Anuario 2004

Afganistán
Albania
Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Argentina
Armenia
Azerbaiyán
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Bosnia-Herzegovina
Brasil
Camboya
Canadá
China
Colombia
Corea del Sur
Croacia
Eslovenia
Estados Unidos
Francia
Georgia
Gran Bretaña
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kazajstán
Kosovo
Líbano
Libia
Macedonia
Malasia
Marruecos
México
Nepal
Pakistán
Palestina
Polonia
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Serbia
Siria
Sri Lanka
Sudán
Tailandia
Taiwán
Túnez
Ucrania
Uruguay
Uzbekistán
Venezuela
Uruguay
La oportunidad de la izquierda
Adriana Garay

El 31 de octubre de 2004 marca el inicio de una nueva etapa en Uruguay. Con el 54% de los votos, la coalición de izquierda Frente Amplio (FA) conseguía la mayoría absoluta en la primera vuelta. La victoria de FA, cuyo candidato es Tabaré Vázquez, supone el fin de 174 años de hegemonía de los dos partidos tradicionales, el Partido Nacional y el Partido Colorado, ambos de derechas. Los dos partidos tradicionales dejan un país donde el desempleo, la marginalidad y la deuda pública suponen un lastre para una sociedad que vivió a finales de 2002 una de sus peores crisis. El panorama no se le presenta nada fácil al FA, un partido que ha agrupado a distintos sectores de la izquierda política del país. Tabaré Vázquez, que asumirá el cargo el 1 de marzo de 2005, ha prometido una gestión económica destinada a la creación de empleos y al apoyo a las industrias nacionales. A nivel internacional, se espera un acercamiento a Brasil y a Argentina que permita aumentar la presencia de Uruguay en el ámbito del Mercosur y un alejamiento de las doctrinas marcadas por EEUU en el ámbito económico, a las que ha estado sometido el país durante décadas.

Era la tercera vez en la que el candidato Tabaré Vázquez intentaba asumir el cargo presidencial. Con el 54% de los votos no hizo falta una segunda vuelta que decidiese un ganador. Los dos partidos tradicionales han visto cómo, por primera vez en la historia de la democracia uruguaya, no pasarán a desempeñar el papel protagonista. El sistema democrático uruguayo es de los más estables de América Latina, con un bipartidismo entre “blancos” y “colorados” que ha sido la constante, a excepción del régimen militar vivido entre 1973 y 1985. El Partido Colorado, partido del presidente saliente, Jorge Batlle, se ha caracterizado por defender los intereses de la clase industrial urbana y por su carácter liberal y laico. El Partido Nacional (también llamado “partido blanco”) representa los intereses del sector agrario del interior del país y ha hecho del clericalismo y del talante conservador sus principales banderas. Aunque pueda parecer que ambos partidos son totalmente opuestos, la realidad es que tanto uno como otro han llevado a cabo políticas de un corte muy parecido, sin apenas diferencias. Durante los últimos años, Frente Amplio ha ido moderando su línea ideológica por dos principales motivos. Por un lado, la propia naturaleza del partido, que es una coalición que alberga desde sindicalistas hasta demócratas-cristianos, ha hecho que F.A. encuentre los puntos en común entre sus distintos miembros; por otra parte, la moderación ideológica responde a una voluntad por captar más votos.

La principal causa de la caída del Partido Colorado es el gran deterioro económico y social del país a raíz de la crisis de 2002. Por aquel entonces, la mala situación de Argentina traspasó fronteras hasta llegar a su vecina Uruguay, provocando un aumento del desempleo, la marginación social y la pobreza. El Partido Colorado sólo obtuvo el 10,3% de los votos. Sin líderes creíbles y actualmente en descomposición por la falta de apoyo de las clases medias y bajas, es el gran perdedor de estos comicios. Durante la campaña electoral intentó marcar diferencias con el Partido Nacional que le definiesen ante el electorado, pero los uruguayos saben que los dos partidos son más de lo mismo. Frente Amplio ha sabido apartarse de los libretos doctrinales y de ideología “revolucionaria”, lo que seguramente le ha permitido la conquista de la presidencia.



La gestión del agua

La gestión de los recursos hídricos ha sido el principal foco de críticas. La misma jornada de las ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull