Anuario 2007

Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Armenia
Azerbaiyán
Bulgaria
China
Corea del Norte
Corea del Sur
Estonia
Etiopía
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Hungría
Irak
Irán
Italia
Japón
Libia
Marruecos
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Yemen
Irán
La presión internacional por el programa nuclear enfrenta a reformistas y pragmáticos con los conservadores radicales
Susana Pérez

EE.UU., Gran Bretaña, Alemania y Francia han logrado, de nuevo, que la ONU sancione a Irán, lo que ha dividido al régimen iraní, monolítico a los ojos de Occidente. La línea radical del presidente Mahmud Ahmadineyad, que no está dispuesto a negociar ni una sola coma del programa nuclear iraní, y su retórica desafiante han enfrentado a los reformistas y a los conservadores pragmáticos contra los conservadores más radicales. La elección del conservador moderado Hachemí Rafsayaní como jefe de la Asamblea de Expertos y el desacuerdo de la mayoría del Parlamento con el cambio del máximo negociador nuclear iraní, el pragmático Alí Lariyaní, son un ejemplo de la distancia entre ambas facciones. Además, sectores importantes de la clase política y económica de la República Islámica consideran al presidente Ahmadineyad un lastre para el despegue del país.

Crisis diplomática entre Irán y Gran Bretaña


El racionamiento de gasolina subsidiada


Durante 2007 las tensiones entre Irán y la comunidad internacional han sido constantes a causa del desarrollo del programa nuclear iraní. Las actividades de enriquecimiento de uranio de la República Islámica crispan a los países occidentales, ya que éstos están convencidos de que el objetivo de dichas actividades es fabricar la bomba atómica. Las autoridades iraníes, por su parte, aseguran que lo que desean es disponer de combustible nuclear para uso civil, como, por ejemplo, para alimentar su red de centrales eléctricas. Sea como sea, lo cierto es que para fabricar combustible nuclear se necesita enriquecer uranio por encima del 4%, mientras que para fabricar la bomba atómica hace falta uranio enriquecido por encima del 80%. Los portavoces iraníes aseguran que están dando garantías de que no enriquecen uranio por encima del 4%.
Un informe presentado por el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) en el mes de mayo revelaba que Irán tenía los conocimientos suficientes para enriquecer uranio, pero aún no para fabricar el arma nuclear. En un informe posterior, presentado a mediados de agosto por el mismo organismo, se afirmaba que la República Islámica disponía de 1.968 centrifugadoras operativas y otras 656 en vías de ser instaladas. Pero hacen falta 3.000 centrifugadoras funcionando durante al menos un año para lograr suficiente material fisible para una bomba, según los especialistas. Aun así, el hecho de que la República Islámica no sea totalmente transparente con el OIEA (por ejemplo, en un estudio presentado por el director de dicho organismo, Mohamed el Baradei, en el mes de noviembre, afirmaba que los inspectores del OIEA no podían asegurar que Irán no tuviera un programa militar secreto de enriquecimiento de uranio, ya que las autoridades les impedían visitar todo lo que no fueran las instalaciones declaradas) inquieta a Occidente.   
La desconfianza que genera el programa nuclear iraní entre la comunidad internacional se percibe en las tres resoluciones emitidas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (cuyos miembros permanentes son Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia), junto con Alemania, en menos de un año. La última, la resolución 1747, data del 24 de marzo, y establece sanciones para 13 empresas y 15 personas, todos iraníes, vinculados con el programa atómico. Además, la nueva resolución prohíbe la exportación de armas y el comercio de material nuclear y misiles con Irán.
La República ...

Cronología año   2007

11 de enero. El Ejército de EE.UU. asalta el consulado iraní en Ebril y detiene a cinco funcionarios iraníes.

14 de enero. Irán ofrece ayuda a Nicaragua frente a los “enemigos comunes”, es decir, Estados Unidos.

Mediados de enero. 150 de los 290 diputados del Parlamento iraní firman una carta criticando la política económica del Gobierno.

22 de enero. Irán veta a 38 inspectores nucleares de la ONU en respuesta a la resolución 1737 de esta organización contra el programa nuclear de Teherán.

3 de febrero. El Gobierno iraní abre las puertas de la planta nuclear de Isfahán a un grupo de diplomáticos y periodistas internacionales.

14 de febrero. Un atentado contra los Guardianes de la Revolución, reivindicado por musulmanes suníes, causa 11 muertos en Irán.

19 de febrero. Irán ejecuta en una plaza pública a uno de los autores del atentado que causó 11 muertos.

26 de febrero. Irán aprueba una partida de 1 000 millones de euros para construir nuevas centrales nucleares.

3 de marzo. El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, y el rey Abdalá de Arabia Saudí se reúnen en Riad para tratar de frenar los conflictos de Líbano e Irak.

23 de marzo. Irán captura a 15 marinos de la Armada Británica en aguas del golfo Pérsico.

24 de marzo. El Gobierno iraní presenta una protesta oficial por la “entrada ilegal” de marinos británicos en sus aguas territoriales, y traslada a Teherán los 15 marinos detenidos. Ese mismo día, Naciones Unidas adopta la resolución 1747, que amplía las sanciones a más personas y entidades vinculadas al plan nuclear iraní.

27 de marzo. El primer ministro británico, Tony Blair, amenaza con “pasar a una nueva fase” si Irán no libera a los quince militares británicos.

29 de marzo. Irán exige disculpas a Londres para liberar a los soldados.

31 de marzo. El diplomático iraní Yalal Sharafi, secuestrado en Bagdad, queda en libertad.

1 de abril. Irán y Londres establecen negociaciones directas para tratar la cuestión de los marines británicos capturados por los Guardianes de la Revolución.

3 de abril. El Ejército estadounidense anuncia que permitirá que un “enviado especial” visite a los cinco iraníes que capturó en enero en la ciudad de Ebril.

4 de abril. La República Islámica de Irán libera a los quince marinos británicos.

2 de mayo. Irán detiene a un antiguo negociador nuclear, Hosein Musavian, por “razones de seguridad”.

23 de mayo. Un informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) asegura que Irán tiene los conocimientos suficientes para enriquecer uranio, pero aún no para fabricar el arma nuclear.

28 de mayo. Los embajadores en Bagdad de Irán y de EE.UU., Hasan Kazemi y Ryan Crocker, se reúnen. Washington reclama a Teherán que deje de respaldar a las milicias chiíes que combaten en Irak. Es el primer encuentro de EEUU e Irán desde 1980.

26 de junio. El Gobierno iraní empieza a racionar la gasolina.

27 de junio. El racionamiento de gasolina desata violentas protestas callejeras.

5 de agosto. El presidente Ahmadineyad y el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, acuerdan que Teherán construirá viviendas, plantas hidroeléctricas y puertos en Nicaragua.

19 de agosto. Un informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) asegura que Irán dispone de 1.968 centrifugadoras operativas y otras 656 en vías de ser instaladas.

27 de septiembre. El presidente iraní Ahmadineyad inicia un viaje relámpago a Bolivia y Venezuela.

8 de octubre. Los estudiantes iraníes se manifiestan en contra del presidente Ahmadineyad cuando éste se disponía a inaugurar el curso escolar.

19 de octubre. El ex presidente iraní Hachemí Rafsayaní es elegido jefe de la Asamblea de Expertos, órgano que se encarga de designar al líder supremo en caso de fallecimiento.

20 de octubre. El presidente Ahmadineyad acepta la dimisión del máximo negociador nuclear iraní, Alí Lariyaní.

25 de octubre. EE.UU. declara “grupo terrorista” a los Guardianes de la Revolución Islámica. Además, el secretario del Tesoro norteamericano, Henry Paulson, anuncia el boicoteo a tres de los principales bancos iraníes.

23 de noviembre. 183 de los 290 diputados del Parlamento iraní firman una carta en la que se muestran en desacuerdo con el cambio del máximo negociador nuclear iraní, Alí Lariyaní.

17 de noviembre. El presidente Ahmadineyad se suma a la política petrolífera propuesta por el presidente venezolano, Hugo Chávez, en el marco de la cumbre de jefes de Estado de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).


Periodismo Internacional © 2017 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull