Anuario 2004

Afganistán
Albania
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Bosnia-Herzegovina
Brasil
Camboya
Canadá
China
Colombia
Corea del Sur
Croacia
Eslovenia
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kazajstán
Kosovo
Líbano
Libia
Macedonia
Malasia
Marruecos
México
Nepal
Pakistán
Palestina
Polonia
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Tailandia
Taiwán
Túnez
Ucrania
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
China
Transformaciones legales y más apertura económica
María Gómez Yáñez

En 2004, China ha vivido un período muy importante de transformaciones legales. El 13 de marzo, el Congreso Nacional del Pueblo (Parlamento chino) terminó su sesión anual en Pekín con la aprobación de cambios constitucionales históricos que, por primera vez, reconocen el derecho a la propiedad privada (la medida derriba uno de los pilares fundamentales de la revolución maoísta de 1949, cuando el gobierno comunista asumió el poder).

Pasos hacia un tipo de cambio flexible

China e internet

Gira latinoamericana

A partir de ahora, la Constitución china recoge cláusulas que protegen la propiedad privada, principio básico del capitalismo, y los derechos humanos. La nueva cláusula sobre la propiedad privada señala: “La propiedad privada obtenida legalmente es inviolable”; y el artículo 13 de la Constitución estipula que “los bienes privados legales de los ciudadanos son inalienables”. Estas enmiendas fueron aprobadas por el 99% de los cerca de 3.000 delegados que forman la Asamblea Nacional Popular, ANP (legislativo). A diferencia del sistema de autonomía y separación de tres poderes de Occidente, la Constitución de China consagra a la APN como el máximo organismo del poder del Estado. La decisión de la APN de legalizar la propiedad privada constituye una decisión histórica en un país que aún se debate entre la herencia marxista-leninista y la economía de mercado.

La protección de los derechos humanos también figurará a partir de este momento en la Constitución china, en el artículo 33, que afirma: “el Estado respeta y protege los derechos humanos”. La Carta Magna de China ya enumeraba un conjunto de libertades como la libertad de discurso, de prensa, de reunión, de manifestación y de culto religioso. Pero el Gobierno chino no ha adoptado las medidas necesarias para cumplir las disposiciones y, en la práctica, estas libertades son coartadas en todo el país. La cooperación de las autoridades chinas con los mecanismos internacionales de observación e investigación sobre derechos humanos ha sido muy limitada.

La nueva reforma constitucional incluye garantías en derechos humanos, pero no hace mención a libertades políticas. Esta es la cuarta reforma de la Constitución china, que fue aprobada en 1982, y constituye la cuarta Carta Magna en la historia de la República Popular (1949). Las anteriores reformas tuvieron lugar en 1988, 1993 y 1999.

El presidente chino, Hu Jintao, pretende que la Carta Magna y la ley guíen el comportamiento de los dirigentes chinos. Con la introducción de estos cambios constitucionales, el Gobierno de China muestra que considera que la protección de las empresas y las de viviendas privadas constituye un factor esencial para el crecimiento continuo del país. Las reformas fueron elogiadas por los inversores privados, ya que las consideran como una prueba de que China está cumpliendo con los compromisos suscritos ante la Organización Mundial del Comercio.

Además de la transformaciones legales, este año China ha experimentado una ...

Cronología año   2004

1 de enero. Miles de residentes de Hong Kong participaron en una marcha para exigir al gobierno reformas y políticas más sensibles en el ámbito económico.

20 de enero. China anuncia que su economía creció un 9,1% en 2003, la tasa más alta que ha registrado en los últimos seis años.

3 de febrero. El presidente de Taiwán pide a China establecer una zona desmilitarizada aunque no da detalles del lugar donde debe ponerse.

12 de febrero. China respalda el llamamiento del presidente de EE.UU. para frenar la producción de armas nucleares.

28 de febrero. Más de un millón de personas forman una cadena humana a lo largo de Taiwán en una manifestación en contra de China por el despliegue de misiles apuntando hacia Taiwán.

5 de marzo. El primer ministro chino inaugura la sesión anual de la Asamblea Nacional Popular con la promesa de resolver la pobreza rural.

6 de marzo. El gasto público en China aumentará 7% este año y los principales beneficiarios serán el sector militar, los servicios de salud y la agricultura.

14 de marzo. El parlamento chino (Congreso Nacional del Pueblo) aprueba cambios constitucionales históricos que por primera vez reconocen el derecho a la propiedad privada.

16 de marzo. La mayor confederación sindical de Estados Unidos decide establecer una demanda comercial sin precedentes contra China por violar los derechos de los trabajadores.

19 de marzo. El presidente de Taiwán, Chen Shui-bian, y la vicepresidenta, Annette Lu, fueron heridos por disparos en la ciudad sureña de Tainan.

21 de marzo. La Suprema Corte de Taiwán ordena que todas las urnas electorales sean selladas después de que el presidente Chen Shui-bian resultara reelecto por un margen inferior al 1%.

22 de marzo. Miles de taiwaneses protestan para exigir el recuento de la votación que reeligió por estrecho margen al presidente Chen Shui-bian (las elecciones hicieron que la bolsa cayera).

27 de marzo. Centenares de miles de personas participan en manifestaciones en Taiwán para protestar por los resultados de las elecciones presidenciales.

31 de marzo. El presidente reelecto de Taiwán, Chen Shui-bian, promete seguir con los planes para reformar la constitución, comentarios que seguramente generarán malestar en China.

1 de abril. China solicita a Estados Unidos que no venda armamento sofisticado a Taiwán para evitar el deterioro de la ya difícil situación en el estrecho.

6 de abril. La principal junta legislativa de China decide que tiene la última palabra sobre cómo se deberá elegir un líder y una legislatura para Hong Kong.

13 de abril. El vicepresidente de EE.UU., Dick Cheney, comienza en Pekín una visita de tres días.



14 de abril. China presiona a Estados Unidos para que se adhiera a su política contra la independencia de Taiwán.

15 de abril. China creció casi un 10% en los primeros tres meses del año pero temen recesión.

24 de abril. China y Chile podrían firmar un Tratado de Libre Comercio. Chile se convertiría en el primer signatario de un TLC desde que la nación asiática ingresó en la Organización Mundial del Comercio (OMC) hace tres años.

26 de abril. China descarta que la elección del próximo líder en Hong Kong en 2007 se realice a través de elecciones directas.

20 de mayo. Chen Shui-bian presta juramento como presidente de Taiwán por un segundo período de cuatro años.

23 de mayo. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, realiza una visita de Estado de seis días a China acompañado de una delegación integrada por funcionarios de su gobierno y cerca de 400 empresarios.

24 de mayo. Pekín, en respuesta al presidente de Taiwán, se muestra desafiante y advierte que la paz entre China y la isla está en peligro.

9 de junio. Un informe del Instituto de Estocolmo de Investigaciones para la Paz indica que en 2003, después de Estados Unidos, los que más incurren en gastos militares son China, Europa y Rusia.

24 de junio. El presidente de Argentina, Néstor Kirchner, viaja a China acompañado de 270 empresarios. Objetivo: buscar negocios.

16 de julio. Pekín anuncia que el crecimiento económico de China se desacelera más de lo esperado en el segundo trimestre del año.

13 de agosto. Un tifón provoca 115 muertos y más de 1.800 heridos en el este de China.

6 de septiembre. China aprueba nuevas sanciones para los que difundan pornografía a través de la red y de los teléfonos móviles.

22 de septiembre. Chile podría obtener 20 millones de dólares cada año a partir de la firma de un acuerdo que permitiría a los turistas chinos visitar el país latinoamericano.

1 de octubre. El Gobierno de China reitera su compromiso de avanzar gradualmente hacia una tasa de cambio flexible frente al dólar, aunque no da todavía una fecha precisa.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull