Anuario 2005

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Armenia
Australia
Bangladesh
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Colombia
Congo
Croacia
Cuba
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kenia
Kosovo
Líbano
Macedonia
Malasia
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Noruega
Pakistán
Palestina
Perú
Polonia
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Somalia
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Tayikistán
Turquía
Ucrania
Uzbekistán
Japón
Koizumi consigue sacar adelante la polémica privatización del sistema postal japonés
Elisabet Cortiles

Este ha sido un año de victorias para el primer ministro japonés, Junichiro Koizumi. En un momento en el que el grupo que lidera, el Partido Liberal Demócrata (PLD) sufría una de sus peores crisis internas por la diferencia de opiniones entre sus miembros, Koizumi ha salido airoso de la situación, enfrentándose a las partes más tradicionalistas de su agrupación, que se oponían a sus reformas. El apoyo de los ciudadanos, que lo admiran por su política directa y su carácter decidido, le ayudó a demostrar ante sus detractores que el pueblo nipón estaba a favor de sus ideas. La privatización del sistema postal japonés, protagonista de uno de los debates más polémicos del año junto con la reforma de la Ley de Sucesión nipona, consiguió en su momento romper la cohesión del PLD entre: aquellos que estaban a favor de cambiar la estructura interna del correo nipón, de donde sale la financiación de gran parte de los proyectos públicos del país, y aquellos, agrupados en el sector más conservador, que se oponían a cualquier cambio en la entidad, temerosos de perder una gran bolsa de ahorros destinada a la inversión pública.

El Gobierno modifica la ley imperial para que las mujeres puedan reinar

El sistema postal constituye en Japón una entidad pública muy importante para el Gobierno. El correo japonés, que tiene más de un siglo de antigüedad, es la gran caja de ahorros del país. Se divide en tres grandes grupos: la administración del correo; un servicio de ahorros, que utiliza el 85% de la población; y un servicio de seguros, del que disponen el 60% de los nipones. Este gran pozo de fondos monetarios alcanza la cuantiosa suma de 350 billones de yenes, o lo que es lo mismo, cerca de 3 billones de dólares. Esto también significa, por ejemplo, que el sistema postal japonés posee el 25% de las rentas de los nipones. En resumen, el correo nipón se ha convertido a día de hoy en el banco más importante de Japón, y no por poco, ya que posee los mismos fondos que los de los cuatro bancos más importantes del país juntos. Para el Gobierno japonés, que controla todo este dinero, el sistema postal representa una segunda fuente de financiación para infraestructuras e inversiones en empresas públicas. El correo nipón, que canaliza el dinero del sector privado (los ciudadanos) hacia el sector público, permite además financiar el gran déficit público que arrastra el país, el más alto entre los miembros de la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OECD). Cuando Koizumi asumió el cargo hace cuatro años, manifestó la voluntad de llevar a cabo unas propuestas, que él considera elementales, para impulsar la recesiva economía nipona. Reducir el gasto público, permitir la quiebra de las empresas endeudadas, privatizar el correo, y en general, realizar una reforma fiscal han sido desde el inicio de su mandato (en 2001) las intenciones del primer ministro.

El primer ministro japonés presentó a principios de abril ante el Parlamento nipón, más conocido como la Dieta, una propuesta de ley para privatizar el correo. La intención de Koizumi era que empresas privadas compraran una parte de la entidad postal para hacerla más rentable, permitir a los nipones tener un mayor control de sus ahorros y acabar con el poder de los altos cargos encargados de dirigir el sistema postal, que ejercen el clientelismo sobre los políticos que necesitan financiación, y sobre todo, con los políticos del Partido Liberal Demócrata. Con dificultad, la Cámara Baja aprobó la reforma postal con 233 votos a favor y 228 en contra. Una diferencia que resultó extremamente pequeña debido a la oposición que muchos miembros del mismo PLD mantenían ante la privatización impulsada por ...

Cronología año   2005

7 de abril. El primer ministro japonés, Junichiro Koizumi presenta ante el Parlamento una propuesta de ley para privatizar el sistema postal nipón y convertir la entidad en el banco más importante del mundo.

22 de abril. Koizumi pide disculpas formalmente por los abusos cometidos a la población China y Coreana durante la época colonial japonesa.

24 de mayo. El premier japonés anuncia que seguirá visitando el polémico santuario Yasukuni, lugar donde se veneran los soldados caídos en combate, entre los que destacan algunos criminales de guerra.

5 de julio. El Parlamento japonés aprueba la reforma postal con una diferencia de votos muy justa. Una treintena de miembros del partido de Koizumi, el Partido Liberal Demócrata, votan en contra de la propuesta y amenazan en abandonar el PLD.

8 de agosto. El Senado deniega la propuesta de privatizar el sistema postal japonés. Koizumi, cumpliendo su promesa, disuelve el Ejecutivo, reforma la agrupación del PLD y convoca elecciones dos años antes de lo previsto.

11 de septiembre. El PLD gana las elecciones con mayoría absoluta y logra los mejores resultados electorales de la historia del partido.

14 de octubre. El ejecutivo, controlado por el PLD, aprueba la propuesta de ley que entrará en vigor en 2007.

31 de octubre. Koizumi nombra los nuevos ministros que forman el Parlamento japonés y asegura que mantiene su promesa de abandonar el cargo en septiembre de 2006, año en el que finalizada el período de su mandato.

21 de noviembre. El comité asesor del Gobierno nipón sobre la reforma de la Ley de Sucesión decide proponer una reforma de ley para que las mujeres puedan acceder al Trono del Crisantemo.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull