Anuario 2004

Afganistán
Albania
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Bosnia-Herzegovina
Brasil
Camboya
Canadá
China
Colombia
Corea del Sur
Croacia
Eslovenia
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kazajstán
Kosovo
Líbano
Libia
Macedonia
Malasia
Marruecos
México
Nepal
Pakistán
Palestina
Polonia
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Tailandia
Taiwán
Túnez
Ucrania
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Estados Unidos
El descrédito de la invasión de Irak copa el protagonismo de un año centrado en las elecciones
Enric Tomàs

A la vista de todo lo acaecido en 2004, alguien podría confundirse y afirmar que la capital de EE UU es Bagdad y la de Irak, Washington. Y es que la vinculación entre estos dos países tan desiguales es la que ha marcado buena parte, por no decir toda, la agenda política estadounidense, no sólo en asuntos exteriores, sino también en el ámbito nacional. La legalidad de la invasión del país árabe se vio, este año, ensombrecida por la aparición de varios informes que aseguraban que Irak nunca dispuso de armas de destrucción masiva, y, sobre todo, por el continuo goteo de testimonios cercanos a la Casa Blanca que así lo afirmaban. Uno de los primeros en realizar algo parecido a la autocrítica fue el secretario de Estado, Colin Powell, el mismo que en febrero del año pasado ratificó ante la ONU que los vínculos de Irak y Al Qaeda eran evidentes. En esta ocasión, el jefe de la diplomacia estadounidense reconoció, a colación de un estudio del “think tank” Carnegie Endowment for International Peace, que no existían “vínculos concretos” entre la organización terrorista y el país árabe, aunque matizó que la conexión “fue prudente considerarla en ese momento”. Cuatro meses después, Powell se dejó de ambages y reconoció abiertamente que presentó información “defectuosa” para justificar la invasión de Irak. No obstante, atribuyó el error a la CIA.

Muchas caras nuevas para cuatro años más de Bush

EE UU bendice a George W. Bush con un mandato más

Washington se apunta el éxito de la transición de Irak

Bush insiste en el unilateralismo, aunque tiende la mano a sus aliados

Una economía enferma que recupera las constantes vitales

Las elecciones polarizadas y el influjo del “arquitecto” Karl Rove

Otro testimonio que responsabilizó a la CIA fue el del ex jefe de la misión estadounidense encargada de buscar armas de destrucción masiva en Irak, David Kay, quien acusó a la CIA de exagerar el posible potencial armamentístico del país. De este modo, eximió de una parte de las responsabilidades a la Casa Blanca, con la intención de no añadir más carga política al asunto. Kay, experto en armas de destrucción masiva que participó en misiones de búsqueda de armamento en el propio Irak entre 1991 y 1992, se dirigió también al Senado, concretamente al Comité de Fuerzas Armadas. Ante la Cámara Alta norteamericana, Kay repitió sus argumentos centrados en desacreditar el papel de la CIA, y volvió, de nuevo, a quitar responsabilidades a la Administración de Bush. Ante estas declaraciones más que contrastadas, el Gobierno poco podía objetar, puesto que Kay, ferviente defensor de la guerra de Irak, tomó posesión de su cargo en junio de 2003 con la promesa de encontrar el arsenal de Sadam. En este sentido, matizó que sólo se había realizado un 85% de la inspección en el país árabe, y que ésta tendría que continuar bajo mandato de su sucesor, Charles Duelfer.

El informe Duelfer no se hizo público hasta septiembre y los resultados fueron idénticos a los cosechados por Kay. Sin embargo, el borrador del informe contenía un pequeño matiz: si bien es cierto que en Irak no había armas de destrucción masiva cuando empezó la guerra, sí existía la voluntad de construirlas tan pronto como Naciones Unidas levantara las sanciones sobre el país árabe.

Con sendos informes, y sobre todo con el primero, firmado por David Kay, Washington no pareció cambiar sus líneas de argumentación: Bush aseguró que Kay había identificado “decenas de programas relacionados con las armas de destrucción masiva y cantidades significativas de material que Irak ocultó a la ONU”. Por su parte, el vicepresidente, Dick Cheney, aseguró que no había constancia del “alcance de todo lo que tenían los iraquíes”. Pese a la actitud obstinada de Washington, Kay siguió como adalid de la verdad y, en una entrevista concedida en marzo al The Guardian inglés, pidió a George W. Bush que admitiera su error sobre Irak para recuperar la credibilidad de su Gobierno. Bush, en otra entrevista, esta vez a The New York Times, y a menos de una semana para iniciar la convención republicana de Nueva York, admitió que “quizás” calculó mal los riesgos de la posguerra, aunque en ningún momento se arrepintió de haber ...

Cronología año   2004

9 de enero. Colin Powell reconoce que no tiene pruebas de la relación entre Irak y Bin Laden.

25 de enero. EE UU acepta negociar con la ONU y con los chiíes su plan de transición para Irak.

29 de enero. La secretaria de seguridad nacional, Condoleezza Rice, admite la existencia de fallos sobre la previsión de armamento de Sadam.

2 de febrero. Bush autoriza una comisión independiente de investigación sobre la ausencia de armas de destrucción masiva en Irak.

5 de febrero. El jefe de la CIA, George Tenet, afirma que nunca consideró a Irak una amenaza inminente.

3 de marzo. John Kerry es confirmado como candidato demócrata a la Casa Blanca.

6 de marzo. Empieza la campaña electoral para la presidencia de EE UU.

3 de abril. EE UU acepta una nueva resolución de la ONU para Irak, aunque rechaza ceder el control militar. El secretario de Estado de EE UU, Colin Powell, reconoce que presentó información “defectuosa” para justificar la invasión de Irak. Powell atribuye el error a la CIA.

8 de abril. Condoleezza Rice declara en la Comisión del 11-S que EE UU no estaba preparada para los ataques terroristas y que éstos no pudieron ser evitados. Bill Clinton y Al Gore comparecen ante la Comisión del 11-S.

27 de abril. Colin Powell confirma que EE UU sólo otorgará una soberanía limitada a Irak tras el 30 de junio.

29 de abril. Bush y Cheney declaran en la Comisión del 11-S.

30 de abril. Salen a la luz las imágenes de los abusos de los soldados estadounidenses a los reos de la cárcel de Abu Ghraib en Irak.

6 de mayo. Bush pide perdón por Abu Ghraib pero culpa al secretario de Defensa, Donald Rumsfeld.

7 de mayo. Rumsfeld asume toda la responsabilidad por las torturas y pide perdón a los iraquíes torturados.

9 de mayo. EE UU juzgará a los soldados torturadores.

10 de mayo. Bush respalda a Rumsfeld. El Senado norteamericano condena los malos tratos en Abu Ghraib y pide perdón.

13 de mayo. Rumsfeld promete que los torturadores serán castigados.

14 de mayo. El Pentágono afirma que cederá el control de Irak al Departamento de Estado el 1 de julio.

19 de mayo. Los jefes militares de EE UU aseguran ante el Senado que no ordenaron torturar a los reos de Abu Ghraib.

2 de junio. EE UU propone abandonar Irak en 2005, según el segundo borrador de resolución presentado a la ONU. El director de la CIA, George Tenet, dimite por razones personales.

6 de junio. Bush afirma que seguirán en Irak a petición del nuevo Gobierno de transición.

8 de junio. La ONU aprueba definitivamente la resolución de EE UU y Gran Bretaña sobre el traspaso de poderes en Irak. Cumbre del G-8 en Sea Island (EE UU).

25 de junio. Cumbre anual entre Europa y EE UU en Ennis (Irlanda).

28 de junio. Traspaso de poderes en Irak, dos días antes por temor a posibles atentados.

30 de junio. El presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, sube los tipos de interés al 1.25%. Se trata del primer aumento del precio del dinero desde 2004.

6 de julio. El senador de Carolina del Sur, John Edwards, candidato a vicepresidente demócrata. Un informe del Comité de Inteligencia del Senado de EE UU, afirma que la CIA escondió a George W.Bush que Sadam ya no fabricaba armas de destrucción masiva.

16 de julio. El vicepresidente Dick Cheney, candidato a la reelección por el Partido Republicano.

21 de julio. El informe de la Comisión de investigación del 11-S revela que hasta en diez ocasiones se podría haber detectado la preparación de los atentados, y niega vínculos entre Irak y Al-Qaeda.

26 de julio. Empieza en Boston la Convención Nacional Demócrata.

30 de julio. Finaliza la Convención Demócrata con el discurso de Kerry en el que afirma que no llevará al país a una guerra con engaños.

5 de agosto. Bush aprueba la nueva ley de dotación de Defensa aprobada por el Congreso, con la que se prevé un aumento del 7% de su presupuesto respecto al año anterior.

8 de agosto. El Gobierno de EE UU asegura que Al Qaeda planea atentar antes de las elecciones.

10 de agosto. El congresista por Florida, Porter Goss, nuevo director de la CIA.

16 de agosto. El presidente de EE UU anuncia un plan de repliegue de sus tropas. Según Bush, unos 70.000 soldados abandonarán sus bases sobre todo en Europa Occidental y Asia.

24 de agosto. Una comisión oficial encargada por el Pentágono culpa a este organismo de no impedir las torturas en Abu Ghraib.

27 de agosto. Bush reconoce por primera vez que calculó mal los riesgos de la posguerra en Irak.

30 de agosto. Empieza en Nueva York la Convención Republicana,.

17 de septiembre. Un informe de EE UU revela que en Irak no había armas de destrucción masiva, aunque estaba en proyecto el fabricarlas.

21 de septiembre. Intervención de Bush en 59ª Asamblea General de la ONU, en la que defiende la legitimidad de la guerra en Irak.

30 de septiembre. Primer debate presidencial en Miami.

5 de octubre. El ex responsable de la Autoridad Provisional de la Coalición, Paul Bremer, afirma que EE UU nunca dispuso de tropas suficientes para ganar la guerra en Irak

8 de octubre. Segundo debate presidencial en San Luis.

13 de octubre. Tercer debate presidencial en Phoenix.

29 de octubre. Nuevo vídeo de Osama Bin Laden en el que asegura que la amenaza sobre EE UU aún persiste.

2 de noviembre. Elecciones presidenciales. Bush consigue más votos populares y electorales que Kerry.

3 de noviembre. Kerry reconoce su derrota en los comicios.

9 de noviembre. El fiscal general de EE UU, Richard Ashcroft, y el Secretario de Comercio, John Evans, presentan la dimisión.

15 de noviembre. El secretario de Estado, Colin Powell, dimite de su cargo.

16 de noviembre. Condoleeza Rice nombrada sustituta de Colin Powell como secretaria de Estado.

30 de noviembre. El secretario de Seguridad Interior, Tom Ridge, anuncia su dimisión.

8 de diciembre. El Congreso de EE UU aprueba la mayor reforma de los servicios de espionaje desde la Seguna Guerra Mundial.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull