Anuario 2005

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Armenia
Australia
Bangladesh
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Colombia
Congo
Croacia
Cuba
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kenia
Kosovo
Líbano
Macedonia
Malasia
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Noruega
Pakistán
Palestina
Perú
Polonia
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Somalia
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Tayikistán
Turquía
Ucrania
Uzbekistán
España
La revisión del modelo autonómico encona la discusión política y provoca la reaparición de viejos fantasma
Gaspar Pericay

unidos en una “libre asociación”. Así que el Plan Ibarretxe no proponía la secesión del País Vasco, sino su independencia para decidir seguir estar ya no “en” España, sino “con” España. La Constitución española no prevé tal situación por muy flexible que pueda ser su lectura, por lo que el proyecto de reforma estatutaria fue rechazado el 1 de febrero con la intervención del propio Zapatero y del lehendakari Ibarretxe en el Congreso, y cómo no, la de Mariano Rajoy, jefe de la oposición. De todas maneras, con la no aceptación a trámite por parte del Congreso, el proyecto volvía a la Cámara vasca para su entera revisión.

Sin embargo, durante todo el mes de enero la tormenta política que provocó fue muy ruidosa. El Partido Popular acusaba a Zapatero de ser demasiado blando y de ceder, según ellos, ante una reforma amparada por las armas de la organización terrorista vasca ETA, que lleva más de tres décadas de actividad criminal con el argumento de que lucha por la independencia del País Vasco. Cabe decir que ETA no se quedó de brazos cruzados aquellos días y quiso tener voz en la polémica, así que, en enero, cinco artefactos estallaron, en tres días distintos, sin provocar ninguna víctima. Además, ETA dijo en un comunicado del día 16 que estaba dispuesta a dialogar. Muchos vieron en este paso un gesto de debilidad de la organización terrorista y un escenario propicio para llegar a un futuro acuerdo de paz para el conflicto vasco, cosa que busca el Gobierno de Zapatero y que irrita al Partido Popular, que niega la existencia de un “conflicto vasco” y que opina que la única manera de acabar con ETA es mediante la incansable acción policial. De hecho, durante todo 2005 los atentados de ETA fueron de poca intensidad y sin víctimas mortales, y en todo momento quedó claro que la organización y el Gobierno mantenían algún tipo de diálogo, aunque nunca fuera confirmado oficialmente.

La otra gran reforma estatutaria del año, sin menospreciar a la de la Comunidad Valenciana, es la de Cataluña. Después de meses de negociaciones y de ríos de tinta, la propuesta de nuevo estatuto era aprobada por el Parlamento catalán el 30 de septiembre de 2005 con 120 votos a favor de los 135 totales, o lo que es lo mismo, con los votos favorables de cuatro de los cinco grupos de la cámara a excepción del Partido Popular. La nueva propuesta fue enviada al Congreso de los Diputados para ser aceptada a trámite. El PP volvió a pedir que ni tan siquiera se debatiera en el Pleno su ...

Página anterior


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies