Anuario 2006

Argentina
Armenia
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Cuba
Estados Unidos
Georgia
Guatemala
Japón
Kenia
México
Mozambique
Nicaragua
Nigeria
Perú
Ruanda
Rusia
Somalia
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
Corea del Norte
Pyongyang desafía al mundo al realizar la primera prueba nuclear de su historia
Anna Bernadó

El 9 de octubre de este año, Pyongyang anunciaba que había llevado a cabo una prueba nuclear subterránea, la primera de su historia. El dictador Kim Jong-il materializaba de este modo la amenaza que venía anunciando desde febrero de 2005, cuando Corea del Norte admitió por primera vez públicamente que poseía armas nucleares y se retiró de la mesa de negociaciones a seis que mantenía con Rusia, China, Japón, Corea del Sur y EE.UU.. Pyongyang se convierte de este modo en el noveno país del mundo que posee armamento nuclear, después de los cinco Estados nuclearmente armados reconocidos: Estados Unidos, Rusia, Francia, China y Reino Unido –cinco países a los que, según el TNP, se les permite la posesión de armas nucleares–, India y Pakistán –que declinaron la firma del tratado–, e Israel, que no ha reconocido estar en posesión de la bomba atómica.

La prueba nuclear fue firme y reiteradamente condenada por la comunidad internacional. La ONU aprobó una resolución de sanciones básicamente económicas, de restricciones armamentísticas y de comercio con el extranjero, tal como había solicitado China, vecino y principal aliado de Corea del Norte. El texto final suavizaba las sanciones que en un primer momento EE.UU. y Japón quisieron imponer a Pyongyang, que contemplaban el uso de la fuerza y que fueron objeto de negociación hasta el último minuto. China y Rusia, dos de los cinco miembros permanentes y con derecho a veto de las Naciones Unidas, no estaban dispuestas a aceptar ninguna resolución que comportara sanciones militares contra el régimen comunista ya que, en palabras del embajador chino en la ONU, Wang Guangya, podrían afectar a “la estabilidad de la región”. Corea del Norte había advertido que consideraría una “declaración de guerra” la aprobación de sanciones por el Consejo de Seguridad. Por este motivo, Wang defendió en todo momento la necesidad de evitar cualquier “provocación” que pudiera disparar la tensión con Pyongyang.
El documento final fue menos estricto con las inspecciones de los barcos que salen o van con destino a Corea del Norte que las medidas que figuraban en una primera versión redactada por EE.UU., y aminoraba el embargo de los productos químicos en los flujos comerciales con el país asiático considerado en un primer momento. La resolución exigía que Pyongyang suspendiera sus actividades nucleares y la venta de material relacionado con armas “no convencionales”. El texto también induía el bloqueo aéreo del régimen comunista y le prohibía importar artículos de lujo. Asimismo, la ONU exigía en el documento que Pyongyang reanudara las conversaciones a seis bandas sobre su programa atómico.

Por su parte, Japón fue bastante más severo. El país del sol naciente optó por adoptar sanciones unilaterales contra Corea del Norte, que incluyen un embargo total sobre las importaciones de productos norcoreanos y la prohibición de que sus barcos entren en los puertos nipones. Las medidas, que entraron en vigor a medianos de octubre, tienen una duración inicial de seis meses. La decisión de la Administración nipona se une a otras sanciones financieras aprobadas en julio por el Ejecutivo de Shinzo Abe en respuesta a una prueba de siete misiles balísticos que Pyongyang hizo en el Mar de Japón a principios del mismo mes. El Gobierno de Tokio consideró la prueba nuclear como un acto ...

Cronología año   2006

10 de enero. El líder norcoreano, Kim Jong-Il, viaja a Pequín en una visita secreta para reactivar el diálogo sobre el programa nuclear de Corea del Norte.

12 de febrero. Un grupo de parlamentarios surcoreanos tramitan una propuesta para crear un zona económica comuna entre las dos coreas.

1 de marzo. Corea del Norte y Corea del Sur retoman las conversaciones militares después de dos años de silencio. Es la reunión de más alto nivel desde el final la guerra en 1953.

8 de marzo. Pyongyang lanza dos misiles tierra-aire cerca de su frontera con China.

14 de marzo. El Gobierno de Seúl abre dos oficinas de inmigración permanentes en la zona desmilitarizada que separa las dos Coreas para facilitar la entrada de ciudadanos.

9 de abril. Reunión en Tokio de los delegados de los seis países (China, Japón, Estados Unidos, Rusia y las dos Coreas) que participan en las negociaciones sobre los planes nucleares de Pyongyang, en el marco de una conferencia sobre seguridad.

9 de mayo. El presidente de Corea del Sur, Roh Moo-hyun, declara que está dispuesto a reunirse con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-Il.

11 de mayo. El Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas retoma la ayuda alimentaria a Corea del Norte seis meses después de su interrupción.
 
17 de mayo. “The New York Times” señala la posibilidad de que EE.UU. modere su posición para firmar un acuerdo de paz con Corea del Norte, siempre que Pyongyang renuncie al arma nuclear.

24 de mayo. Corea del Norte cancela por sorpresa la ceremonia de apertura de dos enlaces ferroviarios con Corea del Sur.

18 de junio. Fuentes norteamericanas denuncian que Corea del Norte ha completado la carga de combustible del “Taepodong II”, un misil de un alcance de hasta 6.000 kilómetros.

28 de junio. Seúl amenaza a Pyongyang con retirar el envío de arroz y fertilizantes si  el régimen estalinista persiste en sus planes de probar el “Taepondong II”.

4 de julio. Corea del Norte lanza un misil “Taepodong II” de largo alcance.

15 de julio. El Consejo se Seguridad de las Naciones Unidas aprueba una resolución de condena contra Corea del Norte por el lanzamiento del misil  Taepodong.

16 de julio. Kim Jong-Il rechaza la resolución de condena de la ONU.

19 de julio. El régimen comunista de Pyongyang interrumpe las reuniones entre familias divididas por la frontera que separa el norte y el sur de la península como represalia por la suspensión de ayuda por parte de Seúl.

20 de julio. Un fuerte temporal de lluvias castiga Corea del Norte y deja más de 10.000 personas muertas y cerca de 60.000 norcoreanos sin hogar.

2 de agosto. Pyongyang pide ayuda a Seúl para alimentar a hambrienta la población norcoreana, duramente castigada por el temporal de lluvias.

18 de agosto. Los medios de comunicación norteamericanos recogen declaraciones de miembros de los cuerpos miliar y de inteligencia del país que afirman que Corea del Norte podría estar preparando una prueba atómica.

3 de octubre. El régimen de Pyongyang anuncia que llevará a cabo un ensayo nuclear.

9 de octubre. Pyongyang realiza la primera prueba nuclear subterránea de su historia, que desencadena una reacción unánime de rechazo en la comunidad internacional.

10 de octubre. China y Corea del Sur anuncian que no apoyaran ninguna resolución de la ONU que implique el uso de la fuerza militar contra Pyongyang.

11 de octubre. El número dos del régimen norcoreano advierte de la posibilidad de nuevas pruebas nucleares. El Gobierno japonés aprueba un paquete de sanciones unilaterales contra Pyongyang.

14 de octubre. El Consejo se Seguridad de las Naciones Unidas aprueba una resolución de sanciones económicas, de restricciones armamentísticas y de comercio con el extranjero contra Corea del Norte por la prueba nuclear subterránea.

23 de octubre. Naciones Unidas acusa a Pyongyang de provocar, con el lanzamiento de misiles y la prueba nuclear, un régimen de sanciones comerciales cuyas consecuencias pagará principalmente la población.

24 de octubre. Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino confirma que el líder norcoreano, Kim Jong-Il, ha asegurado al Gobierno de Pequín que no realizará un segundo ensayo atómico.

25 de octubre. Pyongyang advierte a Seúl que considerará una seria provocación la participación de Corea del Sur en las sanciones comerciales impuestas desde el Consejo de Seguridad de la ONU.

18 de diciembre. Reanudación de las conversaciones sobre el programa nuclear de Pyongyang entre China, Japón, las dos Coreas, Estados Unidos y Rusia. 


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull