Anuario 2006

Argentina
Armenia
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Cuba
Estados Unidos
Georgia
Guatemala
Japón
Kenia
México
Mozambique
Nicaragua
Nigeria
Perú
Ruanda
Rusia
Somalia
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
Ruanda
La sombra del genocidio de 1994 provoca la ruptura de relaciones con Francia
Martí Cortadellas

El 24 de noviembre Ruanda rompió las relaciones diplomáticas que mantenía con Francia. El Gobierno dio 24 horas al embajador francés y 72 al resto de miembros de la delegación para que abandonaran el país. Por otra parte, también llamaron a su representante en París y le ordenaron que volviera de inmediato. Este hecho se produjo sólo dos días después de que el juez francés Jean-Louis Bruguière dictara una orden internacional de arresto contra nueve colaboradores del presidente de Ruanda, Paul Kagame. El magistrado los acusó de derribar el avión donde, el 6 de abril de 1994, viajaban el entonces presidente ruandés, Juvenal Habyarimana, su homólogo de Burundi y tres ciudadanos franceses. Dada la delicada situación que vivía Ruanda, por mucha gente este ataque es considerado como la provocación que desencadenó el genocidio en el que, en 100 días, murieron más de 800.000 tutsis y hutus moderados. El juez, por otra parte, también acusó a Kagame de estar involucrado en el atentado. Sin embargo, no pudo dictar una orden legal de arresto porque la legislación francesa no permite hacerlo contra ninguna persona que presida un país.

El principio de la época de los juicios

Las acusaciones francesas contra Kagame y sus socios no gustaron mucho a la mayoría de los ruandeses y miles de ciudadanos salieron indignados a las calles de la capital del país, Kigali. Se calcula que unas 30.000 personas se manifestaron lanzando gritos en contra del juez y quemando banderas francesas.

Las diferencias entre los partidarios de Kagame y Francia no son un hecho nuevo, ya que el año 1994 el ruandés era el líder de la milicia que derrotó el régimen que apoyaba la antigua colonia y que desencadenó en el genocidio. Desde aquel momento, las enemistades no han cesado. Entre los ruandeses, además, la idea que el Gobierno del anterior presidente francés, François Mitterrand, apoyó de cierta manera a las milicias que llevaron a cabo el genocidio está bastante extendida.

De hecho, este mismo año, la Agencia de Noticias Ruanesa presentó un libro del periodista Andrew Wallis donde se dan ciertas hipótesis que indican que el anterior Gobierno de Francia suministró secretamente ayuda militar, financiera y diplomática a los asesinos.

Por estos motivos, a finales de octubre, la Comisión de Investigación Ruandesa inició una serie de sesiones con la intención de destapar la supuesta implicación francesa en el genocidio. A pesar que Francia siempre ha negado los cargos, recientemente el ministro de Relaciones Exteriores de Ruanda, Charles Murigande, declaró que, llegado a este punto de la investigación, ya no había ninguna razón para preservar los vínculos diplomáticos de ambos países.

En Francia, de hecho, se cree que esta decisión es una consecuencia directa del reciente fortalecimiento de los vínculos diplomáticos entre Ruanda y los Estados Unidos. El pasado 31 de mayo, George W. Bush calificó el genocidio de Ruanda de 1994 como "una de las tragedias más significativas de la historia moderna" y anunció que su país ayudaría con lo que fuera necesario con el fin de capturar a los responsables de la matanza.

Posteriormente, el mandatario norteamericano mantuvo una reunión con el presidente Paul Kagame y se ofreció para ayudar a pagar a las tropas que, bajo la misión de paz de la Unión Africana, Ruanda había enviado al Sudán para detener otro genocidio, el de Darfur.

Ruanda se basa en una economía de subsistencia que ocupa prácticamente el 90% de la población y no tiene muchos recursos naturales y minerales. Además, el país sufre sequías constantemente y experimenta un pobre desarrollo tecnológico. Por estas razones, pues, Ruanda ...

Cronología año   2006

15 de febrero. El Fiscal del Tribunal para Ruanda pide que se transfiera el caso de Michel Bagaragaza a Noruega.

15 de marzo. Amnistía Internacional pide que se establezca una Comisión Independiente para investigar posibles ejecuciones extrajudiciales cometidas por la policía en diciembre del 2005.

22 de mayo. El Tribunal Penal Internacional para Ruanda niega la transferencia a Noruega del caso de genocidio de Bagaragaza.

31 de mayo. George W. Bush anuncia que su país ayudará con lo que sea necesario para capturar a los responsables de la matanza del año 1994.

18 de septiembre. El Tribunal Penal Internacional para Ruanda empieza un juicio a un cantante popular acusado de genocidio.

26 de octubre. Una comisión nacional independiente empieza a indagar sobre la implicación de Francia en el genocidio.

22 de noviembre. El juez francés Jean-Louis Bruguière acusa a nueve colaboradores del presidente ruandés Paul Kagame de estar detrás del atentado que desencadenó el genocidio.

23 de noviembre. Más 30.000 personas se manifiestan en la capital con gritos en contra de Francia.

24 de noviembre. Ruanda rompe sus relaciones diplomáticas con Francia.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull