Anuario 2005

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Armenia
Australia
Bangladesh
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Colombia
Congo
Croacia
Cuba
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kenia
Kosovo
Líbano
Macedonia
Malasia
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Noruega
Pakistán
Palestina
Perú
Polonia
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Somalia
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Tayikistán
Turquía
Ucrania
Uzbekistán
Taiwán
El gobernante PDP recibe un duro castigo en las elecciones locales
Elisabet Cortiles

El gobernante Partido Demócrata Progresista (PDP) sufrió una aplastante derrota en las últimas elecciones locales, celebradas el pasado 3 de diciembre. Por primera vez en Taiwán, durante las elecciones locales se escogerían los alcaldes, los concejales y los jefes de los pueblos (un cargo ideado para poblaciones pequeñas) y es que hasta este año, la elección de estos cargos se había hecho por separado. Esta nueva fórmula de “tres en uno”, ideada por el presidente del país, Chen Shui-bian, ahorró al Estado cerca de 18,18 millones de dólares, según la oficina de información del Gobierno. Sin embargo, la noticia más destacada en torno a las elecciones locales fue la pérdida del PDP del control de la mayoría de alcaldías y distritos de la isla de Taiwán, que pasaron a manos del partido de la oposición, el Kuomintang (que en julio de este año nombró a Ma Ying-jeou, alcalde de Taipei, nuevo presidente del partido).

El lento despertar de una nueva identidad china

La Comisión Central de Elecciones, un organismo creado por el Gobierno para revisar los resultados electorales, anunció que el KMT, que hasta entonces dirigía nueve de los 23 distritos o ciudades provinciales que forman la República de China, pasó a controlar catorce. Por el contrario, el partido gobernante perdió tres distritos (antes de las elecciones, al igual que el KMT, también controlaba nueve ciudades provinciales). Uno de los golpes más duros para el PDP fue la nueva derrota en la capital de Taipei, que volvió a escoger un dirigente del KMT para ocupar la alcaldía. En Kaohsiung también salió electo un miembro del partido nacionalista KMT. Estas dos provincias tienen un trato especial (las elecciones locales se celebraron allí cuatro días después que en el resto de provincias) porque están directamente dirigidas por el Gobierno central de la República de China.

El resto de poblaciones se repartió entre los partidos minoritarios como el Partido Pueblo Primero (con el que forma mayoría parlamentaria el Kuomintang), y el Partido Nuevo, también simpatizante del KMT.

Los expertos aseguran que el Partido Demócrata Progresista perdió su popularidad en algunos distritos tradicionalmente bajo su poder, por el prolongado desempleo (situado en el 4,14% durante los últimos años según la oficina de información del Gobierno); las anomalías generadas por algunos funcionarios en la Bolsa de Valores, donde el Estado efectúa la compra-venta de bonos y obligaciones; y principalmente, por el escándalo de la construcción del metro de Kaohsiung. La prensa local destapó que funcionarios públicos utilizaban su influencia para que una agencia de empleo consiguiera los permisos necesarios para contratar mano de obra barata (principalmente provinente de Tailandia) y así embolsarse los fondos sobrantes destinados al salario de los trabajadores que participarían en la obra del metro.

Como consecuencia de los resultados electorales, el primer ministro y miembro del PDP, Frank Heish, presentó su dimisión ante Chen Shui-bian, con el fin de que el presidente pudiera llevar a cabo una remodelación del Gobierno. Según la CNA (Central News Agency, es decir, la agencia central de noticias del Gobierno) Heish afirmó que no sólo abandonó el cargo para asumir la derrota electoral de su partido, sino también porque “sentía un distanciamiento con el pueblo en el año que llevaba en el cargo” (que ocupó en febrero de 2005). No es de extrañar que Heish se sintiera incómodo ...

Cronología año   2005

5 de mayo. Las autoridades taiwanesas desmantelan una red de espionaje que transmitía información militar confidencial a China.

4 de junio. Miles de personas salen a la calle para manifestarse en contra de la Ley Antisecesión china. El presidente Chen Shui-bian publica un manifiesto en contra del texto.

7 de junio. La Asamblea Nacional taiwanesa aprueba un paquete de reformas constitucionales entre las cuales destaca la reducción a la mitad del número de parlamentarios y la realización de referéndums para aprobar reformas constitucionales.

7 de julio. Entra en vigor el Acta de Pensiones Laborales, que inicia un nuevo sistema de jubilación laboral que afecta al 60% de los trabajadores taiwaneses.

16 de julio. El alcalde de Taipei, Ma Ying-jeou, es elegido como presidente del principal partido de la oposición, el Kuomintang (KMT).

21 de agosto. La prensa local publica una serie de irregularidades del Gobierno relacionadas con la construcción de un sistema de transporte rápido en Kaohsiung. El escándalo provoca la destitución de la presidenta del Consejo para los Asuntos Laborales, Chen Chu, del alcalde interino de Kaohsiung, Chen Chi-mai, y del subsecretario general de la Presidencia, Chen Che-nan.

22 de septiembre. El Parlamento taiwanés, controlado por el Kuomintang, bloquea una propuesta de Ley del Gobierno para adquirir armas de potencias extranjeras.

16 de noviembre. El Legislativo taiwanés aprueba un proyecto de ley para la formación de la Comisión Nacional de Comunicaciones, que tiene el objetivo de garantizar la libertad de prensa en el país.

26 de noviembre. Taiwán llega a un acuerdo con China para permitir vuelos directos entre los dos países durante la festividad del Año Nuevo Lunar.

3 de diciembre. El principal partido de la oposición, el Kuomintang (KMT) gana las elecciones locales con una amplia victoria.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull