Anuario 2005

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Armenia
Australia
Bangladesh
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Colombia
Congo
Croacia
Cuba
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kenia
Kosovo
Líbano
Macedonia
Malasia
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Noruega
Pakistán
Palestina
Perú
Polonia
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Somalia
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Tayikistán
Turquía
Ucrania
Uzbekistán
Ucrania
Se disipa el entusiasmo de la “revolución naranja”
Irene Orce

El 26 de diciembre de 2004, con ocho puntos de ventaja sobre su rival y la bendición de los observadores internacionales, el candidato prooccidental Víctor Yushenko ganó las elecciones presidenciales de Ucrania tras la denominada “revolución naranja”. Fueron unos comicios civilizados y pacíficos, repetición de la fraudulenta segunda vuelta celebrada el 21 de noviembre. Las denuncias del candidato prorruso, Víctor Ianoukovich, que seguía la línea del anterior presidente, Leonid Kuchma, sobre una supuesta violación de los derechos de los electores, no se hicieron esperar. Sin embargo, a mediados de enero, la Comisión Electoral ratificó la victoria del líder de la oposición, Víctor Yushenko, con el 51, 99% de los votos. El magistrado Anatoly Yarema, director de la Comisión Electoral, dejó claro que la decisión era inapelable.

De la independencia a la llegada al poder de Yushenko

“La princesa del gas”

Tras la polémica, el día 23 de enero Víctor Yushenko tomó posesión de la presidencia de Ucrania en una solemne ceremonia celebrada en el Parlamento. En su breve discurso de investidura, Yushenko destacó como una gran victoria nacional de Ucrania la celebración de unas elecciones limpias y el traspaso legítimo del poder. “Juro que cambiaremos Ucrania. Mi victoria es la victoria del pueblo y de cada uno de los ciudadanos”, recalcó el nuevo presidente, que prometió que la justicia defendería los derechos de cada uno. “Nos hemos quitado de encima el peso del pasado. Nunca más nadie osará señalarnos cómo vivir y a quién elegir”, aseguró el nuevo presidente ucraniano. Nueve meses después, a causa de acusaciones de corrupción dentro de la misma “coalición naranja”, el Gobierno en pleno sería destituido por su presidente en un intento de recobrar credibilidad ante la opinión pública. El contexto en el que llegó Yushenko al poder explica, en parte, la enorme dificultad de regenerar la estructura política y social de Ucrania, basada en la corrupción y en el sistema oligárquico impuesto por los clanes.

A finales de enero Yushenko aseguró que “para cumplir las múltiples promesas de la revolución naranja, se debe crear un Gobierno fuerte”, tras lo cual, la multimillonaria ucraniana Julia Timoshenko, una de las figuras clave de la “revolución naranja”, fue nombrada primera ministra del recién estrenado Gobierno ucraniano. Este nombramiento no careció de polémica, causada en gran medida por las acusaciones de corrupción contra Timoshenko.



La situación de Ucrania en el mundo

Las reacciones en Rusia y la Unión Europea ante las elecciones de Ucrania fueron una muestra de la importancia estratégica de este país, un puente entre Moscú y Occidente. Es bien conocido el intervencionismo ruso en las elecciones ucranianas. Durante la campaña presidencial, el presidente ruso ayudó a Ianoukovich con recursos y apoyo mediático. Putin se sintió tan seguro de la victoria de Ianoukovich que lo llamó para felicitarlo antes de que se anunciaran los resultados oficiales.

Tras el triunfo, Yushenko afirmó que “Mi objetivo es que Ucrania forme parte de la Unión Europea. Nuestro camino hacia el futuro es el camino por el que avanza la Europa unida”, enfatizó. Esta declaración de intenciones provocó reacciones diversas en el seno de la UE. La vicepresidenta de la Comisión Europea, Margot Wallström, afirmó que la adhesión de Ucrania a la UE era una visión realista para el ...

Cronología año   2005

1 de enero. Tras las polémicas elecciones en Ucrania, Viktor Ianoukovitch rechaza reconocer su derrota en las elecciones presidenciales del 26 de diciembre de 2004 y denuncia la violación de los derechos de los electores. Sin embargo, la comisión electoral asegura que no ha encontrado pruebas de tal violación.

3 de enero. El ratificado presidente ucraniano Viktor Yushenko afirma que la adhesión de Ucrania a la Unión Europea es uno de los objetivos principales de su gobierno. El ministro de Exteriores ruso afirma que desde Moscú se respetará el derecho de Ucrania de escoger a sus aliados en política y en economía.

7 de enero. El Tribunal Supremo rechaza la apelación de Ianoukovitch para volver a escrutar el resultado de las urnas.

8 de enero. Viktor Yushenko es elegido oficialmente presidente de Ucrania tras el anuncio de la comisión electoral del resultado final de las elecciones.

15 de enero. Los diputados del Parlamento Europeo aprueban una resolución invitando a ofrecer a Ucrania una perspectiva de adhesión a la UE tras la elección definitiva de Yushenko como presidente. La resolución contó con 467 votos a favor, 19 en contra y 7 abstenciones.

23 de enero. Investidura de Yushenko como presidente.

24 de enero. Putin afirma estar contento con las proposiciones de Yushenko referentes a las relaciones de ambos países, y asegura que éstas “se irán desarrollando progresivamente”. Julia Timoshenko, popular entre los nacionalistas ucranianos y cuyo grupo parlamentario controla 20 escaños en relación a los 100 de los que dispone Yushenko, es nombrada primera ministra de Ucrania.

25 de enero. La vicepresidenta de la Comisión Europea, Margot Wallström, afirma que la adhesión de Ucrania a la UE es una visión realista para el futuro. La elección de Yushenko como presidente ha dado un nuevo rumbo en los acontecimientos.

26 de enero. Julia Timoshenko es acusada de corrupción por Moscú. El procurador general ruso, Vladimir Oustinov, asegura que este asunto se aclarará ante la ley rusa. La orden de arresto para la nueva primera ministra se lanzó en septiembre de 2004.

27 de enero. “La UE está dispuesta a estrechar las relaciones con Ucrania, pero no tiene la intención de proponerle una perspectiva de adhesión”, afirma Barroso, presidente de la Comisión Europea. Por su parte, Yushenko ha anulado su visita a Bruselas a causa de la negativa, pero asegura que espera que su país inicie en un periodo hasta 2007 las negociaciones para obtener el estatus de Estado Asociado.

1 de febrero. Julia Timoshenko ha sido designada primera ministra por el Parlamento con un voto casi unánime. Ella ha prometido “un milagro”para destruir la corrupción, de la que ella misma ha sido acusada.

16 de febrero. Se prevé la revisión de unas 3000 privatizaciones de empresas ucranianas, afirma Timoshenko, cifra un tanto distante a la declarada en un primer momento por el presidente Yushenko, que hablaba de unas 30 o 40.

21 de febrero. La UE firma un plan de acción con Ucrania. Éste acuerdo de cooperación no implica la obertura a las negociaciones de adhesión, pero constituye un primer paso para un acercamiento entre Kiev y la UE.

5 de marzo. El ex ministro del Interior ucraniano Iouri Kravtchenko, sospechoso de haber estado relacionado con el asesinato del periodista Georgui Gongadze en el año 2000, ha sido encontrado muerto en su casa de campo. No se descarta el suicidio.

22 de marzo. Buscando reducir las tensiones aparecidas con el presidente Yushenko, Putin ha reafirmado el papel de Ucrania como país de paso para el 80% del gas ruso que se exporta a Europa. El presidente ruso propone, también, un proyecto para crear un consorcio ruso-ucraniano para gestionar los gasoductos.

7 de abril. Yushenko es ovacionado en el Congreso norteamericano. Durante su estancia en EE.UU., el presidente ucraniano aprovecha para enumerar una lista de demandas con vistas a consolidar una nueva relación con Norteamérica.

23 de mayo. El presidente ucraniano afirma en París, envuelto en el clima de crisis europeo, que sin Ucrania, Europa no estará completa.

28 de agosto. Los representantes de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) se reúnen en Kazan (Tatarstan), bajo una atmósfera de crisis abierta por la llegada al poder en Georgia y en Ucrania de una élite prooccidental. Putin quiere establecer las bases de una nueva CEI reformada.

8 de septiembre. Yushenko despide al Gobierno de la primera ministra afirmando que “ha perdido su espíritu de equipo” y encarga al gobernador regional Iouri Iekhanourov la constitución de un nuevo Gabinete. El presidente espera así acallar los rumores de corrupción que comenzaban a pesar sobre su equipo. Yushenko también acepta la dimisión del secretario del Consejo de Seguridad y Defensa Nacional, personalidad principal acusada de presunta corrupción.

10 de septiembre. Yushenko nombra al economista liberal Iouri Ekhanourov nuevo primer ministro. El presidente afirma que la decisión de cambio de Gobierno y la destitución de Julia Timoshenko se debe a la desconfianza, las amenazas de corrupción y al conflicto de Timoshenko con el jefe de Seguridad Nacional.

20 de septiembre. El Parlamento ucraniano rechaza la investidura del nuevo primer ministro, Iouri Ekhanourov.

22 de septiembre. El Parlamento aprueba la investidura de Iouri Ekhanourov como primer ministro, pero el precio ha sido alto: un acuerdo con su gran rival, Viktor Ianoukovitch.

1 de octubre. El nuevo primer ministro ucraniano hace una visita a Moscú con la intención de fortalecer las relaciones entre Kiev y la capital rusa.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull