Anuario 2005

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Armenia
Australia
Bangladesh
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Colombia
Congo
Croacia
Cuba
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kenia
Kosovo
Líbano
Macedonia
Malasia
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Noruega
Pakistán
Palestina
Perú
Polonia
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Somalia
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Tayikistán
Turquía
Ucrania
Uzbekistán
Polonia
Giro a la derecha tradicionalista en una Polonia sumida en la confusión
Gaspar Pericay

obstante, en la recta final, parecía que la liberal Plataforma Cívica de Tusk perdía posiciones, y así fue. El PiS, con los dos gemelos Kaczynski a la cabeza, obtuvo 155 diputados, pasando por delante de la Plataforma Cívica (PO en polaco), que consiguió 133 escaños en el Parlamento polaco, el Sjem, que cuenta con 460 representantes populares. El resto de fuerzas políticas quedaron a una notable distancia: los ex comunistas de la Alianza de la Izquierda Democrática (SLD en polaco), el partido en el poder desde 2001, obtuvieron 55 diputados, uno menos que Samoobrona, el partido de los agricultores, populista, conservador y euroescéptico, la traducción de cuyo nombre seria “Autodefensa” y que está liderado por Andrzej Lepper. El otro partido de agricultores, el Partido de los Campesinos Polacos (PSL en polaco), más izquierdista que el anterior, ha logrado 25 representantes en el Parlamento. Otro partido populista significativo es la Liga de las Familias Polacas, católico, ultraconservador y que algunos medios sitúan en la órbita fascista. La Liga ha conseguido 34 escaños. Los resultados oficiales no se conocieron hasta dos días más tarde, pero se alejaron muy poco de las encuestas a pie de urna. Lo que sí se conoció al cerrar los colegios electorales fue el dato sobre participación y fue el más bajo desde la caída del comunismo en 1989, alcanzando tan sólo el 40,5%. Esto muestra una vez más el desengaño y la poca ilusión de los polacos con la política de estos años, que también se pudo ver en la bajísima participación en las elecciones europeas de junio de 2004, donde sólo votó uno de cada cinco censados.

El cabeza de cartel de Ley y Justicia en las legislativas era su presidente, Jaroslaw Kaczynski, hermano gemelo del candidato del partido a las posteriores elecciones presidenciales y uno de los dos favoritos a ganarlas. El parecido entre los dos políticos es asombroso, incluso en la manera de vestir, de peinarse y de moverse; tanto, que se presta a confusión. Las encuestas revelaron que la ciudadanía no quería un presidente de Polonia y un primer ministro con la misma cara. Junto con la que parecía la casi obligada alianza entre conservadores católicos y liberales para formar una coalición gubernamental, el otro gran tema de debate postelectoral era precisamente qué hacer si los dos gemelos ocupaban los máximos puestos del Estado. Al final, para no restar posibilidades a su hermano en las elecciones del 9 y 23 de octubre, Jaroslaw Kaczynski anunció ...

Página anterior


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies