Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Venezuela
Chávez afronta el reto el “firmazo” promovido por la oposición
Xènia Plaza

La “revolución” de Hugo Chávez lleva casi dos años convulsionando a Venezuela, un país que ha aumentado sus niveles de pobreza, sus niveles de desempleo y que ha perdido la confianza en el modelo de Estado que quería implantar el ex coronel. El “revolucionario” se enfrenta ahora al juicio de la sociedad venezolana y a la de los medios y de los dirigentes internacionales. Desde diferentes frentes, internos y externos, se ha acusado a Chávez de autoritario y de ignorar las demandas de las clases medias y de los empresarios, que desde el inicio del chavismo temieron el planteamiento económico y social del ahora presidente. Pero en los cinco años que lleva al frente del país, Chávez no ha satisfecho a parte de la sociedad venezolana y ha desestructurado la convivencia entre el Gobierno y los ciudadanos. Parte de los venezolanos buscan el mismo cambio que creían que aportaría Chávez, después de las mil acusaciones de corrupción que habían recibido los anteriores gobiernos. El presidente representaba un estilo opuesto al que se asociaba al resto de los políticos, muchos de ellos vinculados mundo empresarial.

Este año se han vivido dos momentos cruciales: la recogida de firmas en el mes de noviembre para obligar a Chávez a organizar un referéndum sobre su continuidad como presidente y el paro nacional que empezó en diciembre de 2002 y que acabó después de 63 días. El primero se ve como una esperanza de que se recupere el diálogo y la democracia, según los miembros de oposición, y el segundo como la muestra más clara del rechazo a las políticas y el estilo del presidente. Chávez se había negado reiteradamente a aceptar la convocatoria de un referéndum para analizar su gestión. Por fin, accedió a dar el paso previo, es decir, la recogida de firmas. Pero esas esperanzas han sido rápidamente contestadas por el propio presidente, que ha calificado el firmazo de “megafraude”. Los observadores de la OEA han calificado esta recogida de firmas como “correcta”. En referencia al Consejo Nacional Electoral, órgano que controla y valida las firmas de la convocatoria, Chávez afirmó: “Estoy seguro de que se impondrá la sabiduría del árbitro, del CNE. Si el árbitro reconociera estas firmas, no se puede jugar. Este Gobierno no reconocería esto, diría que así no hay juego. A mí me tienen que convencer firma por firma y huella por huella para que haya juego".

El hecho de que la oposición se haya unido bajo un mismo colectivo, la Coordinadora Democrática, es un claro síntoma de la situación. Un grupo que ha juntado a dos de los partidos históricos en la democracia venezolana, una de las más “firmes” de América Latina: el socialcristiano COPEI y el socialdemócrata Acción Democrática (AD), dos partidos que se turnaron el poder desde los años 50 y que consagraron el modelo bipartidista en la política venezolana. Pero esta organización no cuenta únicamente con el apoyo de estos dos grupos, sino que en ella también se agrupan 23 partidos más, la Confederación Nacional de Trabajadores (el sindicato más importante del país), 20 ONG y la Federación de Cámaras y asociaciones de Comercio y Producción (Fedecámaras), uno de los lobbys poderosos en el escenario venezolano. El presidente ha conseguido que tanto trabajadores como empresarios quieran charle del poder. Pero este prototipo de “rey sol bolivariano” es insistente y no le ha puesto (ni le está poniendo) las cosas fáciles a sus adversarios o a los que, al menos, dudan de su gestión al frente del país. El presidente no se ha rendido, y no ha dejado paso a las demandas de referéndum que revocaría de su mandato.

Aun así, parece ...

Cronología año   2003

3 de enero. Surgen las primeras voces de replanteamiento de la huelga después de las primeras fisuras entre la oposición. Venezuela lleva desde el 2 de diciembre de 2002 en huelga general.

4 de enero. 30 heridos después de un duro enfrentamiento entre la oposición y los partidarios del presidente Chávez en Caracas.

8 de enero. Los bancos anuncian un cierre de 48 horas para mostrar su apoyo a la huelga contra Chávez.

10 de enero. La oposición llama al Ejército a la desobediencia contra el presidente.

14 de enero. Venezuela pierde 4.000 millones de dólares por el paro de la industria petrolera.

15 de enero. La Organización de Estados Americanos (OEA) creará el Grupo de Países Amigos de Venezuela para mediar en la crisis que está viviendo el país.

16 de enero. Chávez pide a la oposición que atrase la consulta sobre su continuidad al frente de Venezuela.

23 de enero. Chávez suspende el mercado de divisas para frenar la fuga de capitales de Venezuela.

24 de enero. Los partidarios de Chávez muestran su fuerza con una marcha multitudinaria sobre la capital. Por otra parte, se producen 2.000 despidos en PDVSA, la compañía que controla el petróleo venezolano.

31 de enero. La oposición propone recortar el mandato de Chávez.

4 de febrero. Chavez celebra el fin de la huelga y anuncia duras medidas de castigo contra la oposición.

19 de febrero. El presidente y la oposición sellan un pacto contra la violencia después de 100 días de lucha.

31 de marzo. Chávez revela que ordenó bombardear una zona fronteriza con Colombia. Las tensiones con el presidente colombiano, Álvaro Uribe, aumentan. Cruce de acusaciones entre los dos Gabinetes.

24 de abril. Chávez y Uribe intentan limar sus diferencias y restablecer el comercio en la zona fronteriza común.

2 de mayo. Un muerto en una manifestación contra Chávez en Caracas.

24 de mayo. Chávez acepta celebrar el referéndum sobre la continuidad del presidente en su cargo.

29 de mayo. EL presidente firma un acuerdo con los dirigentes de Coordinadora Democrática, órgano que agrupa a la oposición venezolana, para que se haga el referéndum

14 de junio. Un muerto en nuevas protestas en Caracas contra Chávez.

1 de julio. Chávez viaja a Cuba en otra muestra de su acercamiento al régimen cubano.

20 de agosto. La oposición recoge tres millones de firmas para pedir el referéndum sobre la continuidad de Chávez.

21 de agosto. Miles de venezolanos marchan en Caracas contra el presidente del país.

24 de agosto. Decenas de miles de partidarios de Chávez celebran en Caracas sus tres años de poder.

13 de septiembre. El Consejo Nacional Electoral (CNE), órgano que controla los procesos electorales del país, afirma que las firmas recogidas por la oposición para celebrar el referéndum no son válidas.

27 de septiembre. El referéndum contra Chávez se celebrará en febrero de 2004.

26 de noviembre. El presidente afirma que se han recogido 2,6 millones de firmas para solicitar referéndums revocatorios contra 37 diputados de la oposición.

29 de noviembre. Comienza la recogida de firmas (firmazo) para lograr la celebración del referéndum contra Chávez.

3 de diciembre. La oposición afirma que ha reunido 3,8 millones de firmas. Chávez califica de “megafraude” el firmazo y se enfrenta al secretario general de la OEA, César Gaviria.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull