Anuario 2004

Afganistán
Albania
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Bosnia-Herzegovina
Brasil
Camboya
Canadá
China
Colombia
Corea del Sur
Croacia
Eslovenia
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kazajstán
Kosovo
Líbano
Libia
Macedonia
Malasia
Marruecos
México
Nepal
Pakistán
Palestina
Polonia
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Tailandia
Taiwán
Túnez
Ucrania
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Bielorrusia
Lukashenko consigue que Bielorrusia se convierta en un “bastión de la tiranía”
Eloy Pardo

La Bielorrusia gobernada desde hace diez años por Alexander Lukashenko finalizó el año 2004 aislada de la UE y Occidente, y empezó el siguiente encabezando la temible lista de “bastiones de la tiranía”, una propuesta de Condolezza Rice, nueva secretaria de Estado del Gabinete de George Bush, sobre lo que deberá ser la política exterior bélica de los EE.UU en los próximos cuatro años. Esta lista de países (Irán, Cuba, Birmania, Corea del Norte y Zimbabue) es la continuación del llamado “Eje del Mal”, que pone en el punto de mira a pequeños Estados que Norteamérica considera sus enemigos potenciales, como en su día lo fue el Irak de Saddam Hussein.

Sin embargo, Bielorrusia devino oficialmente un Estado libre de armas nucleares en 1996, luego de un período de negociaciones internacionales que empezó en 1992, tras la firma, junto con Ucrania y Kazhajstán, del Protocolo de No Proliferación de Lisboa. Y pese a las reticencias de Lukashenko en 1995, denunciando supuestas intenciones expansionistas de la OTAN, todos los misiles soviéticos de largo alcance, desplegados en el país durante la Guerra Fría, fueron traspasados a Rusia. Bielorrusia es hoy un país sin armas de destrucción masiva. No obstante, las desavenencias políticas de Lukashenko con Occidente la han aislado.

El Consejo de Europa cortó este año todo tipo de relaciones con Bielorrusia, al recibir un permiso de las autoridades bielorrusas para la creación de un comisión de investigación que dilucidara responsabilidades políticas en relación a ciertos crímenes, que la UE considera perpetrados por los círculos de poder de Lukashenko. El punto álgido del desencuentro entre la UE y Bielorrusia se escenificó poco antes de la celebración de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, cuando Europa intentó impedir, sin éxito, que el Ministro de Deportes bielorruso, Yury Sivakov, acudiera a la cita olímpica. Según un informe elaborado en abril por la UE, Sivakov constaba como uno de los principales sospechosos de la desaparición de cuatro personas entre 1999 y 2000: Yuri Zakharenko, antiguo ministro del Interior; Victor Gonchar, ex portavoz y diputado parlamentario; el empresario Anatoly Krassovski y el periodista Dmitri Zavadski. Este último, del que no se sabe nada desde julio de 2000, fue durante años el cámara personal del presidente, Alexander Lukashenko, antes de abandonar su puesto en 1996 para trabajar con la cadena rusa ORT. Un año más tarde fue encarcelado durante dos meses por poner de manifiesto las debilidades de la seguridad bielorrusa en la frontera con Lituania. Y en 2000 se esfumó.

Lukashenko convocó en el mes de octubre un referendum que debía confirmarle en el poder. Ante la falta de una oposición fuerte, como sí ha sido el caso de Ucrania, el único enemigo de Lukashenko era la abstención. Necesitaba al menos un 50% de participación, y pese a que la firma Gallup aseguró que sus encuestas a pie de urna (15.000 personas en total) daban un porcentaje del 48%, la elección salió adelante. Pedía Lukashenko legitimidad popular para tirar adelante una reforma de la Constitución, de cara a presentarse, por tercera vez consecutiva, a unas ...

Cronología año   2004

5 de febrero. Bandajevki, encarcelado por denunciar el silencio oficial en torno a las consecuencias de la fuga radiactiva de Chernobyl, podría obtener un estatus de semilibertad.

19 de febrero. El Consejo de Europa culpa a Lukashenko de la desaparición de oponentes políticos.

21 de febrero. Querella por el gas entre Rusia y Bielorrusia, tras un fallo de suministro que duró un día.

6 de agosto. La UE pide que el ministro de Deportes de Bielorrusia no acuda a los Juegos Olímpicos de Atenas, al acusarlo de hacer desaparecer a oponentes.

14 de octubre. Bielorrusia recuerda con una estatua a Felix Djerzinski, fundador de la Checa (policia política).

17 de octubre. Lukashenko convoca un referéndum con vistas a obtener un cambio en la Constitución que le permita presentarse otra vez a las presidenciales.

17 de octubre. Elecciones a la Cámara de Representantes, una de las dos cámaras lesgislativas bielorrusas.

18 de octubre. Los primeros datos apuntan a una victoria de Lukashenko, que también gozará del apoyo de una amplia coalición favorable en el Parlamento.

19-20 de octubre. Se manifiestan 2.000 personas en Minsk, y 52 son detenidas.

21 de octubre. Observadores de la OSCE denuncian irregularidades electorales e insta a liberar a los manifestantes detenidos.

8 de diciembre. Lukashenko acusa a Occidente de injerencia en Bielorrusia.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull