Anuario 2005

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Armenia
Australia
Bangladesh
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Colombia
Congo
Croacia
Cuba
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kenia
Kosovo
Líbano
Macedonia
Malasia
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Noruega
Pakistán
Palestina
Perú
Polonia
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Somalia
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Tayikistán
Turquía
Ucrania
Uzbekistán
Irán
El triunfo electoral del ultraconservador Ahmadineyad eleva la tensión entre Irán y Occidente
Àngela Aguiló

Mahmud Ahmadineyad, alcalde de Teherán, perteneciente a la facción más dura de los sectores conservadores, alcanzó la presidencia de Irán en la segunda vuelta de las elecciones celebrada el 24 de junio de 2005. Ahmadineyad se impuso con un 61'69% de los votos, por delante del ayatolá Rafsandjani, que sólo obtuvo el 35'92%. Ahmadineyad se convirtió así en el primer presidente laico, es decir, no clérigo, en 25 años. La comunidad internacional, tras el Gobierno reformista que había liderado el ayatolá Jatami, confiaba en una victoria de candidato Rafsandjani, igualmente conservador pero más moderado y pragmático, antiguo presidente de la República entre 1989 y 1997, que partía como favorito. Por ello, el sorprendente veredicto de las urnas fue visto por la comunidad internacional como un retroceso.

Ahmanideyad es considerado un islamista ultraconservador. Sus ideas políticas están en la línea de las del líder supremo Ali Jamenei. El actual presidente estima que la República islámica de Irán es “la más justa, la más democrática, la más moderna y la más científica que puede garantizar la felicidad del hombre dentro del mundo”, y ha prometido la creación de un verdadero “Estado islámico”. Ahmadineyad cuenta con el apoyo de los sectores más religiosos del país, por su condición de oficial de la Guardia Revolucionaria y de la milicia bassidiji (milicia cuyos miembros se declaran seguidores del lider supremo). Además, las capas pobres de la población ven en su programa económico populista un retorno a los valores tradicionales instaurados por la Revolución Islámica de 1979 y sobre todo un medio para combatir la corrupción. Hay que tener en cuenta que la industria petrolífera supone el 80% de los ingresos del país y que la corrupción de los dirigentes políticos es una realidad incuestionable, hecho que se traduce en el descontento de la población, ya la riqueza de Irán no se traduce en un mayor bienestar por parte de los iraníes.

Tras su elección a la presidencia, los gobiernos de Occidente han sacado a la luz los antecedentes de Ahmadineyad. Durante su época universitaria fue representante del Sindicato de Estudiantes Islámicos, al cual pertenecían los estudiantes que participaron en la toma de rehenes en la embajada norteamericana en Teherán en 1979. De hecho, el 2 de julio de 2005, cuando Ahmadineyad aún no había tomado posesión de su cargo, Estados Unidos ya acusaba al nuevo presidente de haber sido uno de los estudiantes que participaron en el asalto a su embajada, aunque ello ha sido desmentido no sólo por Irán, sino también por las víctimas norteamericanas de aquel secuestro. Paralelamente, según un reportaje publicado en el diario austríaco “Der Standard”, las autoridades vienesas investigan si Ahmadineyad participó en los asesinatos ocurridos en 1989 de varios lideres kurdos iraníes exiliados en Viena.

Sin duda, el Gobierno anterior, presidido por Jatami, tendente a una política económica mas bien liberal, era más del gusto de Occidente. Cierto es que Jatami intentó que la economía del país no se basase solo en la exportación del petróleo, por lo que trató fomentar la industria y facilitó la entrada de capitales extranjeros, es decir, occidentales. Pero el Parlamento, dominado por sectores conservadores y por los radicales ...

Cronología año   2005

3 de febrero. Estados Unidos acusa a Irán de enriquecer uranio con fines no pacíficos.

15 de febrero. Washington invita a Irán a probar que no pretende dotarse de arsenal nuclear.

26 de febrero. La Organización Internacional para la Energía Atómica descubre unos túneles secretos en el centro de tecnología nuclear de Ispahan.

27 de febrero. Rusia firma un acuerdo de cooperación nuclear con Irán.

13 de marzo. Israel amenaza con bombardear las bases nucleares iraníes si las negociaciones con Europa no prosperan.

15 de mayo. El Parlamento aprueba una ley que permite reanudar el enriquecimiento de uranio.

26 de mayo. La UE acuerda una tregua en las negociaciones con Irán para buscar una solución en la crisis nuclear.

16 de junio. Irán reconoce haber tratado con plutonio más recientemente de lo que habían dicho a los inspectores de la OIEA.

24 de junio. Elecciones a la presidencia iraní. Ahmadinejad se impone con el 61'69% de los votos, seguido del ayatolá Rafsandjani, que obtiene el 35'92% de los votos.

26 de junio. El presidente de Irán declara que su programa nuclear es un derecho absoluto de Irán.

29 de junio. El presidente de Estados Unidos firma una orden en la que amenaza con imponer sanciones financieras a las empresas que hagan negocio con la Organización de la Energía Atómica Iraní

26 de julio. Irán exige a la UE que acepte la reanudación de algunas de las actividades nucleares si no quiere que evitar un fracaso en las negociaciones.

6 de agosto. La UE hace una oferta a Irán para que abandone programa nuclear.

7 de agosto. Irán rechaza la oferta europea.

19 de septiembre. La UE anuncia que está dispuesta a llevar a Irán ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

25 de octubre. El presidente de Irán declara que “israel debe de desaparecer del mundo”.

26 de octubre. Israel pide que Irán sea expulsado de la ONU.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull