía sumergida del país.

9 de mayo. La huelga de transportistas paraliza al país.

11 de mayo. Transportistas y Gobierno firman un acuerdo y se desconvoca la huelga.

14 de mayo. Un juez de la Corte Suprema declara a Fujimori como responsable de las matanzas de Barrios Altos y la Cantuta de 1993.

Los maestros también inician una huelga general para pedir una mejora del salario.

26 de mayo. Algunos colectivos de agricultores también empiezan huelga, mientras trabajadores de otros sectores advierten que también podrían convocar una huelga.

27 de mayo. Miles de agricultores se dirigen a Lima mientras las protestas se extienden a 21 regiones del país.

28 de mayo. El presidente Toledo declara el Estado de Emergencia. El presidente cede a las Fuerzas Armadas el control de las carreteras.

30 de mayo. Fuerte represión militar en la región de Puno. un estudiante muerto y cinco heridos más. Por otra parte, decenas de maestros son heridos y casi un centenar son detenidos en las protestas del sector educativo.

5-13 de junio. Termina la huelga de profesores.

11 de junio. Sendero Luminoso reaparece con el secuestro de 71 trabajadores de la empresa Techint en Ayacucho.

24 de junio. El Gabinete renuncia en pleno y abandona a Toledo.

29 de junio. Beatriz Merino es elegida como nueva primera ministra.

31 de julio. La justicia peruana reclama al expresidente Fujimori a Japón por los delitos de homicidio, desaparición forzosa y lesiones graves.

28 de agosto. la Comisión de la Verdad y la Reconciliación responsabiliza a terroristas, militares y políticos de 69.000 muertes a lo largo de los últimos 20 años. La mayoría de las víctimas son indígenas y el 50% vivía en la zona de Ayacucho.

15 de octubre. Expulsan a 12 congresistas de Perú Posible (PP) por utilizar de forma personal sus cargos en el Gobierno.


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies