Anuario 2005

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Armenia
Australia
Bangladesh
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Colombia
Congo
Croacia
Cuba
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kenia
Kosovo
Líbano
Macedonia
Malasia
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Noruega
Pakistán
Palestina
Perú
Polonia
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Somalia
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Tayikistán
Turquía
Ucrania
Uzbekistán
Guatemala
La corrupción alcanza a los responsables de la agencia antidrogas
Maria Beneyto

La escalada de corrupción y violencia que mancha todos los niveles de la sociedad guatemalteca, desde altos cargos oficiales hasta jóvenes que malviven en la calle, se ha convertido en la mayor preocupación del Gobierno, por encima de la mala distribución de la riqueza y de los recursos en todo el territorio nacional. De este modo, en 2005 la Administración de Óscar Berger ha intensificado sus políticas de seguridad y de lucha contra el narcotráfico, así como ha prometido un mayor control sobre los organismos oficiales en los que llevan se han detectado cientos de casos de abuso de autoridad, fraude o malversación de caudales. Además, la economía del país, que estaba logrando recuperarse tras las secuelas del devastador huracán Mitch de 1998, sufrió un fuerte retroceso a causa de la intensa temporada de temporales que azotaron la costa caribeña desde julio hasta finales de noviembre.

Los cárteles de la droga sufrieron un duro golpe a mediados de noviembre con la detención en Estados Unidos del jefe del Servicio de Análisis e Información Antinarcótica de Guatemala (SAIA), Adán Castillo López; el subjefe de la SAIA, Jorge Aguilar, y el jefe de la unidad de este organismo en la portuaria Santo Tomás, en la costa atlántica guatemalteca, Rubilio Palacios, implicados, según los investigadores del Departamento Estadounidense Antidroga (DEA), en el narcotráfico.

Seis meses antes, la DEA ya había alertado sobre los posibles nexos entre los dos jefes y el oficial guatemaltecos y los cárteles del narcotráfico internacional, por lo que “dejaron que siguieran trabajando y cubriendo sus actividades para que no sospecharan” mientras avanzaba la investigación, señaló el ministro del Interior de Guatemala, Carlos Vielmann. De este modo, los tres detenidos fueron enviados al Estado de Virginia (en la costa este de Estados Unidos) para supuestamente recibir un curso de capacitación; pero se trataba de una trampa de los servicios secretos y fueron arrestados bajo los cargos de "conspiración para introducir droga" en el mercado estadounidense. Al parecer, Castillo y sus cómplices facilitaban la entrada en Estados Unidos de grandes cantidades de droga, y desde sus puestos privilegiados colaboraban con los cárteles latinoamericanos, especialmente colombianos.

El presidente de Guatemala, Óscar Berger, aseguró que el intercambio de información entre su país y Estados Unidos ha dado resultados en 2005. "Es un esfuerzo de los cuerpos de seguridad, estamos trabajando muy de la mano. Afortunadamente estamos capturando a personas que trabajaban como funcionarios, pero que estaban vinculadas al crimen organizado y al narcotráfico", subrayó. Asimismo, el ministro del Interior, Carlos Vielman, alertó de que muchos más “nombres de miembros de otros organismos oficiales irán saliendo a la luz a medida que avance esta investigación”.

Además, a raíz de este caso, Berger y Vielman anunciaron una reorganización de la SAIA a partir de la creación de una nueva unidad de policía antidrogas más profesional. Para ello, Guatemala contará con la colaboración de la DEA, que entrenará a 200 agentes para que puedan cumplir con mayor efectividad con su misión.

La SAIA es una de tantas unidades especiales antidrogas que en los últimos años se han creado en Guatemala y que han acabado desapareciendo al poco tiempo debido a casos de corrupción, abuso de poder y ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull