Anuario 2001

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Australia
Austria
Bielorrusia
Brasil
Bulgaria
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Egipto
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Holanda
India
Indonesia
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Líbano
Macedonia
Malasia
Mozambique
Nepal
Nigeria
Pakistán
Perú
Portugal
Rusia
Serbia
Singapur
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Timor Oriental
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
Bielorrusia
Lukashenko se perpetúa en el poder con unas nuevas elecciones fraudulentas
Sofía Roura Ferrer

Durante este año 2001 el asunto que más ha ocupado a los bielorrusos han sido las elecciones presidenciales. Más de siete millones de personas, en una población de diez millones,  fueron llamadas en septiembre a las urnas. Alexander Lukashenko, el presidente,  accedió al poder en 1994, en estas elecciones desafió en las urnas a la vieja élite comunista y a los nacionalistas y obtuvo el apoyo de más de un 80% del electorado con un programa a favor de la unión con Rusia y la lucha contra la corrupción.

El electorado principal de Lukashenko no se halla en Minsk, sino en las zonas rurales donde perviven fórmulas de gestión soviéticas como los koljozes o granjas estatales. En las ciudades su nivel de apoyo ha descendido considerablemente desde 1994. Tampoco la clase dirigente está con Lukashenko. Lukashenko ha gobernado a su antojo desde 1996, cuando celebró un oscuro referéndum que le permitió disolver el Parlamento y aprobar una Constitución a su medida. La oposición siempre ha acusado a Lukashenko de jugar con el miedo de la población a la posibilidad de una transición violenta. Es estas elecciones el principal líder de la oposición fue Vladimir Goncharik, líder sindical de 61 años sin carisma. Durante toda la campaña electoral se insinuó por parte del Ejecutivo que Goncharik era un producto de la labor del representante de la OSCE en Bielorrusia, Hans-Georg Wieck, ex jefe de los servicios secretos alemanes, para derrocar a Lukashenko. Goncharik acusó a Lukashenko de organizar una campaña fraudulenta, que incluyó la sustitución de papeletas, amenazas al electorado, el abuso de los recursos administrativos y la calumnia y descrédito de los adversarios.

Tampoco tuvieron estas elecciones sondeos independientes ni jornada de reflexión la víspera de la cita con las urnas. Las elecciones fueron muy “singulares” desde la óptica de un occidental: días antes se aprobó un decreto gubernamental que permitió la venta libre de vodka y alcohol en los colegios electorales.

Fraude electoral

La acusación de fraude electoral contra Lukashenko se basa en la votación anticipada: cumpliendo órdenes de los órganos centrales del poder, las grandes empresas, las universidades y las explotaciones agrícolas obligaron a votar anticipadamente a los trabajadores, estudiantes y campesinos desde el 4 de septiembre, según denunciaron observadores independientes bielorrusos. Las urnas estuvieron fuera del control de los observadores durante cinco noches. Finalmente, a la hora del recuento, hay una norma electoral que exige a los observadores guardar una distancia de 10 a 15 metros de las urnas durante el recuento de votos. Sobra decir que obviamente Lukashenko ganó las elecciones al lograr e 75,6% de los sufragios, con una afluencia del 82% del electorado.

Observadores

La comunidad internacional cuestionó la limpieza de los comicios. Según la OSCE, la transparencia del proceso quedó eclipsada por “el acceso desigual de los candidatos a los medios estatales de ...

Cronología año   2001

9 de septiembre. Lukashenko gana las elecciones al lograr e 75,6% de los sufragios, con una afluencia del 82% del electorado. Goncharik, el principal miembro de la oposición, obtuvo el 12,54% de los votos. El tercer candidato en discordia, Serguei Gaidukevich, del Partido Liberal Democrático, no llegó al 3%.

12 de setembre. La mayoría de los 715 observadores internacionales escriben informes en los que señalan que las fuerzas de seguridad del Estado (la KGB de Bielorrusia) intimidaron a los votantes. Hay pruebas sobre colegios clausurados, persecución de líderes de la oposición y acoso a observadores internacionales. Según la OSCE, la transparencia del proceso dejó mucho que desear. La intimidación y presión política ejercida sobre la oposición fueron enormes durante todo el proceso y la dependencia de la Junta Electoral respecto del poder ejecutivo es absoluta, lo que no garantiza el desarrollo de unas elecciones “limpias”.

20 de septiembre. Lukashenko toma posesión de su cargo en el transcurso de una ceremonia boicoteada por la mayor parte de embajadores occidentales, con el de EE.UU. en cabeza. Lukashenko dijo que en ningún momento dudó de su victoria: “ No hay aparte de mí otra persona que pueda asegurar a los ciudadanos de Bielorrusia un futuro digno”. Lukashenko seguirá en el poder hasta las elecciones del 2006.

3 d’agost. El president Hugo Bánzer expulsa de la coalició de govern al partit popular Condepa, que presideix Remedios Loza. Sense aquest suport parlamentari, el govern de Bánzer es queda amb minoria.

3 d’agost. El president Hugo Bánzer expulsa de la coalició de govern al partit popular Condepa, que presideix Remedios Loza. Sense aquest suport parlamentari, el govern de Bánzer es queda amb minoria.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull