Anuario 2005

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Armenia
Australia
Bangladesh
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Colombia
Congo
Croacia
Cuba
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kenia
Kosovo
Líbano
Macedonia
Malasia
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Noruega
Pakistán
Palestina
Perú
Polonia
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Somalia
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Tayikistán
Turquía
Ucrania
Uzbekistán
Cuba
Castro recentraliza la economía cubana para luchar contra los “nuevos ricos” y “el despilfarro”
Maria Beneyto

operaciones policiales contra el mercado negro, el “jineterismo”, es decir, la prostitución, los “paladares”¬-pequeños restaurantes privados-, los mercados agropecuarios, las gasolineras y los puertos, pues el régimen castrista considera “parásitos capitalistas” al sector privado de la alimentación y de la restauración (la propiedad privada es permitida desde que en 1994 se abrió la posibilidad de trabajar por cuenta propia). Para controlar el cumplimiento de las normas que rigen dichos establecimientos, que prohíben, entre otras cosas, vender carne vacuna, contratar personal libremente -sólo pueden emplear a familiares- y superar la capacidad de 12 sillas, Fidel Castro creó en 2005 una oficina especial que ya ha quitado la licencia a los dueños de varios establecimientos y ha puesto sus negocios en manos del Gobierno.

El alza del precio del combustible no sólo afecta al suministro eléctrico de Cuba. A mediados de octubre provocó una importante crisis que acabó con la sustitución de los empleados de las gasolineras de La Habana, sospechosos de pactar a conveniencia los precios del crudo, por trabajadores sociales (es decir, al servicio del régimen castrista), cuya misión es impedir el robo casi sistemático de combustible, que hasta el momento se comercializaba abiertamente en el mercado negro y que provocaba enormes pérdidas al Estado cubano.

Los trabajadores sociales, en su mayoría jóvenes menores de 25 años, integran los grupos de controladores sociales directos y los Comités de Defensa de la Revolución, la gran esperanza de Castro de cara al futuro, pues son ellos quienes han tomado el protagonismo en esta lucha contra la “amenaza” de la corrupción, el “imperialismo yanqui” y el “capitalismo”.



Amenaza al trabajo por cuenta propia

El plan de “reordenamiento” económico de Fidel Castro ha cambiado la realidad cotidiana del país caribeño y cada vez parece más evidente la desaparición del trabajo por cuenta propia debido a las medidas restrictivas que impone el Gobierno para poder instalar un “paladar”, trabajar como artista callejero o simplemente relacionarse con extranjeros y recibir regalos sin informar de ello las autoridades.

En los últimos meses, cerca de 2.000 cubanos han perdido su puesto de trabajo con el argumento de que el Gobierno podía realizar por ellos su actividad. Además, el aumento de las licencias e impuestos ha empujado al cierre a la mayoría de los “paladares” que habían conseguido resistir a los recortes a ...

Página anterior


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies