Anuario 2006

Argentina
Armenia
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Cuba
Estados Unidos
Georgia
Guatemala
Japón
Kenia
México
Mozambique
Nicaragua
Nigeria
Perú
Ruanda
Rusia
Somalia
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
Argentina
Argentina afronta su deuda con los ciudadanos por el “corralito” seis años después
Pau Cortina

Argentina, que este año preside el Consejo de Seguridad de la ONU, se mantiene en el camino de la recuperación económica, una tendencia sostenida desde la gran crisis financiera del año 2001 que arruinó el país en términos económicos y sociales. Una muestra de la estabilización de la economía y el aumento de las reservas estatales ha sido la cancelación definitiva de la deuda externa que el país había contraído con el FMI. A  principios de año, el presidente Néstor Kirchner cumplió la promesa hecha el 2005 de liquidar la deuda en un solo pago, utilizando a tal efecto casi unt tercio de las reservas monetarias del Banco Central de Argentina para abonar la cantidad de 9.810 millones de dólares. Kirchner, que asumió la presidencia el año 2003 con un apoyo inusualmente reducido (el 22% de los votos), se vió reforzado el último año en las elecciones legislativas, que le han proporcionado una cómoda situación en la Cámara de Diputados con una amplia mayoría de escaños por su partido, el Frente Para la Victoria. Ahora, el presidente argentino mira de reojo la próxima cita electoral del año 2007 cuando, si finalmente se presenta a la reelección, deberá demostrar si la tendencia que marcaron las legislativas se traduce o no en un apoyo electoral amplio a su persona y a su gestión como presidente. En el contexto de unas presidenciales “a la vista” es donde deben ubicarse medidas como la anulación de la deuda externa o la promesa de devolver el dinero del “corralito” de 2001, pues es seguro que dará buenos réditos electorales al Gobierno. 

La anulación de la deuda externa con un último pago tan elevado se ha leído desde algunos sectores como una apuesta personal de Kirchner por desvincularse de Estados Unidos como tutor de las relaciones interregionales de Argentina en materia económica. Se ha dicho, por ejemplo, que el Gobierno tenía expectativas de llevar a la práctica el acuerdo de colaboración económica firmado con Venezuela, y que el vínculo con los norteamericanos se lo impedía. Verdad o no, lo cierto es que después de finiquitar la deuda, se firmó el acuerdo a tres entre Brasil, Venezuela y Argentina sobre el proyecto de construcción del gran oleoducto transamazónico, y en paralelo, se ha evidenciado el acercamiento comercial entre los dos últimos países.

También este año se ha puesto finalmente sobre la mesa una reivindicación permanente de la clase media afectada por la política del “corralito” del año 2001: que les devuelvan el dinero que perdieron. El embargo por parte del Estado de todo el dinero de millones de ciudadanos depositado en entidades bancarias, como medida para paliar el descalabro financiero, está en vías de resolverse. El Gobierno ha anunciado al término de este año su compromiso de hacer efectiva esta demanda, pero solo para aquellas personas que puedan acreditar que en su día recurrieron ante la justicia por este caso. En total serán unas 50.000 personas, es decir, una pequeña parte del total de afectados. Por otro lado, el importe será devuelto únicamente en pesos, a pesar de que muchos habían ahorrado entonces en dólares. Y no sólo eso, pues la devaluación constante de la moneda a lo largo de los últimos cinco años hará que el importe a percibir sea muy inferior en términos relativos al que poseían el año 2001.

Sin embargo, y a pesar de las limitaciones obvias de las medidas antes mencionadas, los indicadores económicos parecen apuntar a un crecimiento sostenido de la economía. Solo hay un factor que el Gobierno no ha conseguido controlar: la inflación. En el 2005 este indicador llegó al 12,3%, y a principios de 2006 el Ejecutivo ya alertó sobre esta cuestión afirmando que la inflación “es el peor enemigo de la recuperación económica”. La devaluación del peso para favorecer la exportación y el consecuente aumento de dinero en circulación no se ajusta a la capacidad de consumo de la población. Así, el precio de los productos va aumentando paulatinamente y a un ritmo claramente superior al del aumento anual del salario medio. Este año, las ...

Cronología año   2006


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull