Anuario 2005

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Armenia
Australia
Bangladesh
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Canadá
China
Colombia
Congo
Croacia
Cuba
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Guatemala
Haití
India
Indonesia
Irak
Irán
Israel
Italia
Japón
Kenia
Kosovo
Líbano
Macedonia
Malasia
México
Nepal
Nicaragua
Nigeria
Noruega
Pakistán
Palestina
Perú
Polonia
República Dominicana
Rumania
Rusia
Serbia
Somalia
Sudáfrica
Sudán
Tailandia
Taiwán
Tayikistán
Turquía
Ucrania
Uzbekistán
Bolivia
Evo Morales se convierte en el primer presidente indígena
Isabel Marquès

El candidato de Movimiento Al Socialismo (MAS), Evo Morales, logró un triunfo histórico al convertirse con el primer presidente indígena de Bolivia y además, ganador por mayoría absoluta. El líder del CASERÍO recibió el soporte del 54% de los sufragios mientras que su opositor, el expresidente Jorge Quiroga, quedó mucho por debajo con el 28'5% del escrutinio. El resultado de estas elecciones ha sido recibo con mucha expectativa ya que el país vivo, desde hace tres años, un periodo de manifestaciones masivas y se han derrotado dos presidentes: Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos Mesa. Los sondeos preelectorales no esperaban una victoria de esta magnitud, aun así, la corta mayoría del CASERÍO no permitirá a Morales gobernar con facilidad; temas como el control de los hidrocarburos y la demanda de una nueva estructura regional del país aparecen como puntos críticos por el futuro Gobierno.

Bolivia, el segundo país con más riqueza energética de América Latina, vive una prolongada crisis energética que arrastra desde el año 2003. Las causas son diversas, pero el punto álgido del enfrentamiento se encuentra en el control de los recursos energéticos del país. Desde hace dos décadas, hay tres compañías inversoras que recogen la mayor parte de beneficios de la producción de gas boliviano.

Evo Morales anunció el proceso de nacionalización del gas prometido en la campaña electoral de manera que el nuevo gobierno revisará los contratos con las industrias energéticas de acuerdo con la nueva Ley de Hidrocarburos, aprobada por el Parlamento el año 2004. Esta ley aumenta los impuestos de producción de gas de 18% al 50% por las empresas extranjeras y estipula la creación de una petrolera estatal.

La trayectoria de la gestión de los hidrocarburos ha sido larga y mucho controvertida. El año 2000 el ex-presidente Gonzalo de Lozada promovió un plano para exportar el gas en la costa oeste de los Estados Unidos. Entonces las manifestaciones y disturbios populares que se oponían a la exportación del gas no pararon, hecho que condujeron a la salida del poder del presidente al octubre del 2003. Además, los bolivianos de las regiones con más riqueza energética, como la provincia de Santa Cruz, pedían el uso del gas por la industrialización local.

La nueva Ley de Hidrocarburos vigente actualmente, también provocó huelgas indefinidas y manifestaciones a las principales ciudades como La Paz y Sucre durante los meses de enero y febrero, porque lo que era entonces presidente y sucesor de De Lozada, Carlos Mesa, recortó las subvenciones estatales de gasolina y aumentó un 20% el precio de los combustibles y se había negado en firmar la ley de Hidrocarburos alegando que asustaría a la inversión extranjera. Pero las protestas obligaron que finalmente el Congreso la promulgase.



Incertidumbre por el futuro de las empresas petrolíferas

La incertidumbre de las empresas petrolíferas por la Ley de Hidrocarburos ha ido en aumento al conocer el espectacular triunfo de Morales y las suyas expresadas intenciones de nacionalizar el gas. Bolivia, ocupa una posición llave en el sistema energético regional de sur América, con proyección en el mercado internacional. La hegemonía del mercado del gas boliviano está repartido entre tres grandes grupos: la compañía brasileña Petrobras, la empresa francesa Total y el grupo hispano-argentino RepsolYPF.

Según ...


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull