Anuario 2005

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Armenia
Australia
Bangladesh
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Colombia
Congo
Croacia
Cuba
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kenia
Kosovo
Líbano
Macedonia
Malasia
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Noruega
Pakistán
Palestina
Perú
Polonia
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Somalia
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Tayikistán
Turquía
Ucrania
Uzbekistán
México
López Obrador se presenta a las elecciones presidenciales de 2006 pese al desafuero
Maria Beneyto

Andrés Manuel López Obrador presentó a mediados de 2005 su candidatura a las elecciones presidenciales que se celebrarán en México el próximo año 2006. A finales de año ya se postulaba como uno de los más firmes sucesores del actual presidente, el panista Vicente Fox, a pesar del largo proceso de desafuero impulsado por el propio Gobierno, que intentó destituir a López Obrador de su cargo como alcalde de México DF.

Doce años de desapariciones y muertes

El pasado 7 de abril, la Cámara de Diputados mexicana dictaminó, con 206 votos a favor y 127 en contra, el desafuero del jefe del Gobierno de Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, lo que supuso el retiro de la protección constitucional que le otorgaba el cargo, por un delito de desacato y abuso de poder. De este modo se ponía fin a casi cinco años de litigio entre el alcalde, miembro del Partido de la Revolución Democrática (PRD), y la empresa promotora Santa Fe, que lo había denunciado en diciembre de 2000 por violar la orden judicial que obligaba a la Administración federal a suspender las obras de construcción de dos calles de acceso a un hospital en unos terrenos propiedad de dicha promotora, conocidos como El Encino.

A pesar de la resolución de la Cámara de los Diputados, el 25 de abril de 2005 López Obrador regresó al frente del Gobierno capitalino alegando que aún mantenía su cargo y, por lo tanto, la inmunidad que éste le confiere. Desde el Ejecutivo, la decisión de López Obrador fue interpretada como una provocación y una violación de la ley. Sin embargo, dos días más tarde, el presidente Vicente Fox manifestó su compromiso de archivar el expediente del caso antes del 29 de julio, lo que permitiría al líder perredista poder presentar su candidatura a las elecciones presidenciales, previstas para 2006. Además, Fox comunicó la “renuncia” del que había sido uno de los principales responsables del proceso judicial contra el mandatario capitalino, el procurador general de la República, Rafael Macedo. Con este anuncio, el Gobierno despejaba cualquier duda en torno a su promesa de garantizar a López Obrador el acceso a la candidatura presidencial, y demostraba que tras la defensa del desafuero no se escondían intereses electorales de cara a los comicios de 2006.

Esta reacción del Ejecutivo fue del todo inesperada, pues, junto con el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido de Acción Nacional (PAN) había exigido que el desafuero impidiese a López Obrador volver a la jefatura de Gobierno del Distrito Federal, y no sólo la separación del cargo durante la presente legislatura. Aunque desde la oposición la resolución final de Fox fue bien recibida, en el PRI y en algunos sectores del PAN surgió la polémica, ya que contradecía lo que habían estado defendiendo defendido desde que se inició el proceso.

Finalmente, el 2 de agosto, López Obrador se registró como candidato del PRD a las elecciones presidenciales y comenzó su ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull