Anuario 2005

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Armenia
Australia
Bangladesh
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Colombia
Congo
Croacia
Cuba
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kenia
Kosovo
Líbano
Macedonia
Malasia
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Noruega
Pakistán
Palestina
Perú
Polonia
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Somalia
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Tayikistán
Turquía
Ucrania
Uzbekistán
Noruega
Giro a la izquierda tras el triunfo electoral de los “rojiverdes”
Claudia Safont

Después de cuatro años de gobierno conservador, los noruegos han decidido dar un nuevo aire a su política y el 12 de septiembre de 2005 castigaron al Gobierno de centroderecha de Kjell Magne Bondevik a favor de la alianza rojiverde del laborista Jens Stoltenberg. La alianza de izquierdas obtuvo 89 de los 169 escaños del Parlamento frente a los 80 diputados conseguidos por el bloque de Bondevik. Stoltenberg se convierte en el primer ministro más joven que jamás ha tenido Noruega y además está al frente del Gobierno más joven de toda la historia del país.

El “tripartito” noruego

Una nueva oportunidad para Stoltenberg

Desde hace años, los políticos noruegos han trabajado para encontrar el equilibrio entre las cuestiones relacionadas con el crecimiento económico y los esfuerzos para alcanzar la igualdad social. Cada uno de estos objetivos se corresponden con las promesas electorales de uno de los dos partidos políticos con más fuerza en Noruega: el Partido Laborista de Jens Stoltenberg y el Partido Demócrata Cristiano de Magne Bondevik. Mientras el Gobierno saliente centró su campaña electoral en nuevos recortes fiscales y en mantener el motor económico del país, los laboristas apostaron por reforzar el Estado del bienestar con más inversiones en seguridad social, educación y tercera edad. Los ciudadanos noruegos se inclinaron por mejorar sus políticas sociales.

Con su llegada al poder, la alianza rojiverde promete una redistribución más social de los ingresos por petróleo, del que Noruega es el tercer exportador, por detrás de Rusia y Arabia Saudí. Sin embargo, el ascenso de la coalición de Stoltenberg supondrá que se aleje la perspectiva, ya remota en este momento, de la incorporación de Noruega a la Unión Europea. Los partidos que forman gobierno con los laboristas, el Partido de la Izquierda Socialista y el Partido Centrista, rechazan la adhesión a la UE. La no integración de Noruega al club de los Veinticinco supone proseguir con la política aislacionista del país. Aunque Noruega goza de privilegios comerciales por parte de la Unión Europea, al ser miembro de la AECL (Asociación Europea de Comercio Libre, formada por Islandia, Suiza, Liechtenstein y Noruega), sigue rechazando cualquier compromiso que implique posicionarse en temas como la pesca, la caza de ballenas u otro asunto de tipo económico.

El imperioso deseo de aislamiento que emana de Noruega se debe en parte a su situación geográfica. Se trata de una nación periférica que se encuentra alejada de los centros económicos, culturales y de poder político del mundo. La situación geográfica no es, sin embargo, el eje de la política aislacionista, ya que si Noruega no fuera uno de los mayores productores de petróleo es probable que hace años hubiera dirigido su mirada hacia la UE. Sin embargo, con el paso de los años, a pesar de que la mayoría de los votantes noruegos se manifiestan contrarios a recibir órdenes de Bruselas y esperan conservar sus subsidios internos, cada vez hay más gente que reconoce que Noruega no puede permanecer siempre aislada de la economía mundial.

Los comicios se celebraron ...

Cronología año   2005

6 de enero. El avión de mercancías más grande del mundo, Anatoy, despega de Vaernes con veinte camiones que serán usados para transportar material de emergencia en Indonesia.

12 de enero. Un informe público alerta que Noruega carece de planes para lidiar con catástrofes equivalentes a los atentados terroristas de Madrid.

28 de enero. El Partido Laborista, el Partido Socialista de Izquierdas y el Partido Agrario apuestan por que se pare la privatización de las escuelas noruegas.

18 de febrero. Noruega contribuye con un total de 60 millones de dólares para ayudar a las víctimas del tsunami.

21 de febrero. Noruega reabre los canales de comunicación para conseguir un acuerdo de paz entre el Gobierno central de Sri Lanka y las guerrillas.

6 de marzo. Roban el cuadro “Blue Dress” y dos litografías de Eduard Munch en el condado de Oestfold.

7 de marzo. La policía detiene a los autores del robo, pero aún queda por determinar si están vinculados con el robo de “El grito”, la obra más famosa de Munch y que continúa desaparecida.

9 de marzo. El PL y el PP retiran la moción de censura contra el ministro de Defensa, pero le acusan de haber perdido el control económico de su departamento.

21 de marzo. El Gobierno propone permitir a la policía usar micrófonos ocultos y pinchar los teléfonos durante las investigaciones en las que haya pruebas de un crimen.

31 de marzo. Una encuesta pública muestra que la práctica totalidad de los ciudadanos noruegos está en contra de la entrada de Noruega en la UE.

5 de abril. Arrestan a un hombre en Kosovo sospechoso de participar en el robo a mano armada en Stavanger hace justo un año.

9 de abril. Arrestado un hombre de 37 años en Fredrikstad acusado de complicidad en el robo ocurrido en agosto de los cuadros “El grito” y “Madonna” de Munch.

23 de abril. La policía detiene en Oslo al supuesto cerebro del robo de las obras de Munch.

8 de mayo. Se cumplen 60 años de la rendición alemana en Noruega que acabó con cinco años de ocupación.

1 de junio. La policía de Oslo ofrece una recompensa de 300.000 dólares a cambio de información que les ayude a encontrar el paradero de las pinturas de Munch,.

7 de junio. Se celebra el centenario de la pacífica disolución de la unión con Suecia en 1905.

14 de junio. El FBI es el nuevo encargado de buscar los dos cuadros de Munch robados el 22 de agosto de 2004.

15 de junio. El embajador noruego de la UE, Bjoern Grydeland, se convierte en el nuevo presidente de la ESA, el centro de la Asociación de Libre Comercio Europeo.

21 de junio. El líder del ala más derechista del Partido Progresista, Carl Hagen, afirma que su partido no apoyará un nuevo Gobierno no socialista en las próximas elecciones bajo el mando de Bondevik como primer ministro.

30 de junio. El número de desempleados se ha reducido en 1.300 personas y ahora representa el 3,4% de la fuerza de trabajo.

12 de julio. La mayoría del Parlamento favorece la introducción de un nuevo DNI en el que estarían reflejadas las huellas dactilares e información genética. Esta medida pretende facilitar el arresto de terroristas.

17 de agosto. Un panfleto electoral distribuido por el ala derecha del Partido Progresista genera criticas en otros partidos. En el panfleto hay un hombre con un pasamontañas y un arma de fuego y se lee: “El culpable es extranjero”.

26 de agosto. El juez del Tribunal Supremo noruego Ole Bjoern Stoele ha sido seleccionado por la Asamblea General de las Naciones Unidas para formar parte del Tribunal de Crímenes de Guerra de La Haya.

12 de septiembre. El Partido Laborista es el claro vencedor de las elecciones y formará gobierno con los socialistas de izquierdas y el Partido Agrario. Jens Stoltenberg será el nuevo primero ministro.

28 de septiembre. La coalición gobernante decide retractarse y mantener las tropas en Iraq para honrar su compromiso con la OTAN.

2 de octubre. El Comité de Helsinki dice que Noruega debe cambiar su Constitución porque pide que al menos el 50% de los ministros pertenezcan a la Iglesia Noruega.

13 de octubre. La distribución de los ministerios cierra las negociaciones del nuevo Gobierno. El Partido Laborista se queda con 10, el Partido de Izquierdas con 5 y el Partido Agrario con 4.

17 de octubre. El nuevo primer ministro, Jens Stoltenberg, presenta la nueva coalición gubernamental, con 10 hombres y 9 mujeres.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull