Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Paraguay
Duarte se alza con la victoria en las presidenciales y aplica reformas clave en los poderes Legislativo y Judicial
Xènia Plaza

Nicanor Duarte, candidato del centrista Alianza Nacional Republicana (ANR), se convirtió el pasado mes de abril en el nuevo presidente de Paraguay. Su victoria se vio como una bocanada de aire fresco para Paraguay y el Partido Colorado, partido hegemónico desde la entrada en democracia, en 1989. Pero en lo que lleva de mandato Duarte no lo ha tenido fácil. Lo primero que quiere hacer es dar transparencia, en un país donde pocas cosas lo son, y para eso ha planteado la reforma del Poder Judicial y del Congreso.

La entrada de la democracia en Paraguay no ha sido tan fácil como se esperaba cuando se llevó a cabo el golpe de Estado contra Stroessner, en 1989. A partir de ese momento la inestabilidad política y la corrupción, apoyadas por el monopolio político de ANR frente a unos partidos políticos muy débiles provocaron numerosos problemas al avance de la democracia del país. Los resultados económicos de los últimos años tampoco han ayudado a que las cosas mejorasen.

El Gobierno de Duarte no lo tiene fácil. Una de las preguntas que se ponen sobre la mesa es cuánto aguantará ANR, que en los últimos meses ha sufrido graves crisis internas y un aumento de lo que periodistas del país llaman “faccionalismo”, es decir, la aparición de diferentes corrientes dentro de un mismo partido. Este proceso ha tenido antecedentes: ANR estaba dividido en dos corrientes, los que apoyan al general Oviedo y la que respaldaba al vicepresidente Argaña, asesinado en marzo de 1999. A partir de ese momento, los argañistas empezaron a dominar en el Congreso y relegaron a un segundo plano a los oviedistas.

Siete meses después de convertirse en presidente, Duarte, argañista, recibe el 60,4% del apoyo de sus ciudadanos, aunque hay que puntualizar que el 54,45% cree que el Ejecutivo hace mal o regular sus deberes. Los que más preocupan a los paraguayos, según las encuestas, son la inseguridad, la corrupción y el desempleo. Dicha consulta fue realizada por el Instituto de Comunicación y Arte (ICA). Se ha recordar que el anterior presidente, Gonzalo Macchi, no tenía el apoyo ni de sus compañeros de partido ni de los paraguayos. Macchi, también ex presidente del Senado, fue acusado de presunta implicación en diferentes casos de corrupción. Concretamente, se le acusaba de estar implicado en el desvío de 16 millones de dólares de algunos bancos paraguayos a bancos extranjeros y de haber comprado un vehículo robado. Macchi llegó a la presidencia después de la renuncia de Raúl Cubas, que sólo llevaba ocho meses en el cargo. Macchi también tuvo que dimitir por la presión de los paraguayos, que no aceptaban la gestión realizada por el presidente entre 2001 y 2002.

Por su parte, el Partido Liberal (PLRA), liderado por Antonio “Yoyito” Franco, el Partido de Encuentro Nacional (PEN) y Patria Querida, las tres fuerzas más respaldadas después de ANR y que simbolizan el final de la hegemonía colorada, han tenido que reacomodarse y asumir su rol secundario después de la derrota en las ...

Cronología año   2003

6 de enero. Nicanor Duarte se erige como candidato de Alianza Nacional Republicana (ANR), el partido dominante desde la deécada de los cincuenta.

17 de enero. El expresidente Macchi podría ser juzgado por el desvío de 16 millones de dólares al extranjero durante su mandato. Em proceso empezaría en agosto.

3 de abril. Hacienda afirma que Paraguay está a punto de entrar en la suspensión de pagos

11 de abril. Funcionarios denuncían que el 70% de los impuestos recaudados por el Estado van a parar a manos de “corruptos” y no a proyectos gubernamentales.

28 de abril. Nicanor Duarte se alza con la victoria en las elecciones presidenciales.

30 de abril. Duarte presenta un plan económico de emergencia ante la grave situación económica de Paraguay, donde la pobreza es casi estructural.

8 de mayo. El nuevo Ejecutivo recibe el apoyo del FMI, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

29 de mayo. Brasil afirma que Paraguay recibirá nuevos créditos si combate la corrupción. Paraguay es, según la organización Transparencia, el segundo país más corrupto del mundo

1 de junio. El Estado debe pagar antes de fin de año unos compromisos de deuda externa e interna de 225,3 millones de dólares, según Hacienda.

15 de julio. Duarte afirma que depurará el poder Judicial antes de fin de año.

21 de julio. El índice del paro sube hasta el 16% según la Dirección General de Estadísticas.

28 de agosto. Comienza el proceso al expresidente Macchi por un caso de corrupción en su etapa como máximo dirigente paraguayo.

11 de septiembre. El Congreso y el Ejecutivo reclaman la renuncia de los miembros de la Corte Suprema del poder Judicial.

29 de septiembre. Los jueces de la Corte Suprema podrían ser enjuiciados por lesión de confianza.

6 de octubre. Sobreseen a los 68 militares supuestamente implicados en el intento de golpe de Estado del año 2000.

15 de noviembre. Duarte empieza la reforma del Poder Judicial con el cambio de los ministros de la Corte Suprema. Siete de ellos renunciaron y los otros dos se vieron obligados a hacerlo.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull