Anuario 2004

Afganistán
Albania
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Bosnia-Herzegovina
Brasil
Camboya
Canadá
China
Colombia
Corea del Sur
Croacia
Eslovenia
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kazajstán
Kosovo
Líbano
Libia
Macedonia
Malasia
Marruecos
México
Nepal
Pakistán
Palestina
Polonia
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Tailandia
Taiwán
Túnez
Ucrania
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Alemania
La crisis económica y los recortes sociales pasan factura al canciller Schröder
Laura Gamundí

Han pasado 15 años desde la caída del muro, pero la economía alemana no consigue deshacerse del lastre que supuso la reunificación. La división política y económica entre el este y el oeste es cada vez más acusada y la ansiada recuperación parece inalcanzable. Aquellas inversiones llevadas a cabo desde 1989 por los alemanes occidentales para activar la economía del Este han costado sangre, sudor, lágrimas y una recesión económica que lleva visos de eternizarse. El ex canciller y democristiano Helmut Kohl, artífice de la Unión de 1990, empezó a combatir la recesión mediante una serie de medidas destinadas a recortar las prestaciones sociales. Estos planes provocaron el rechazo de los sindicatos y del actual canciller alemán, Gerhard Schröder, que por aquel entonces estaba en la oposición. Es curioso porque la misma situación que acabó con Kohl ha sido la misma que ha forzado la dimisión de Schröder.

La historia se repite. En 2003 Schröder anunciaba una fórmula muy similar a la empleada por Kohl: una batería de recortes sociales conocida como la Agenda 2010, que sembró el descontento en la sociedad alemana. Hasta el momento, ésta parece ser la única salida posible para suturar la crisis.

Fue, precisamente en el este de Alemania donde más arreciaron las protestas contra los recortes sociales, la reforma del desempleo y la precaria situación del mercado laboral. Y es que una de las principales causas del desastre económico que vive Alemania es el paro, que en las regiones del Este ha tenido un porcentaje en torno al 20%, el doble que en el oeste .

La difícil situación que atraviesan los alemanes del Este no ha pasado desapercibida para el nuevo presidente de alemania, Horst Köler, quien señaló como uno de sus objetivos prioritarios "equiparar las condiciones de vida entre el este y el oeste del país". Según Köler, los ex dirigentes de las dos Alemanias, Helmut Kohl, en el oeste, y Lothar de Maizière, en el Este, efectuaron una reunificación sin visión de futuro y dejaron reformas pendientes en el Oeste. Por esta razón, “Alemania necesita una renovación”, dijo. Tiempo después aseguraba: “No puede haber iguales condiciones de vida en todas partes. El que quiera nivelar las condiciones de vida en todas partes sacrifica el Estado de las subvenciones y carga sobre los hombros de las generaciones futuras un peso insoportable”.

Las elecciones que se celebraron en los Estados federados del este del país, Sajonia y Brandeburgo, confirmaron el descontento de la población. Los buenos resultados que obtuvo la extrema derecha (los mejores, en seis años) y el ascenso de los neocomunistas del PDS son la expresión del desencanto y la nostalgia reinante en el Este. Con un 9% de votos, el Partido Nacional Democrático de Alemania (NPD), ultraderechista y con un componente neonazi, entró en el Parlamento de Sajonia; y los también ultraderechistas Unión del pueblo Alemán (DVU), que alcanzaron el 6% de los votos, mantuvo sus escaños en Brandeburgo. Fue un voto que tuvo más de castigo que de ideológico. No hace falta decir que aunque por ahora esto son sólo indicios de una tendencia política, la continuidad de la extrema derecha supondría una amenaza para el sistema democrático alemán. Mientras que el SPD se mantuvo como el partido más votado en Brandeburgo, los democristianos experimentaron una estrepitosa caída.

Cada cinco años, el presidente de Alemania ...

Cronología año   2004

6 de febrero. Schröder dimite como presidente de del SPD

16 de febrero. Berlín niega que quiera dominar la UE con Francia y Reino Unido

24 de febrero. Schröder viaja a Turquía para respaldar su ingreso en la UE

2 de marzo. El SPD, derrotado en las elecciones de Hamburgo

21 de marzo. Munteffering es elegido presidente del SPD

3 de abril. Protestas contra los recortes sociales en Alemania e Italia

20 de mayo. La CDU elige a Hans Filbinger, un ex juez nazi, para elegir al presidente de Alemania.

24 de mayo. El ex director del FMI es elegido nuevo presidente de Alemania

14 de junio. El SPD, derrotado en las elecciones europeas

6 de septiembre. El SPD sufre en Sarre su peor derrota desde 1960

14 de octubre. Francia y Alemania, en contra de que EE UU y la OTAN cooperen en Afganistán.

16 de octubre. La presidenta de la democracia cristiana, Angela Merkel, renuncia a recoger firmas contra el ingreso de Turquía en la UE.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull