Anuario 2004

Afganistán
Albania
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Bosnia-Herzegovina
Brasil
Camboya
Canadá
China
Colombia
Corea del Sur
Croacia
Eslovenia
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kazajstán
Kosovo
Líbano
Libia
Macedonia
Malasia
Marruecos
México
Nepal
Pakistán
Palestina
Polonia
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Tailandia
Taiwán
Túnez
Ucrania
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Sri Lanka
Un maremoto sin precedentes deja en segundo plano el estancado conflicto con los tamiles
Eva Álvarez

Apenas cuatro días antes de finalizar el año 2004, un movimiento sísmico en el fondo marino del golfo de Bengala provocó un maremoto que inundó las costas de Sri Lanka tras la llegada a la isla de tsunamis, palabra japonesa usada para referirse a grandes olas causadas por terremotos o volcanes submarinos. De momento, Sri Lanka cuenta con cerca de 30.000 muertos y miles de desaparecidos, ya que los tsunamis devastaron ciudades enteras.

El maremoto fue provocado por un sismo de magnitud 9 en la escala de Ricther, con epicentro cerca de la noroccidental isla indonesia de Sumatra, en el océano Índico. Bangladesh, Birmania, Indonesia, India, Malasia, Maldivas, Tailandia también fueron afectados, y las olas repercutieron incluso en algunos puntos de África.170.000 muertos y millones de personas que lo han perdido todo es el trágico recuento inicial de una catástrofe natural sin precedentes en la zona.

Al lógico despliegue de ayuda a nivel internacional se sumaron las promesas de todo tipo en favor de las víctimas del maremoto del 26 de diciembre, que superaron los 4.000 millones de dólares.

Sri Lanka había rebasado la cifra de medio millón de turistas en 2003 y los ingresos por turismo en los primeros diez meses de 2004 habían aumentado un 11% pero tras el maremoto, que ha destrozado las carreteras, líneas de ferrocarril y de comunicación entre la capital, Colombo, y el sur de la isla, donde se encuentra la infraestructura turística del país, la mayoría de viviendas y hoteles han sido arrasados.

Con escasos medios para hace frente al problema -su deuda externa se acerca a los 10.000 millones de dólares- y desbordados ante la amenaza de enfermedades y epidemias, el país entero trabaja en las tareas de emergencia y parece que los enfrentamientos étnicos y religiosos han pasado a un segundo plano tras la catástrofe. La presidenta cingalesa, Chandrika Kumaratunga, ha llegado a afirmar que el desastre podría adelantar la paz.

Los cingaleses (un 74% de la población, políticamente dominantes y mayoritariamente de confesión budista) y los tamiles (que representan un 18%, dominantes en el norte y el este, y por lo general hinduistas y poseedores de una lengua y cultura propias) mantienen un conflicto desde que, en 1983, la organización armada de los Tigres de Liberación de la Patria Tamil (LTTE) iniciaran una guerra civil para conseguir su independencia en la zona noroeste del país.

Tan sólo dos días antes del fatídico acontecimiento, el LTTE había rechazado la última oferta de paz del Gobierno y tras el maremoto -el LTEE estima que 18.000 personas murieron en zonas bajo su control, sobre todo en el norte y el este- los Tigres se opusieron a que las autoridades intervinieran en la zona, que consideran territorio tamil, y apelaron a la colaboración internacional, con lo que, a pesar de los brotes de solidaridad que une a los afectados, la tensión continúa.

Hasta el 26 de ...

Cronología año   2004

7 de febrero. La presidenta Kumaratunga disuelve el Parlamento y abre la vía para la anticipación de las elecciones a abril.

11 de febrero. Kumaratunga destituye a 39 miembros del Gobierno provisional encabezado por el primer ministro Ranil Wickremesinghe del Partido Nacional Unido (UNP).

6 de marzo.Los Tigres tamiles destituyen al coronel Muralieharan, conocido como “comandante Karuna” acusándole de sedición.

4 de abril. El resultado electoral da la victoria a Kumaratunga por mayoría relativa.

6 de abril. El nuevo primer ministro, Mahinda Rajapakse, jura su cargo.

10 de abril. Los enfrentamientos entre guerrilleros tamiles partidarios de “Karuna” y los Tigres se saldan con nueve muertos.

12 de abril. Los tamiles disidentes y el LTTE ponen fin a su guerra interna.

23 de abril. Noruega accede a mediar nuevamente en el conflicto entre el Gobierno y los tamiles.

3 de mayo. Encuentro entre la delegación mediadora noruega y los representantes de los Tigres tamiles.

24 de junio. El Gobierno admite la implicación del Ejército en la ayuda a la facción disidente del LTTE.

25 de julio. Un atentado reivindicado por los Tigres tamiles asesina a ocho personas, entre ellas un soldado.

26 de octubre. Presión internacional por parte de la Unión Europea, EE.UU., Japón y Noruega para acelerar la reanudación de la paz entre el Gobierno cingalés y los tamiles.

26 de diciembre. Un movimiento sísmico provoca un maremoto sin precedentes que asola el sur asiático y deja al menos 30.000 muertos en Sri Lanka.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull