Anuario 2003

Afganistán
Alemania
Angola
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bangladesh
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Costa Rica
Cuba
Egipto
El Salvador
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
Honduras
India
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kenia
Liberia
Libia
Marruecos
Mauritania
México
Mozambique
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Pakistán
Panamá
Paraguay
Perú
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Suecia
Turquía
Uzbekistán
Venezuela
Afganistán
Una nueva Constitución para un pais roto
Montse Bofill

une Kabul con Kandahar, que han construido los Estados Unidos como emblema de la reforma política y del progreso en Afganistán, sea uno de los lugares más inseguros para circular, sobre todo por los atentados terroristas que provocan los taliban con el fin de desacreditar la intervención occidental en la región.

Esta vulnerabilidad da mucha libertad de movimientos a los taliban y provoca que el país no acabe nunca de salir de la crisis política y económica en la que se encuentra. Afganistán es un país que históricamente ha estado el lugar de paso de muchas etnias y culturas diferentes, haciendo de puente entre Oriente Medio, Asia Central y China. Los taliban pertenecen a la etnia mayoritaria, la pashtun, pero tienen la voluntad de llegar a toda la población. Por esto no es de extrañar que otros grupos étnicos del país se hayan unido a los taliban para pedir la salida de los norteamericanos de Afganistán.

La nueva Carta Magna

Para poder celebrar las elecciones presidenciales el próximo 24 de junio, se ha redactado el borrador de la Constitución de Afganistán y también se prevé elaborar el censo de la población. Todos los indicios apuntan que el nuevo presidente será Hamid Karzai, que ha estado el promotor de la nueva Constitución desde sus inicios. El texto prevé crear un Estado regido por una democracia islámica, dónde se protejan los derechos humanos de la población como por ejemplo la libertad de expresión, el sufragio universal y el libre mercado. Parámetros que son extremadamente occidentales para una sociedad de raiz oriental. Sobre todo con respecto a la democracia islámica, puesto que es la primera vez que se aplica en un país asiático. El problema es que este sistema de Gobierno exige que se separa la religión del Estado, y Afganistán es un país que ha estado muchos años gobernado bajo las leyes islámicas. De ahí que varios estudiosos se cuestionan la viabilidad de este proyecto.

La nueva Constitución eliminará la figura del primero ministro para ceder todo el peso del nuevo Gobierno al presidente, que será el encargado de designar los ministros, los jueces del Tribunal Supremo, el gobernador del Banco Central y a un tercio de los miembros de la Meshrano Jirga (Cámara baja), dónde, por decreto, un 50% tienen que ser mujeres. El documento también hace énfasis en la protección de los derechos de la mujer, aun cuando no especifica como se llevarán a cabo, sobre todo teniendo en cuenta la tradición machista de Afganistán.

Por otro lado, el texto decreta la igualdad de los afganos ante la ley, sean de la tribu que sean y hablen la lengua que hablen. Este decreto se ha de interpretar bajo la premisa que Afganistán es un país enormemente rico en grupos culturales y étnicos diferentes. De buenas a primeras ya tiene nueve colectivos diferentes entre si, y las disputas entre ellos han estado la causa de muchos conflictos en este país. Aunque la Constitución tan sólo reconoce como lenguas oficiales el pashtun y el daí, los dos idiomas mayoritarios del país.

La Carta Magna también apoya los retos de futuro como el de crear una sociedad alfabetizada, asegurar la libertad de expresión, prevenir el terrorismo y acabar con el tráfico de drogas; una de las principales fuentes de ingresos de los grupos para-militares del país.

El texto de la Constitución se ha aprobado este 10 de diciembre al Parlamento. Todavía se tiene que ver si ésta permitirá la reconstrucción real del país. Las pocas reformas que sólo se han hecho en Kabul augura que a Afganistán todavía le queda mucho por hacer.

Página anterior


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies