Anuario 2005

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Armenia
Australia
Bangladesh
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Colombia
Congo
Croacia
Cuba
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kenia
Kosovo
Líbano
Macedonia
Malasia
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Noruega
Pakistán
Palestina
Perú
Polonia
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Somalia
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Tayikistán
Turquía
Ucrania
Uzbekistán
Líbano
El asesinato de Hariri precipita la retirada siria del Líbano tras casi 30 años de ocupación militar
Oriol Pujadó

Rafik Hariri, ex primer ministro libanés, murió asesinado en febrero de 2005. Su fallecimiento desencadenó un movimiento social -la “intifada pacífica” - que aceleró la retirada de las tropas sirias después de casi 30 años de ocupación. Y es que las relaciones entre Siria y Líbano hasta la fecha se podían definir, tal y como lo hacía el fallecido Hafez El Asad, padre del actual presidente sirio, como “un mismo pueblo con dos Estados diferentes”. Desde Damasco se controlaba a la población y a la clase política libanesa como si se tratara de sus súbditos.

Siria envió un contingente militar de unos 30.000 soldados en 1976 a su país vecino para intervenir en la durísima guerra civil libanesa que había empezado un año antes, y desde entonces fue aumentando su influencia en los Gobiernos de Beirut. Los acuerdos de Taef, firmados en 1989, y que pusieron fin a la guerra civil en el Líbano, ya establecieron que la presencia de tropas sirias sería el contrapeso a las tropas de Israel instaladas en el sur del Líbano. Es por este motivo que, a partir del año 2000, con la retirada de los israelíes del territorio, la presión internacional se centró sobre Siria para que abandonara el país, puesto que su permanencia ya no tenía sentido. A raíz de estas presiones, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó el año 2004 la resolución 1559, patrocinada por Estados Unidos y por Francia, que exigía la retirada de todas las fuerzas extranjeras de Líbano.

Oficialmente, el último soldado sirio -de los más de 14.000 que aún quedaban- abandonó territorio libanés el 26 de abril de 2005. En una ceremonia militar y con la entrega de una carta oficial a la ONU, en la que Damasco afirmaba cumplir con la resolución 1559, se ponía fin a casi 30 años de ocupación.

La retirada de las tropas sirias no contó con el beneplácito de todos los sectores de la más que atomizada clase política libanesa, en el que conviven partidos favorables a la presencia siria en el país y formaciones a favor de la retirada. El grupo de partidos prosirios incluye tanto a cristianos como a musulmanes. Del lado cristiano, los maronitas son los que tienen mayor representación y a su grupo corresponde siempre la jefatura del Estado -en Líbano, la Constitución establece que a cada comunidad le corresponde el control de una determinada área de poder-. En el caso de los musulmanes, las fuerzas se las reparten mayoritariamente los chiíes y los suníes, aunque los más cercanos a Damasco son el grupo Hezbolá, liderado por el jeque Hasan Nasralá. Fueron precisamente éstos los que, cuando el Gobierno prosirio se vio obligado a dimitir, pocos días después a la muerte de Hariri, por las revueltas y la presión en las calles del país, se manifestaron a favor de la presencia siria en el Líbano. Fue una concentración multitudinaria; según los organizadores, Hezbolá, un millón de personas salió a las calles de Beirut para apoyar al régimen sirio y exigir la permanencia de sus tropas en el país. Como respuesta a esta manifestación, días más tarde, la oposición ...

Cronología año   2005

14 de febrero. Un camión bomba mata al ex primer ministro libanés Rafik Hariri y a 18 personas más en el centro de Beirut.

18 de febrero. Cuarenta diputados de la oposición lanzan un llamamiento para iniciar una “intifada pacífica por la independencia”.

28 de febrero. El Gobierno prosirio del primer ministro Omar Karamé dimite por la presión creciente en las calles.

5 de marzo. Bachar el Asad, presidente sirio, anuncia que Siria retirará todas sus tropas de Líbano en dos etapas.

8 de marzo. Hezbolá moviliza en Beirut a cientos de miles de personas a favor de la presencia siria en Líbano.

9 de marzo. El Parlamento del Líbano desafía la revuelta popular y designa de nuevo al primer ministro prosirio Omar Karamé.

14 de marzo. Un millón de libaneses clama contra Siria en una manifestación.

14 de abril. Omar Karamé dimite por segunda vez. El primer ministro en funciones no puede formar gobierno.

19 de abril. Formación de un gobierno de transición para preparar las elecciones. El primer ministro en funciones es Nagib Mikati.

26 de abril. El último soldado sirio abandona el país después de casi treinta años de control militar.

29 de mayo. Celebración de elecciones legislativas para escoger al nuevo primer ministro.

3 de junio. Un popular periodista antisirio, Samir Kasir, muere por una bomba en Beirut.

21 de junio. Asesinado en Beirut el ex secretario general del Partido Comunista Libanés, George Hawi, político libanés opuesto a Siria.

31 de junio. El presidente de la república, Emil Lahud, designa a Fuad Siniora como nuevo primer ministro del Líbano.

12 de octubre. El ministro del interior sirio, Ghazi Kanaan, se suicida en su despacho. A Kaanan se le investigaba por su relación con el atentado contra Hariri.

21 de octubre. La ONU acusa a Siria de participar en el asesinato del ex primer minsitro Hariri.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull