Anuario 2004

Afganistán
Albania
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Bosnia-Herzegovina
Brasil
Camboya
Canadá
China
Colombia
Corea del Sur
Croacia
Eslovenia
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kazajstán
Kosovo
Líbano
Libia
Macedonia
Malasia
Marruecos
México
Nepal
Pakistán
Palestina
Polonia
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Tailandia
Taiwán
Túnez
Ucrania
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Kosovo
Rugova es reelegido presidente con la esperanza de encontrar una solución a la dependencia con Belgrado
Francesc Viver

en solo dos días. El desencadenante fue el ahogamiento de tres niños albaneses cuando intentaban cruzar el río Ibar en la región de Mitrovica, muertes de las que se culparon a los serbios. El conflicto, las manifestaciones y los enfrentamientos entre serbios y albanokosovares se trasladaron durante unas semanas de Kosovo a la capital serbia, Belgrado, con una brutalidad no vista desde la guerra de 1999.

Estas muertes abrieron, de nuevo, el debate internacional sobre “el protectorado” de la ONU y la seguridad que otorgan las fuerzas de la KFOR, y una llamada en favor de la necesidad de reuniones entre autoridades serbias y albanesas para dirimir qué hacer con Kosovo.

Las fuerzas de la ONU sospechan que detrás de “la semana trágica” del mes de marzo se esconde una trama de radicales de ambos bandos, tanto serbios como albaneses, que alimentaron este brote de violencia. Según miembros de la ONU, hay intereses políticos y económicos en juego. Por el lado albanés, hay una parte de la población kosovar que no quieren la estabilidad y buscan la pureza étnica en la provincia, expulsando a los serbios del terriotorio.

Los disturbios del mes de marzo también pusieron bajo el foco público a las fuerzas de ocupación de la OTAN, acusadas de lentitud a la hora de responder al conflicto y de dar poca seguridad en la zona. La respuesta de la OTAN tardó tres días en llegar, y fue reforzar las tropas de la KFOR con 1.000 soldados, primero, y 2.000 más después.

La diplomacia europea considera la estabilidad en Kosovo como una prioridad en su programa, puesto que se trata de un conflicto que hace años que colea. La UE reafirma su respaldo a la resolución 1.244 del Consejo de Seguridad de la ONU, según la cual la provincia continúa formando parte de la ex república Federal de Yugoslavia, que pasó a denominarse Unión de Serbia y Montenegro en 2003. Las autoridades europeas no quieren doblegarse a la división en cantones, como pretende Serbia, ni ante la independencia que se reclama desde Albania y desde Kosovo, ya que significaría una nueva alteración de fronteras en una zona muy sensible, y podría ser caldo de cultivo para otras regiones en estado político de excepción, y con minorías y mayorías étnicas con mala relación, como en la vecina Macedonia.

En el mes de agosto se nombró un nuevo responsable de la ONU en Kosovo. El danés Sorren Jessen-Patersen asumió el cargo de jefe de la misión administrativa provisional de la ONU en la zona (UNMIK), tras la dimisión del finlandés Harri Holkeri por supuestos motivos de salud, después de sólo un año en el cargo, y tres meses antes de terminar su mandato. Los representantes políticos de los serbios kosovares (8% de la población) se mostraron favorables a la dimisión de Holkery y, más que a problemas de salud, aducen su responsabilidad en los conflictos del mes de marzo en Mitrovica como la razón principal de su renuncia. A principios del 2005 está previsto que la UE y sus fuerzas militares, las EUFOR, releven a la OTAN en la protección de la provincia kosovar.

Uno de los países vecinos implicados, y que defiende la independencia de Kosovo, Albania, cree que el protectorado de la ONU en Kosovo ha dejado de ser un factor de estabilidad para convertirse en una amenaza, ya que no tiene ningún programa de futuro, no aporta seguridad, y no es bien acogida por parte sectores de la población. Esta circunstancia se ve agudizada por el hecho de que, en los años que llevan las tropas de la KFOR en Kosovo, han proliferado las denuncias a sus tropas por pillaje a la población autóctona y por violaciones.

Página anterior

Cronología año   2004

12 de marzo. El presidente de Kosovo, el albanés, Ibrahim Rugova, sale ileso de un atentado. Unos desconocidos lanzaron una granada contra su domicilio en Prístina. Presidente desde el 2002. Kosovo está bajo protectorado internacional desde junio de 1999, fecha del fin de la guerra.

17 de marzo. Se cifran 14 muertos a resultas de enfrentamientos entre serbios y albaneses en la región kosovar de Mitrovica (provincia de Serbia). A parte de estas muertes, también cuentan 300 heridos, y entre ellos militares franceses de las fuerzas KFOR (Fuerza internacional de la OTAN).

18 de marzo. La OTAN envía 1000 soldados a Kosovo. Los enfrentamientos entre albanokosovares y serbios causan 31 muertos y se extienden a Belgrado.

23 de marzo. La UE rechaza dividir Kosovo en cantones como pretende Serbia. El primer ministro serbio, Vojislav Kostunica, se reúne con Prodi y Solana en Bruselas. La UE no alterará la resolución 1.244 de la ONU.

16 de agosto. Nuevo responsable de la ONU en Kosovo. El danés Sorren Jessen-Petersen asume el cargo de jefe de la misión administrativa provisional de la ONU en Kosovo (UNMIK), tras la dimisión del finlandés Harri Holkeri.

29 de septiembre. Albanokosovares y serbios discuten, sin resultados, la descentralización de Kosovo. Las conversaciones se centraron sobretodo en la situación de la minoría serbia en la provincia de mayoría albanesa.

25 de octubre. Rugova declara que su partido, la Liga Democrática de Kosovo (LDK) ha ganado las elecciones en Kosovo con más del 50% de los votos emitidos. Sin embargo, las primeras estimaciones apuntan a que la LDK no había alcanzado la mayoría absoluta ya que solo le otorgaban un 47% de los votos por un 27% del Partido Democrático de Kosovo (PDK) del antiguo líder de la guerrilla albanesa Hashim Thaçi..

2 de diciembre. El Parlamento kosovar albanés elige al ex guerrillero Ramush Haradinaj como nuevo primer ministro a pesar de las presiones serbias para que no se aprobara su nominación.


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies