Anuario 2007

Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Armenia
Azerbaiyán
Bulgaria
China
Corea del Norte
Corea del Sur
Estonia
Etiopía
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Hungría
Irak
Irán
Italia
Japón
Libia
Marruecos
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Yemen
Etiopía
El Ejército etíope sigue enredado en el conflicto somalí
Clara Bassols

Aunque en enero el Gobierno etíope anunció su retirada progresiva de Somalia, las tropas etíopes y las milicias islamistas se han seguido enfrentando durante el 2007 en territorio somalí. En su intento de frenar la oleada de refugiados provinentes de Somalia, un país sin gobierno y marcado por la violencia descontrolada entre los diferentes clanes, Etiopía ha estado entrenando y equipando a los soldados del Gobierno somalí para que este se haga con el control del país. Paralelamente, las fuerzas gubernamentales etíopes han aumentado su lucha contra el Frente de Liberación Nacional de Ogaden (ONLF), que defiende la autodeterminación de esta región rica en petróleo y formada mayoritariamente por miembros de etnia somalí.

Más allá de la visión occidental más común sobre Etiopía, un país que celebra el año nuevo en pleno mes de septiembre y que sigue viviendo en el 1999 de su calendario juliano, el tercer país más poblado de África por detrás de Nigeria y Egipto ha seguido estando en 2007 muy pendiente de su país vecino, Somalia.
Pese a que a principios de año Etiopía anunció su retirada progresiva de Somalia, los ataques entre tropas etíopes y milicias islamistas en territorio somalí no han cesado del todo en 2007. Antes del anuncio de retirada, que coincidió con la preparación de una misión de paz de la Unión Africana (UA), las tropas etíopes estuvieron entrenando y equipando a los soldados del Gobierno somalí para aumentar su capacidad a la hora de hacerse con el control total del país. La decisión de retirarse tomada a principios de año fue debida a que los combates más serios en Somalia parecían haber concluido y Etiopía veía como los ex gobernantes islamistas estaban cada vez más mal organizados al haber desaparecido en los intestinos de Mogadiscio y la selva somalí. Aunque las fuerzas etíopes mantienen que cerca de 3.500 combatientes islamistas siguen escondidos en la capital, los ataques contra las fuerzas etíopes han sido cada vez menos importantes. El más destacable tuvo lugar en marzo, cuando las milicias insurgentes de Somalia derrivaron un helicóptero de combate etíope durante unos combates en la capital somalí, Mogadiscio.
La explicación oficial de Etiopía cuando, a finales de diciembre de 2006, decidió atacar Somalia, fue la necesidad de frenar la implantación de la red terrorista de Al Qaeda en un territorio gobernado por clanes islámicos. De ahí el apoyo de Estados Unidos, que ha encontrado en el Gobierno de Meles Zenawi un aliado en la zona oriental de África. Y es que Somalia, sumido en la extrema pobreza, es para el Ejecutivo de George Bush un objetivo más en la lucha contra el terrorismo global.
Sin embargo, el verdadero motivo para atacar Somalia fue, según diversos analistas internacionales, el miedo a que la falta de un gobierno estable y la violencia que azotaba Somalia causara una gran oleada de refugiados somalís hacia las fronteras etíopes. La gran presencia de refugiados en una tierra pobre y faltada de recursos como es Ogaden, la región fronteriza con Somalia, era una situación que el Gobierno etíope quería evitar. Además, la llegada de somalíes a Ogaden, un territorio con mayoría étnica somalí que lleva más de diez años pidiendo la ...

Cronología año   2007


Periodismo Internacional © 2017 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull