Anuario 2004

Afganistán
Albania
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Bosnia-Herzegovina
Brasil
Camboya
Canadá
China
Colombia
Corea del Sur
Croacia
Eslovenia
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kazajstán
Kosovo
Líbano
Libia
Macedonia
Malasia
Marruecos
México
Nepal
Pakistán
Palestina
Polonia
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Tailandia
Taiwán
Túnez
Ucrania
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Taiwán
El independentista Chen Shui-bian es reelegido en unas polémicas elecciones presidenciales
María Gómez Yáñez

La tensión entre la Administración china y la isla de Taiwán ha continuado durante 2004. China teme que la isla apruebe un proyecto de ley que permita la realización de referendos, y que Taiwán los utilice para declarar formalmente su independencia.

Las actuales diferencias entre China y Taiwán tienen su origen en 1949, cuando los comunistas vencieron a los nacionalistas en la guerra civil. Los nacionalistas, liderados por Chiang Kai-shek, del partido Kuomitang (KTM), huyeron a Taiwán. Desde entonces, Pekín se propuso recuperar la isla.

El KTM era partidario de la “reconquista” de China, pero desde hace muchos años existe un movimiento independentista en la isla, que tomó fuerza en 1986. En 2000, el Partido Demócrata Progresista (DPP), partido pro independencia, liderado por Chen Shui-bian, ganó la presidencia. Por su parte, el Gobierno chino se niega a tratar con el presidente de Taiwán hasta que no acepte que sólo hay una China y que Taiwán es parte de ella. El día 20 de marzo, Chen fue reelegido en unas elecciones presidenciales que estuvieron marcadas por la polémica. El 18 de marzo, el presidente Chen y la vicepresidenta Annette Lu sufrieron un atentado durante un mitin en la ciudad sureña de Tainan, en el que ambos resultaron heridos por disparos.

Las votaciones dieron como vencedor a Chen por muy pocos votos. Minutos después del anuncio oficial de los resultados, el candidato de la oposición, Lien Chan (Partido Nacionalista, de tendencia “integradora” o de anexión a China), afirmó que el resultado era injusto y pidió la anulación de los comicios. Para la oposición, el atentado influyó en el resultado final. Finalmente, el organismo electoral de Taiwán confirmó la victoria del presidente Chen Shui-bian, en medio de fuertes protestas de los partidos de oposición. Chen obtuvo el 50,11% de los votos, mientras que el candidato de la oposición fue votado por el 49,89%. La controversia se generó alrededor de 337.297 votos electorales que fueron declarados como no válidos. Además de la elección del presidente, se celebró un referendo para saber si se aprobaba un plan para mejorar el sistema antimisiles de Taiwán y reanudar un diálogo de paz con China. La propuesta no logró el apoyo de la población. China, al considerar a Taiwán parte de su territorio, no reconoce la legitimidad de las elecciones.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull