Anuario 2004

Afganistán
Albania
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Bosnia-Herzegovina
Brasil
Camboya
Canadá
China
Colombia
Corea del Sur
Croacia
Eslovenia
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kazajstán
Kosovo
Líbano
Libia
Macedonia
Malasia
Marruecos
México
Nepal
Pakistán
Palestina
Polonia
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Tailandia
Taiwán
Túnez
Ucrania
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Libia
Gaddafi trata de recuperar el tiempo perdido con Occidente mediante una frenética actividad diplomática
Neus Contreras

En la que era su primera visita a Europa en quince años, Muammar el Gaddafi llegó a Bruselas el 27 de abril y, haciendo gala de las excentricidades que se le atribuyen, desplegó una jaima en Val Duchesse, en el extrarradio de la capital belga. La agenda oficial del viaje no difería excesivamente de la de cualquier otro jefe de Estado o de Gobierno en circunstancias similares: se entrevistó con su anfitrión, el primer ministro Guy Verhofstadt; visitó la sede de la Comisión Europea, donde almorzó con el entonces presidente del Ejecutivo comunitario, Romano Prodi, y se reunió con el alto representante de la Unión Europea (UE) para la política exterior y la seguridad común (PESC), Javier Solana.

El régimen libio desmantela sus instalaciones nucleares con la colaboración de EE.UU.

Sin embargo, la visita del coronel Gaddafi a Bruselas rompió todo el protocolo de la UE. Excepcionalmente, fue Prodi –considerado el principal valedor del líder libio en Europa– quien organizó el viaje y quien recibió a Gaddafi en el aeropuerto. Pero, si bien con el italiano tuvo la deferencia de trasladarse a la sede de la Comisión, Solana se vio obligado a desplazarse a la jaima. Además, la policía belga autorizó una concentración de dos centenares de partidarios de Gaddafi, que le recibieron con tambores y retratos a su llegada al edificio del Ejecutivo comunitario, mientras relegaba una manifestación de opositores a las puertas del Parlamento Europeo. El colofón del espectáculo fue la comparecencia del líder libio ante la prensa: para sorpresa de los periodistas, Gaddafi apareció protegido por cuatro mujeres de su guardia pretoriana.

Excentricidades aparte, el viaje del coronel a Bruselas supuso un paso más en la normalización de las relaciones entre Libia y la comunidad internacional tras casi dos decenios de aislamiento del país norteafricano. De hecho, el goteo de gestos conciliatorios, tanto por parte del régimen libio como de Occidente, ha sido constante a lo largo de este año. Uno de los que dio más que hablar, por considerarse que contribuyó de forma decisiva a reconciliar a Gaddafi con las potencias occidentales, fue la visita que el primer ministro británico, Tony Blair, hizo a Trípoli el 25 de marzo. Con este viaje, calificado de “histórico”, Blair quería recompensar al régimen libio por la renuncia a seguir con su programa nuclear –anunciada en diciembre de 2003–, así como por su compromiso a pagar indemnizaciones a los familiares de las víctimas del atentado de Lockerbie (Escocia) en 1988.

Pero la del primer ministro británico no ha sido ni la primera ni la última visita de líderes o altos cargos occidentales a Libia en 2004: le precedieron un grupo de congresistas norteamericanos (24 de enero); su homólogo italiano, Silvio Berlusconi (10 de febrero); y el secretario de Estado adjunto de Estados Unidos, William Burns (23 de marzo). Le emularon, entre otros, el ministro de Exteriores francés, Michel Barnier (6 de octubre) y el canciller alemán, Gerhard Schröder (14 de octubre). Asimismo, los altos cargos del régimen libio intensificaron su actividad diplomática, con visitas a países como Estados Unidos y Francia.

Los observadores internacionales se apresuraron a destacar el contenido “altamente simbólico” de muchos de ...

Cronología año   2004

9 de enero. La Fundación Gaddafi -presidida por El Saif al Islam Gaddafi, primogénito del segundo matrimonio del coronel Gaddafi- firma con Francia un acuerdo de indemnización para las familias de las 170 víctimas del atentado contra un avión de la compañía francesa UTA en Níger, el 19 de septiembre de 1989.

19 de enero. Estados Unidos y Gran Bretaña llegan a un acuerdo con la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) para colaborar con la agencia de la ONU en el desmantelamiento del programa nuclear libio.

24 de enero. Primeros contactos oficiales entre Estados Unidos y Libia con la visita al país magrebí de congresistas norteamericanos.

10 de febrero. El líder del régimen libio, Muammar el Gaddafi, recibe en Sirte al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi.

23 de febrero. El director general de la OIEA, Mohammed El Baradei, se reúne con las autoridades libias para negociar el desmantelamiento del programa nuclear militar de Trípoli.

25 de febrero. Libia reafirma su responsabilidad en el atentado de Lockerbie (Escocia), en 1988, y acepta indemnizar a los familiares de las víctimas.

26 de febrero. Washington levanta las restricciones de viaje de sus ciudadanos a Libia y anuncia que sus empresas podrán comerciar con el país árabe.

6 de marzo. La Casa Blanca anuncia Libia ha entregado todo su armamento nuclear a la OIEA y que éste se trasladará en barco a Estados Unidos.

23 de marzo. El secretario de Estado adjunto de EEUU, William Burns, visita Libia, en el que es el primer viaje a este país de un alto cargo norteamericano en más de treinta años.

25 de marzo. El primer ministro británico, Tony Blair, se reúne en Trípoli con el coronel Gaddafi. Ese mismo día, la compañía petrolera angloholandesa Shell anuncia que invertirá para producir gas y crudo en Libia

23 de abril. La Casa Blanca suaviza las sanciones económicas al régimen libio.

27 de abril. Gaddafi inicia una visita de dos días a Bruselas.

6 de mayo. Trípoli condena a morir fusilados a cinco enfermeras búlgaras y a un médico francés, a quienes acusa de infectar de sida a 400 niños.

22 de mayo. Gaddafi se retira de la cumbre de la Liga Árabe en Túnez y amenaza con abandonar la organización definitivamente.

10 de junio. Acusan al “guía de la Revolución” de haber ordenado el asesinato del príncipe heredero de Arabia Saudí.

28 de junio. Estados Unidos restablece las relaciones diplomáticas directas con Trípoli, interrumpidas durante veinticuatro años.

27 de julio. La Organización Mundial del Comercio (OMC) aprueba la constitución de un grupo de trabajo para negociar las condiciones de ingreso de Libia.

25 de agosto. Segunda visita de Berlusconi a Libia en lo que va de año. El primer ministro italiano busca un acuerdo para controlar la inmigración ilegal.

31 de agosto. El coronel Gaddafi dice que los secuestros de extranjeros en Irak son “terrorismo” y pide la liberación de dos periodistas franceses retenidos por un grupo islamista.

3 de septiembre. La Fundación Gaddafi firma un acuerdo para indemnizar con 35 millones de dólares a los más de 160 heridos en el atentado contra la discoteca Le Belle de Berlín en 1986.

20 de septiembre. El presidente de EEUU, George W. Bush, levanta la mayoría de las sanciones económicas a Libia, pero mantiene el embargo militar.

23 de septiembre. Reunión del secretario de Estado de EEUU, Colin Powell, con su homólogo libio en Nueva York.

2 de septiembre. Las autoridades mauritanas aseguran haber abortado un intento de golpe de estado, el tercero en quince meses, y acusan a Libia y Burkina Faso de instigarlos.

4 de octubre. Roma y Trípoli establecen un puente aéreo que traslada a Libia miles de inmigrantes africanos rechazados por Italia.

5 de octubre. Saif Gaddafi anuncia que la fundación que preside está intentado conseguir la liberación del británico Kenneth Bigley, secuestrado en Irak.

7 de octubre. En su tercera visita a Libia desde principios de año, Berlusconi inaugura un gaseoducto.

11 de octubre. La UE levanta el embargo de armas a Libia (en vigor desde 1986), a propuesta de Italia.

12 de octubre. Saif Gaddafi, hijo del coronel Gaddafi, propone un nuevo plan de reformas generales para Libia, que incluye un distanciamiento de Oriente Próximo y la reducción del gasto militar. Lo anuncia en Trípoli durante la sesión inaugural de una conferencia de hombres de negocios occidentales.

14 de octubre. El canciller alemán, Gerhard Schröder, inicia una visita de dos días a Libia.

17 de octubre. Libia acoge la celebración de una cumbre africana extraordinaria para examinar la situación en la región sudanesa de Darfur.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull