Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Bolivia
La crisis latente boliviana estalla después del anuncio de exportación de gas y provoca la dimissión de Sánchez de Lozada
Xènia Plaza

la selva amazónica y los Andes, y para convertir el gas en líquido es necesario una planta de transformación y un puerto al Pacífico para poder transportarlo hasta otra planta, que se situaría en México. El problema está en el resentimiento que sienten los bolivianos hacía los chilenos, desde que como resultado de la guerra del Pacífico en 1879, Bolivia perdiese los 120 kilómetros de costa que tenía. Tres meses después de la crisis, las negociaciones con las compañías petrolíferas se encuentran en punto muerto.

La alternativa de utilizar un puerto chileno para el transporte del gas es la que más se aproxima a las necesidades del Gobierno boliviano. El Gobierno también podría utilizar un puerto peruano, pero esta inversión sería más costosa que la chilena, técnica y económicamente. Muchos ciudadanos bolivianos no están dispuestos a que Chile se beneficie de las exportaciones de gas.

El otro punto que divide a los bolivianos es que el gas no llega a la mayoría de sus casas, y, por eso quieren aprovechar las ventajas de esta fuente de energía, más limpia que el petróleo, por ejemplo. Ante estas demandas, el Gobierno anunció un plan para conectar el gas a 250.000 viviendas. Además, el presidente Sánchez de Lozada afirmó que todos los beneficios que produjera este proyecto se destinarían a planes para educación y sanidad, para paliar la situación mísera en la que viven 8,4 millones de bolivianos.

Bolivia es el segundo país de América del Sur, por detrás de Venezuela, con más reservas de gas. Pero entre estos dos países hay diferencias. La primera es que los costes de producción del gas boliviano se sitúan en los 0,97 dólares, mientras que en países como Venezuela, México o Argentina, el coste es de 4 dólares. También se tiene que indicar que, al menos hasta mediados de setiembre, Bolivia representaba una opción más sólida que Venezuela, que con la inestabilidad vivida en los últimos meses, no daba muchas garantías a los inversores. También se tiene que tener en cuenta que México y Chile no iban a ser los únicos 200 beneficiados por la construcción del gasoducto y la extracción del gas.

Hasta finales de diciembre los Estados Unidos se encuentran entre los beneficiados por esta exportación. Los Estados Unidos querían dejar de ser tan dependientes del petróleo, además, el gas se hubiera gestionado a través del consorcio de Repsol-YPF, British Gas y Pan American. Bolivia sería la solución perfecta, ya que Estados Unidos no puede acceder al gas ...

Página anterior

Cronología año   2003

19 de febrero. El presidente Sánchez de Lozada comienza a aplicar sus reformas sociales en las que se incluye la creación de un impuesto a los salarios y una reestructuración del Consejo de Ministros.

15 de septiembre. los campesinos inician sus protestas en contra de la exportación de gas natural a Estados Unidos y para pedir nuevas medidas para solucionar la situación de pobreza que sufre gran parte de los bolivianos. Los primeros en movilizarse son los campesinos de la región de Titicaca.

20 de septiembre. Un soldado y cuatro civiles muertos es el balance del enfrentamiento entre fuerzas de seguridad y campesinos en la población andina de Warisata.

25 de septiembre. La Central Obrera Boliviana (COB) convoca una huelga general para el 29 de septiembre para exigir la dimisión del presidente Sánchez de Lozada, entre otras demandas.

26 de septiembre. El Movimiento al Socialismo (MAS), dirigido por el líder indígena y cocalero Evo Morales, se une a las protestas de los trabajadores.

29 de septiembre. Empieza la huelga general indefinida convocada por la COB.

30 de septiembre. Miles de personas participan en la Paz en una manifestación contra la exportación de gas a Chile, México y Estados Unidos.

3 de octubre. los cocaleros se unen a las protestas y los bloqueos de carreteras.

8 de octubre. Empieza en la ciudad de EL Alto, cercana a la capital, un paro cívico indefinido.

9 de octubre. Dos personas mueren en El Alto y 16 más resultan heridas después de los enfrentamientos. entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes.

11 de octubre. El Gobierno ordena un despliegue militar en ElAlto, donde se registran otros dos muertos.

12 de octubre. Balance provisional de 26 muertos, según los medios de comunicación, en nuevos enfrentamientos en El Alto.

13 de octubre. EL Gobierno crea un decreto en el que se establece que no sé venderá gas natural al exterior hasta que no se consulte con los ciudadanos bolivianos. Pese a esta medida se producen nuevos enfrentamientos que causan al menos 14 muertos.

El vicepresidente Carlos Mesa retira su apoyo al presidente Sánchez de Lozada, aunque se mantiene en el Gabinete.

14 de octubre. La Organización de Estados Americanos (OEA) muestra su apoyo a Sánchez de Lozada.

15 de octubre. El Gobierno anuncia que realizará un referéndum consultivo sobre la exportación de gas, una posible Asamblea Constituyente y sobre la ley de Hidrocarburos.

16 de octubre. Sánchez de Lozada se niega a dimitir porque ello significaría la instauración de un “dictadura narcosindical”. La oposición política y social rechaza la oferta del referéndum y vuelve a pedir la dimisión del presidente.

17 de octubre. Sánchez de Lozada dimite. Carlos Mesa es proclamado como nuevo presidente de Bolivia.

19 de octubre. Mesa anuncia un Gobierno formado por independientes no vinculados a ningún partido del Congreso.

1 de noviembre. Empiezan las conversaciones entre Bolivia y Chile sobre la necesidad de Bolivia de recuperar la salida al mar que perdió a raíz de la de guerra del Pacífico de 1879, en la que 120 kilómetros de costa boliviana pasaron a manos de Chile.


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies