Anuario 2007

Alemania
Arabia Saudí
Argelia
Armenia
Azerbaiyán
Bulgaria
China
Corea del Norte
Corea del Sur
Estonia
Etiopía
Francia
Georgia
Gran Bretaña
Hungría
Irak
Irán
Italia
Japón
Libia
Marruecos
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Sáhara Occidental
Yemen
Marruecos
El nacionalista Istiqlal frustra el temido triunfo electoral de los islamistas
Clara Bassols

Todo apuntaba a que los islamistas del Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD) ganarían las elecciones legislativas del 7 de setiembre y formarían parte del próximo gobierno. Una hipotética victoria islamista en el reino alauí que creó muchas inquietudes a nivel internacional, una preocupación que desapareció el día después de los comicios. Los islamistas moderados registraron un ligero avance en las urnas en Marruecos, pero no arrasaron. El PJD obtuvo 47 escaños, convirtiéndose en la segunda fuerza parlamentaria del país, pero no en la primera como preveían. Un puesto que ocuparon finalmente los conservadores nacionalistas del Istiqlal. Pese a que los islamistas denunciaron la compra de votos, el rey Mohamed VI designó como nuevo primer ministro a Abbas Al Fassi, un político impopular y acusado de corrupción. Pero la gran vencedora de la consulta fue la abstención, que alcanzó un récord histórico (63%). En un año marcado por los comicios, Marruecos también vivió momentos de tensión en Casablanca tras una oleada de atentados suicidas a la vez que vio cómo nuevos acuerdos comerciales con Francia permitirán construir una línea ferroviaria de alta velocidad entre Tánger y Casablanca.

La identidad bereber

La polémica visita de los reyes de España a Ceuta y Melilla

La banca islámica de los favores

Ninguna otra elección anterior en Marruecos había atraído la atención de la comunidad internacional como las elecciones parlamentarias de 2007. Observadores internacionales, analistas y corresponsales extranjeros acudieron a Rabat, la capital, para presenciar un día que se esperaba que fuera el que sellara el cambio de Marruecos hacia un gobierno islamista. Pero tanto los sondeos como los pronósticos resultaron desacertados: a pesar de que el Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD) sí obtuvo un mayor número de escaños que en las legislativas de 2002, el partido islamista marroquí no logró convencer a suficientes electores para convertirse en la primera fuerza parlamentaria. La formación islamista cosechó 47 escaños en el nuevo Parlamento, sólo cinco más de los que tenía. Los islamistas se vieron adelantados por un partido histórico, el del Istiqlal, que obtuvo 52 escaños.
Pero el gran vencedor de la consulta del viernes fue la abstención, que rebasó los peores pronósticos. Sólo el 37% (5,7 millones) de los marroquíes censados se desplazaron hasta los colegios electorales para elegir a los 325 diputados. Una cifra a la que se debe añadir la de más de un millón de ciudadanos que prefirieron votar en blanco o nulo.
Detrás del Istiqlal y del islamista Partido de la Justicia y del Desarrollo se colocaron el Movimiento Popular, una formación bereber y rural, con 43 escaños, y un partido liberal-monárquico, el Reagrupamiento Nacional de Independientes. Los grandes perdedores de la consulta fueron, sin duda, los socialistas, que hace tan sólo un lustro eran la primera fuerza parlamentaria. Ahora figuran en un modesto quinto puesto con tan sólo 36 escaños.
La ley electoral y el rediseño de las circunscripciones priman las zonas rurales en detrimento de las urbanas lo que explica, en cierta medida, el revés de los islamistas. En la sede del islamista PJD se esfumó rápidamente la euforia del primer recuento cuando sus militantes aún creían que se cumpliría el pronóstico de su líder, Saad el Othmani. Este psiquiatra de 51 años llegó a anunciar que conquistarían entre 60 y 70 escaños.
Cinco días después de la celebración de los comicios y tras el anuncio de resultados definitivos, los islamistas denunciaron la compra de votos por parte del partido ganador. Abdala Baha, el jefe del grupo parlamentario, fue algo más lejos en su denuncia y acusó al Ministerio de Interior de no actuar con la suficiente contundencia para evitar el “fraude”. Pese a las ...

Cronología año   2007


Periodismo Internacional © 2017 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull