Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Japón
De crisis económica a crisis política
Esther Romagosa

Durante el año 2003, Japón ha vuelto a vivir una crisis política. Los acontecimientos de los últimos meses han mostrado, innegablemente, el deterioro que está sufriendo el grupo político que dirige el país, el Partido Liberal Democrático (PLD). Las importantes divisiones que se dan en el interior de los partidos y la estrecha relación que hay entre las empresas privadas y la clase política están provocando una constante inestabilidad política que dura ya más de 25 años en Japón. Desde la fundación del PLD, en 1955, casi una veintena de gobiernos han sido formados y posteriormente disueltos. Este hecho junto con la preocupación por una crisis económica que el país no se logra solucionar están provocando un enorme sentimiento de apatía, descontento y decepción entre la población nipona, que ya no confía en la política, ni en los políticos. La participación en las pasadas elecciones fue sólo del 60%, una de las cifras más bajas que se ha visto en la trayectoria de los comicios japoneses.

El pasado mes de octubre, el primer ministro japonés, Junichiro Koizumi, disolvió el parlamento y convocó elecciones anticipadas. Koizumi pertenece al poderoso Partido Liberal Democrático (PLD), de centroderecha, que ha gobernado en Japón casi ininterrumpidamente durante cincuenta años. Sólo se situó en la oposición durante 11 meses, entre 1993 y 1994, cuando una coalición de todos los partidos de izquierdas consiguieron el poder.

Las elecciones generales se celebraron un mes más tarde, el 9 de noviembre. La intención de Junichiro Koizumi era conseguir para su partido la mayoría absoluta que el PLD había perdido diez años atrás y poner en marcha, con el apoyo explícito de los japoneses, unas reformas estructurales con el objetivo de reactivar la economía nipona, sumergida en crisis desde hace ya trece años. Koizumi tiene 61 años y llegó al poder en abril de 2001, tras la dimisión voluntaria del anterior primer ministro (del PLD), Yoshiro Mori. Según encuestas realizadas meses antes de la disolución del Parlamento, el primer ministro cuenta con una popularidad superior al 60%. Sin embargo, los resultados de los comicios no otorgaron la esperada mayoría al PLD, que consiguió 237 de los 480 que hay en la Cámara Baja. Una vez más ha de gobernar en coalición con el Partido Nuevo Komeito (PNK), de tendencia budista, y el Partido Nuevo Conservador (PNC), de centro derecha. En total, la coalición cuenta con una mayoría de 278 diputados. Por su parte, el grupo de la oposición, liderado por Naoto Kan, el Partido Democrático de Japón (PDJ), ha conseguido 177 escaños, 62 más que en las últimas convocatorias. El PDJ fue creado hace sólo cinco años por el sector más moderado de la izquierda y cada vez es más popular en las grandes ciudades. Ciertos sectores de la sociedad nipona consideran que este grupo se ha convertido en una auténtica alternativa de poder, que podría, en un futuro, poner fin al dominio del PLD durante cincuenta años. Incluso, los más optimistas aseguran que los resultados de estas elecciones pueden consolidar un nuevo sistema político bipartido que permitiría en el futuro una alternancia en el poder de los dos grandes grupos, al estilo norteamericano.

Sin embargo, Koizumi todavía debe superar un nuevo reto. Para poner definitivamente en marcha la reconversión de la economía deberá ganar también las elecciones para la Cámara Alta (el Senado), previstas para el próximo junio. Según los analistas, Koizumi podría verse abandonado en el ...

Cronología año   2003

13 de febrero. Tokio advirtió a Corea del Norte que puede lanzar una ofensiva preventiva si prueba que están planeando un ataque con misiles.

4 de marzo. Japón da su apoyo a la resolución presentada en la ONU por Estados Unidos, Gran Bretaña y España con relación a Irak.

14 de marzo. EEUU y Japón incrementan el despliegue militar en torno a Corea del Norte.

28 de marzo. Japón lanza dos satélites espía para vigilar a Corea del Norte. Corea del Norte lo ha tachado de “acto hostil”.

28 de abril. El primer ministro nipón advierte la necesidad de actuar en Corea del Norte de forma diferente a Irak, de forma pacífica.

1 de junio. Un buque de la Marina surcoreana abre fuego contra pesqueros norcoreanos en el mar de Japón.

25 de julio. Japón promulga una ley que permitirá el envío de tropas a Irak, pese las críticas de ser una ley que viola la Constitución pacifista de Japón.

27 de julio. Japón enviará tropas a Irak en su primera misión militar desde 1945.

21 de agosto. El gobierno de Japón decidió suspender el envió de soldados a Irak debido a la inseguridad reinante en Bagdad.

1 de setiembre. Japón propone a Corea del Sur y China crear un sistema operativo asiático sustituto de Microsoft para romper su dominio mundial.

22 de setiembre. El primer ministro japonés reestructuró su gabinete, para consolidar la incipiente recuperación económica.

10 de octubre. El primer ministro japonés decide disolver el Parlamento y convocar elecciones anticipadas

15 de octubre. Japón aportará 1.500 millones de dólares a la reconstrucción de Irak.

20 de octubre. La bolsa de Tokio cae más de un 5% en uno de los días más agudos desde el 11 de Septiembre del 2001.

28 de octubre. Comienza la Campaña electoral para las Elecciones Generales.

9 de noviembre. La coalición gobernante japonesa presidida por el primer ministro, Junichiro Koizumi, mantiene la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, pese a perder 12 escaños.

4 de diciembre. Tokio decide enviar un total de 1.100 militares a Irak .

12 de diciembre. Japón y 10 países del sudeste asiático proyectan la creación de una Comunidad de Asia Oriental, inspirada en el modelo europeo.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull