Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Libia
Libia recupera su posición internacional tras asumir la responsabilidad del atentado de Lockerbie
Marina Teixidó

En diciembre de 1988, un atentado con una bomba perpetrado contra un avión Boeing 747 que cubría el vuelo 103 de la aerolínea estadounidense Pan American World Airways, cuando volaba sobre la localidad escocesa de Lockerbie, causó 270 víctimas, entre ellas varias en tierra. Este 2003, tras 15 años de aislamiento internacional y de hacer frente a múltiples sanciones a raíz de este atentado, tanto de carácter económico como la indignidad de encontrarse en la lista de los países que “promocionan el terrorismo”, la Libia de Muamar El Gaddafi empieza a recuperar su papel en la comunidad internacional, un hecho que no ha sido fortuito, sino que responde al cambio de actitud que Gaddafi ha llevado a cabo desde el pasado año 2002. Algunos países, como Estados Unidos, no se lo han puesto fácil, pero las importantes reservas de hidrocarburos del país norteafricano hacen que sea interesante para las demás potencias negociar nuevamente con Libia.

Desde principios de año, Trípoli, la capital de Libia, Londres y Washington intensificaron sus negociaciones para que el Gobierno libio llevara a cabo las cuatro condiciones que la ONU fijó para levantar por completo las sanciones, hasta 2003 solamente suspendidas. En primer lugar, el país de Gaddafi debía extraditar a Holanda a los agentes secretos relacionados con el atentado de Lockerbie, medida que Libia ya cumplió en su momento. En segundo lugar tenía que abonar una compensación económica a las familias de las 270 personas que perdieron la vida en el atentado y también renunciar al terrorismo. Como parte del trato, la ONU también exigía que Libia reconociera oficialmente su responsabilidad en la tragedia, la condición más difícil de cumplir puesto que Libia lleva quince años negando su implicación en el caso Lockerbie.

El 13 de agosto, en una acción coordinada con los gobiernos de EE.UU. y el Reino Unido, Libia accedió a indemnizar a los familiares de las 270 víctimas del atentado, a los que ofreció 10 millones de dólares por familia; por tanto, un total de 2.700 millones de dólares, (cerca de 2.940 millones de euros), cifra equivalente a la cuarta parte de los ingresos anuales libios por exportación de petróleo. Se trata de una de las mayores indemnizaciones de la historia y es la primera vez que un Estado acusado de terrorismo ofrece una compensación económica.

"Libia y los abogados que representan a las familias de las víctimas han firmado un acuerdo para crear la cuenta que contendrá las indemnizaciones en el Banco de Pagos Internacionales". Eran declaraciones del abogado de las familias, Saad Djebbar, quien ha seguido el caso desde 1992, que confirmaba a mediados de agosto la aceptación por parte de las familias de la propuesta de Libia.

Siguiendo los términos del acuerdo, Libia colocó 2.700 millones de dólares en la cuenta de un banco suizo y ha ido entregando el dinero a los parientes de las víctimas por etapas, según han ido levantando las sanciones que pesan todavía sobre el país. Un 40% del dinero fue entregado después que fueron eliminadas las sanciones de la ONU contra Libia, otro 40% lo será después de que lo sean las sanciones de EE.UU. y el 20% restante después de que Libia sea eliminada de la lista de naciones que “patrocinan el terrorismo”.

Con las compensaciones económicas a las familias de los fallecidos, se abría el camino a la aprobación de una resolución de la ONU que incluiría el levantamiento de las ...

Cronología año   2003

7 de enero. La justicia alemana encuentra al gobierno libio culpable de terrorismo.

13 de enero. El presidente libio, Muamar El Gaddafi, pasa de maestro del terror a devenir un importante colaborador de Estados Unidos en su lucha contra Al Qaeda, según la revista Newsweek.

2 de marzo. Líbia expresa su rechazo a la guerra de Irak en la cumbre con los jefes de Estado de los 22 países de la Liga Árabe, donde vivieron un duelo diplomático intenso sobre el tema. Finalmente consensuaron una declaración contraria a una posible Guerra de Irak.

3 de marzo. El presidente libio, Muamar El Gaddafi, confirma su intención de abandonar la Liga Árabe.

25 de mayo. Gaddafi congela la decisión de Libia de retirarse de la Liga Árabe.

16 de agosto. Líbia se responsabiliza del atentado contra el avión de la Pan Am sobre la localidad escocesa de Lockerbille en 1988 y renuncia al terrorismo. Aun así, EEUU anuncia que mantendrá las sanciones contra Libia.

19 de agosto. Gran Bretaña pide formalmente al Consejo de Seguridad levantar las sanciones a Libia.

31 de agosto. Libia abre sus puertas al inversor extranjero. En los últimos dos meses y medio Libia ha vuelto a aparecer en los planes de estrategia de las grandes compañías internacionales.

1 de septiembre. Gaddafi cede a las presiones de Francia para acabar con el bloqueo internacional y aumenta las indemnizaciones concedidas en 1999 a las familias de los 170 pasajeros muertos en el atentado de Lockerbille de 1988.

11. de septiembre. Libia firma acuerdo de indemnización con los familiares de las víctimas del atentado de Lockerbie .

11 de septiembre. Gaddafi impulsa a su pueblo a votar sí en un referéndum para saber si los ciudadanos están de acuerdo en salir de la Liga Árabe. Gaddafi asegura que la Liga Árabe la han humillado la guerra en Irak y el conflicto entre palestinos e israelíes.

12 de septiembre. La ONU aprueba el levantamiento de las sanciones a Libia, con la abstención de EEUU y Francia. EE UU mantiene el embargo de comercio bilateral. Libia deja de estar en la lista de los llamados “países del mal” y tras 11 años de sanciones, podrá exportar su petróleo, reanudar los vuelos internacionales, comprar armas y equipamientos, y recuperar el diálogo con Occidente.

13 de septiembre. Francia advierte a Libia que cumpla con el acuerdo, que incremente las indemnizaciones para los familiares de las víctimas de Lockerbie y que fije un plazo para el reparto del dinero, si no quiere romper las relaciones con Francia. El coronel Muamar El Gaddafi, expresa su satisfacción tras lograr el ansiado levantamiento de las sanciones impuestas por las Naciones Unidas en el 1992.

14 de septiembre. El líder libio Muamar Gadaffi advierte a Italia que puede perder los negocios comerciales en Libia a menos que Roma considere los millares de libios que desaparecieron durante la era colonial y compense a sus familias. Gaddafi hace estas declaraciones en la televisión libia el 35º aniversario de la expulsión de las colonias italianas.

17 de septiembre. Aznar es el primer jefe de Gobierno de un país occidental que ha visitado Libia oficialmente después de que la ONU levantase las sanciones contra aquel país.

18 de septiembre. Gaddafi busca el apoyo de Aznar para acercarse a Europa y a EEUU. Mientras el presidente español impulsa las relaciones económicas con Trípoli.

25 de septiembre. Libia hace un llamamiento para que todos sus activos congelados por los bancos de EEUU vuelvan a la normalidad tras la resolución del 12 de septiembre en la ONU, en la que se aprobó el levantamiento de las sanciones.

7 de octubre. El presidente libio Muamar El Gaddafi, que anteriormente fue líder y devoto de la Unión Árabe, decide finalmente retirar-se de la Liga Árabe ante las múltiples críticas de los 21 países de la unión.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull