Anuario 2007

Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Armenia
Azerbaiyán
Bulgaria
China
Corea del Norte
Corea del Sur
Estonia
Etiopía
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Hungría
Irak
Irán
Italia
Japón
Libia
Marruecos
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Yemen
Estonia
Los estonios renuevan su confianza en el primer ministro liberal Andrus Ansip, en medio de una crisis diplomática con Rusia
Alexandra Mestres

el líder liberal haya decidido prescindir ahora de sus dos antiguos socios de Gobierno, entre los cuales también figuraba la Unión del Pueblo estonio. Así pues y a pesar de integrar en el seno de la nueva coalición a los socialdemócratas, el jefe de Gobierno ha hecho, esta vez, un viraje hacia la derecha y ha puesto sus ojos en la conservadora Unión Pro Patria-Res Pública.
    De este modo, el actual Gobierno de coalición es el noveno de Estonia desde la reinstauración de la democracia en 1991, síntoma evidente de la inestabilidad política que caracteriza al país. Si bien el centroderecha ha sido el que tradicionalmente ha dominado el escenario político estonio, lo cierto es que los choques personales entre políticos han dificultado a lo largo de estos años la instauración de gobiernos de derecha. Ahora, sin embargo, parece ser que el liberal Andrus Ansip quiere intentar romper con la historia política de Estonia de los últimos diecisiete años. Pese a todo, el partido Reforma no lo tendría que tener difícil en esta nueva etapa, debido a su holgada experiencia en el gobierno de la nación, en el que siempre ha estado presente desde 1999.


La ocupación soviética reaparece en la actualidad de Estonia y se agravan las maltrechas relaciones con su vecina Rusia

    Bien poco le duró a Andrus Ansip la satisfacción de haber ganado los comicios de marzo de 2007. Su desiderátum de tranquilidad y estabilidad se hizo añicos a partir de la primavera, con el retorno a primera línea de combate del peor fantasma para Estonia: la ocupación soviética que se acaeció en el país a partir de 1944 y que se alargó hasta cincuenta años más tarde. Ya a mediados de enero, el Parlamento estonio puso la primera semilla que después habría de florecer en la guerra diplomática abierta –y, hasta cierto punto, incluso física– entre Estonia y Rusia y que ha dominado este ejercicio: se aprobó la ley que permite resituar memoriales de guerra y tumbas de soldados, entre los cuales también se incluyen los soviéticos.
    Así pues, y amparado bajo la legalidad de dicha ley, el Gobierno de Ansip no tardó en actuar: el 27 de abril se dispuso a trasladar “el Soldado de Bronce”, un memorial de guerra en recuerdo a los soldados soviéticos caídos durante la Segunda Guerra Mundial, de la céntrica Tallin a un cementerio militar a tres kilómetros de la capital. Como era de esperar la minoría rusa del país –de los 1’3 millones de ...

Página anterior

Cronología año   2007

11 de enero. El Parlamento estonio aprueba la ley que permite resituar memoriales de guerra y tumbas de soldados; entre ellos se encuentran los soviéticos.

4 de marzo. Celebración de elecciones legislativas: el primer ministro Andrus Ansip renueva su condición de jefe de Gobierno, en unas elecciones que cuentan con un 61% de participación y en las que Estonia ha sido el primer país que ha permitido el voto por Internet en unas elecciones parlamentarias. Ansip forma un gobierno de coalición junto con los socialdemócratas y la conservadora Unión Pro Patria-Res Pública.

8 de marzo. Los líderes de la Unión se reúnen para hacer de Europa la líder mundial en la lucha contra el cambio climático; sin embargo, los veteranos de la UE se encuentran con las reticencias de los nuevos socios, los cuales no quieren sacrificar su crecimiento económico para batallar contra las emisiones de CO2.

18 de abril. Tallín pide a sus socios de la UE que equiparen los crímenes cometidos por Stalin a los perpetrados por los nazis, el día antes de que la Unión apruebe una ley que debe castigar la negación del Holocausto.

19 de abril. La UE aprueba dicha ley, pero, finalmente, no incluye la petición de la república báltica.

26 de abril. Durante toda la noche, se desata un alud de violencia frente al memorial de “el Soldado de Bronce” –un memorial de guerra en recuerdo a los soldados soviéticos caídos durante la II G. M. – que se salda con un muerto, decenas de heridos y trescientas personas detenidas. La minoría rusa de Estonia protesta por la resituación del monumento que se debe efectuar al día siguiente.

27 de abril. “El Soldado de Bronce” es trasladado de Tallín a un cementerio militar a tres kilómetros de la capital. Durante la noche, se vuelven a repetir los altercados; esta vez, terminan con diez heridos y un centenar de detenidos. Por su parte, el presidente del Senado ruso, Sergei M. Mironov, afirma que Estonia ha tomado “los primeros pasos hacia la legalización del fascismo” y pide a Vladimir Putin el cese de las relaciones diplomáticas con Tallín. Automáticamente, Estonia empieza a recibir ciberataques provenientes de ordenadores conectados a redes oficiales rusas.

28 de abril. Tercera noche de desórdenes en Tallín por la recolocación de “el Soldado de Bronce”. Termina con 96 personas heridas y con 600 personas detenidas. A su vez, activistas del movimiento juvenil proKremlin Nashi empiezan un asedio al consulado estonio en Moscú.

1 de mayo. Rusia no se queda impasible tras todo lo sucedido y restringe el paso de exportaciones a través del país báltico.

2 de mayo. Rusia continúa tomando represalias contra Estonia tras la recolocación de “el Soldado de Bronce” y, aduciendo reparaciones en las vías ferroviarias, impone cortes en el suministro de crudo hacia la república báltica.
    
3 de mayo. Termina el asedio al consulado estonio en Moscú por parte del grupo Nashi después de que su embajadora, Marina Kaljurand, decida irse del país.

11 de mayo. Tallin ha hecho frente durante dos semanas a los llamados “ataques distribuidos de denegación de servicio (DDoS)”.

16 de mayo. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) notifica a Estonia que se abre el proceso para su incorporación en el grupo. También disfrutan de la misma dicha Rusia, Israel, Chile y Eslovenia.

17 y 18 de mayo. Celebración de la cumbre UE-Rusia en Samara. Bruselas apremia a Moscú para que ratifique los acuerdos sobre sus fronteras con Estonia y Letonia.   

4 de octubre. Bruselas acepta que Estonia se integre en la zona Schengen –espacio europeo libre de controles fronterizos internos– el 21 de diciembre de 2007. También se tienen que adherir Polonia, Hungría, Letonia, Malta, República Checa, Eslovenia y Eslovaquia, todos ellos, excepto la isla de Malta, antiguos países bajo órbita comunista.

13 de diciembre. Los Veintisiete firman el nuevo Tratado europeo en Lisboa y terminan así con la crisis institucional que se había acontecido en la UE desde los “no” de Holanda y Francia a la antigua Constitución en 2005. 


Periodismo Internacional © 2021 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies