Anuario 2001

Afganistán
Alemania
Arabia Saudí
Argentina
Australia
Austria
Bielorrusia
Brasil
Bulgaria
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Egipto
España
Estados Unidos
Filipinas
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Holanda
India
Indonesia
Israel
Italia
Japón
Jordania
Kazajstán
Kirguistán
Líbano
Macedonia
Malasia
Mozambique
Nepal
Nigeria
Pakistán
Perú
Portugal
Rusia
Serbia
Singapur
Siria
Sri Lanka
Sudáfrica
Tayikistán
Timor Oriental
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
Georgia
Chechenia y Abjasia alimentan las pésimas relaciones entre Rusia y Georgia
Sofía Roura Ferrer

Entre los grandes problemas de Georgia se encuentra la incapacidad del Estado para recaudar impuestos. En los últimos años el Gobierno georgiano sólo ha recaudado un tercio de lo previsto. El Estado en incapaz de hacer frente al pago de los salarios a los funcionarios públicos. El ejército se amotina en los cuarteles por falta de pago. Las prestaciones sociales son ínfimas. La población vive por esta causa en unas condiciones de vida muy desfavorables.

El Estado georgiano se encuentra quebrado financieramente y uno de los principales motivos es la corrupción. Un mal difícil de atajar. Al final Eduard Shevardnadze, presidente del gobierno, cesó en noviembre a todo su Gabinete, presionado por el Parlamento, después de que los ministros de Seguridad e Interior dimitieran. Shevardnadze, que dijo que estaría dispuesto a dejar la presidencia si se producía una crisis de gobierno, no renunció. La crisis estalló cuando treinta agentes policiales irrumpieron en la sede de la cadena Rustavi 2 de televisión, supuestamente para incautar documentos que demostraran que el canal estaba evadiendo impuestos. El asalto policial fue emitido en directo, provocando así la protesta de miles de personas ante el Parlamento. Rustavi 2 ha sido muy crítica con Shevardnadze por su dirección de la economía y su política con la separatista región de Abajasia y con Chechenia. Un ejemplo significativo de corrupción en Georgia es el hecho de que para conseguir la liberación de dos empresarios españoles secuestrados por mafias en Georgia fue necesaria la destitución de toda la cúpula del Ministerio del Interior georgiano. Todo indica que estaban estrechamente relacionados con los secuestradores.

Difíciles relaciones con Rusia

Durante este año las fricciones con Rusia han sido constantes. Tiflis acusa al Kremlin de apoyar a los separatistas abjasios. Moscú, por su parte, no tolera que Georgia no ponga todos sus medios para frenar a los terroristas chechenos que se mueven con total impunidad por territorios georgianos. El Ministro de Defensa ruso , Serguéi Ivanov declaró que “Shevardnadze no controla la situación en su propio país o manipula a los terroristas para sus propios fines”. Los atentados del 11 de septiembre también han tenido consecuencias para Georgia. Putin quiere que EE.UU presione a Georgia, para que deje de dar cobijo a guerrilleros chechenos. Georgia, este año, reforzó los controles en su frontera con Chechenia (alrededor de 80 kilómetros) con el fin de luchar contra los secuestros y el tráfico de drogas, ya que la pasividad de las autoridades georgianas en su propio territorio tenía a los rusos en pie de guerra. Georgia quiere romper toda relación de sumisión con la heredera de la URSS. Tiflis quiere llevar a cabo la instauración de un pacto de estabilidad en el Cáucaso para protegerse de los rusos. El Gobierno georgiano quiere escapar de toda disciplina geopolítica rusa en el Cáucaso. Georgia se declara ...

Cronología año   2001

10 de mayo. Secuestran a Petre Tsiskarishvili, destacado miembro del Gobierno de Shevardnadze. El diputado es secuestrado en el valle de Pankisi, donde también permanecen secuestrados los españoles Antonio Tremiño y Francisco Rodríguez.

26 de mayo. Mil soldados se amotinan en los cuarteles para exigir sus sueldos. El Estado, en graves dificultades económicas, lleva meses sin pagar sueldos a funcionarios y soldados. Finalmente el motín concluye de forma pacífica.

9 de junio. Un grupo de observadores de la ONU son secuestrados y liberados en Abjasia.

28 de julio. El presidente georgiano, Eduard Shevardnadze, ha ordenado investigar el asesinato de Georgi Sanaya, uno de los periodistas más conocidos de Georgia,  y cuya muerte ha provocado ya varias manifestaciones de protesta.

8 de octubre. Nueve observadores de la ONU murieron al ser derribado su helicóptero y aviones no identificados bombardearon ayer tres localidades de Abjasia, donde se ha decretado la movilización general.

16 de octubre. El presidente Shevarnadze reclamó ayer el despliegue de una fuerza internacional, bajo el mandato de la ONU, en la región separatista de Abjasia. Estos contingentes deberían sustituir a una parte de las tropas rusas, según el líder georgiano. En Abjasia se han recrudecido los enfrentamientos recientemente y las autoridades de Tiflis acusan al Gobierno de Moscú de apoyar a los separatistas abjasios que se declararon independientes en 1992 y combatieron en una guerra civil para mantener su soberanía. Eduard Shevarnadze presentó esta petición a la OSCE después de que el Parlamento georgiano aprobara la retirada de Abjasia del contingente ruso. Coincidiendo con la petición de despliegue internacional, el ministro abjasio de Asuntos Exteriores, Sergei Shamba, recalcó que entre Abjasia y Georgia "sólo puede haber relaciones interestatales".

2 de noviembre. Eduard Shevardnadze destituye a todos los ministros del Gobierno. Sobre muchos de ellos pesan graves acusaciones de corrupción. Existen rumores que implican a altos dirigentes del Ministerio del Interior en mafias dedicadas a secuestros y extorsiones.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull