Anuario 2005

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Armenia
Australia
Bangladesh
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Colombia
Congo
Croacia
Cuba
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kenia
Kosovo
Líbano
Macedonia
Malasia
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Noruega
Pakistán
Palestina
Perú
Polonia
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Somalia
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Tayikistán
Turquía
Ucrania
Uzbekistán
Sudáfrica
Los escándalos acaban con la carrera política de un posible sucesor de Mbeki
Marta Cuatrecasas

El día nueve de diciembre de 2005, se celebró en Sudáfrica y en todo el mundo el Día Internacional contra la Corrupción. Los analistas evaluaron Sudáfrica como un país que ha hecho importantes progresos en la lucha contra la corrupción pero que debe redoblar los esfuerzos para erradicar esta situación. El vicepresidente sudafricano, Jacob Zuma, posible sucesor del presidente sudafricano, Thabo Mbeki, se vio implicado hace seis meses, junto con su consejero financiero, Shabir Shaik, en un escándalo de corrupción. Durante el juicio de Shaik se presentaron pruebas de que éste se beneficiaba de su relación con Zuma para sus negocios privados. Por su parte, el entonces vicepresidente sudafricano obtenía de su consejero financiero ingresos adicionales para financiar un tren de vida que su sueldo de funcionario no le permitía. El escándalo obligó a Mbeki a destituir a Zuma el 14 de junio y seis días después la Fiscalía Nacional decidió levantar cargos judiciales contra el ex vicepresidente. El partido gobernante, el Congreso Nacional Africano (ANC), sin embargo, lo apoyó y lo mantuvo como vicepresidente del partido, con la esperanza de que volviera a ocupar la posición de posible sucesor del presidente Mbeki. Cuando parecía que el carismático y emprendedor Jacob Zuma volvía a recuperar la confianza de su partido y de sus seguidores, se le volvió a acusar, pero está vez, de algo aún peor: de violar a una mujer de 31 años.

Aunque todavía cuenta con el apoyo de sectores de la coalición gobernante, el respaldo político de Zuma, que se ha declarado inocente en todo momento, ya no es tan público como era antes de que surgieran las denuncias sobre la supuesta violación de la que se le acusa. El portavoz de la coalición declaraba que el partido suspendía a Zuma de la ejecutiva. También el presidente Mbeki subrayaba sentirse entristecido por los cargos de violación contra Zuma.

Jacob Zuma, ex vicepresidente del Gobierno y amigo íntimo de Mbeki, primero cesado por corrupto y ahora repudiado por violador, tiene pocos números de convertirse en el sucesor del presidente tras su prevista retirada en el 2009.

Mbeki ha prometido siempre luchar contra la corrupción, desde que, en 1999, siendo vicepresidente, la Asamblea Nacional Sudafricana le eligió jefe de Estado en las segundas elecciones democráticas del país. Ser el sucesor de Mandela no fue tarea fácil pero, aunque le fue imposible igualar la reputación de su predecesor, logró presentarse como un gestor eficaz, intelectual, pragmático y con experiencia internacional. Sudáfrica estaba lejos de ser un país modélico cuando el Congreso Nacional Africano ascendió al poder. El PIB caía, la inflación era superior al 15 por ciento, los inversores extranjeros huían del país y el gasto en policía y defensa, necesario para luchar contra la cada vez más intensa resistencia de los negros, había generado una gran deuda. Mbeki dio garantías a los inversores comprometiéndose a pagar la deuda exterior e impuso una estricta disciplina fiscal para complacer a las instituciones financieras mundiales, como el Fondo Monetario Internacional. De todos modos, fue inevitable que surgiera cierta desconfianza en torno a su persona y a lo que sería su gestión.

A Mbeki se le reprocha su ignorancia frente a la epidemia del sida, su ambigüedad ante la minoría blanca sudafricana y su postura “demasiado diplomática” frente a la crisis de Zimbabue. La inmensa catástrofe del sida es un tema que se debe comentar aparte por sus dimensiones destructivas. Según un informe realizado en mayo de este año por el Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica, el sida es la principal causa de muerte en el país. Los últimos datos del Programa de la ONU contra el Sida (Onusida) indican que existen más de seis millones de personas infectadas por el VIH, lo que constituye un incremento en el número de contagiados, respecto a los años anteriores. De los infectados, tan ...

Cronología año   2005

7 de enero. Sudáfrica ha iniciado un periodo de amnistía de tres meses para que todos aquellos que posean armas de fuego ilegales las puedan entregar sin enfrentarse por ello a ningún tipo de castigo.

18 de enero. El Banco Sudafricano ha lanzado una serie de billetes nuevos con características mejoradas para evitar la falsificación, el segundo cambio en el país desde 1992.

21 de enero. El líder del Partido Liberal de Inkatha, Mandla Thomas Tshabalala, ha sido asesinado.

21 de enero. El vicepresidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, viaja a Burundi para reunirse con partidos políticos y otros líderes importantes en el proceso de transición del país.

25 de enero. El presidente Mbeki llega a Davos, Suiza, para el Foro de Economía Mundial que se celebra cada año.

8 de febrero. La oposición de la Alianza Democrática en Sudáfrica se reunirá con el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, para discutir las condiciones de las elecciones parlamentarias de Zimbabue.

16 de marzo. El vicepresidente sudafricano, Jacob Zuma, y el presidente ugandés, Yoweri Museveni, se han reunido en Kampala para discutir el proceso de paz en Burundi.

14 de abril. Alrededor de 200 expertos de la salud del mundo han comenzado las reuniones que durarán tres días en Durban para examinar la relación del sida con la agricultura, la comida y la seguridad nutricional.

16 de mayo Mbeki está en Kinshasa, RDC, para presenciar la adopción de la nueva constitución del país.

31 de mayo. El presidente de Tanzania, Benjamin Mkapa, ha llegado a Sudáfrica para asistir a una reunión de cuatro días donde discutirán los problemas económicos de África.

15 de junio. Un escándalo de corrupción y fraude ha provocado la dimisión del vicepresidente de Sudáfrica, Jacob Zuma

22 de junio. El presidente Mbeki ha nombrado a la ministra de Mineras y Energía, Phumzile Mlambo-Ngcuka, como vicepresidenta.

8 de agosto. Sudáfrica sufre, en el sector del oro, la huelga más larga desde hace 18 años.

17 de agosto. El Congreso de la Unión Comercial de Sudáfrica (COSATU) quiere que el expulsado ex vicepresidente Jacob Zuma vuelva al Gobierno y sus cargos sean retirados.

26 de agosto. Las Fuerzas Nuevas, un grupo de rebeldes de Costa de Marfil, ha criticado la actitud y el comportamiento de Mbeki como mediador del conflicto.

14 de septiembre. El presidente Mbeki se reúne con el secretario general de la ONU, Kofi Annan, con el presidente de EE.UU, George W.Bush y otros líderes internacionales para dirigir la cumbre que abrirá sus puertas en Nueva York, para revisar la implementación del Desarrollo de las Metas del Milenio de la ONU.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull