Anuario 2006

Argentina
Armenia
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Cuba
Estados Unidos
Georgia
Guatemala
Japón
Kenia
México
Mozambique
Nicaragua
Nigeria
Perú
Ruanda
Rusia
Somalia
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
Brasil
Lula gana las elecciones y ratifica las promesas electorales de su primer mandato
Pau Cortina

A pesar de que todos los pronósticos auguraban unas elecciones presidenciales ajustadas, y hasta se contemplaba la posibilidad de que el candidato opositor Geraldo Alckmin consiguiese llegar a la presidencia de Brasil, finalmente Luis Ignacio da Silva, “Lula”, ha salido vencedor de las elecciones presidenciales siendo reelegido presidente del país hasta el año 2010. La victoria, además, ha sido mucho más amplia del previsto, obteniendo 55 millones de votos, y lo más relevante, con una diferencia porcentual con respecto el candidato opositor de 21 puntos. Lula quiere cerrar desde ahora el oscuro capítulo de la corrupción, que ha salpicado los últimos dos años su obra de gobierno con casos constantes de prácticas fraudulentas tanto dentro de su partido, el Partido de los Trabajadores (PT), como en la actividad parlamentaría, en el Congreso brasileño.

En un año marcado por la celebración de elecciones presidenciales en octubre, los casos de corrupción destapados por comisiones parlamentarias e investigaciones judiciales se han ido sucediendo. También durante la carrera electoral ha habido algunas prácticas irregulares por parte de los responsables de campaña del PT.  En tan sólo unos meses, Lula vio como su ministro de Economía, Antonio Palocci, era llamadoo a declarar por la comisión parlamentaria que investiga la corrupción, y dos meses después dejaba el cargo para no ensuciar la imagen del presidente. Al cabo de pocos meses la misma comisión pedía en un informe que se procesara al exministro. En una segunda actuación de la comisión anticorrupción, esta pedía procesar 200 personas, entre ellas dos exministros de Lula, 19 diputados y toda la antigua dirección del Partido de los Trabajadores. A resultas de estas acusaciones, en el mes de mayo el diario “O Globo” publicaba una entrevista con el exsecretario del PT, Silvio Pereira, en la que este implicaba a Lula en la corrupción. Y aunque después de pocos días Pereira se desdijo de tales acusaciones, sólo un mes después de la polémica, el colegio de abogados brasileño pedía a que se abriese una investigación al presidente Lula por implicación en la corrupción. Una investigación que por otro lado nunca ha aclarado si efectivamente Lula había participado en actividades corruptas y ni tan solo si tenía conocimiento de las mismas.



La carrera electoral
La corrupción ha centrado buena parte de la precampaña y la campaña electoral en Brasil. El candidato opositor a la presidencia, Geraldo Alckmin, se ha agarrado desde el primer día en los escándalos del Gobierno de Lula para debilitar su imagen y al mismo tiempo se ha presentado como el antídoto contra este tipo de actividades fraudulentas. Alckmin fue proclamado candidato el mes de febrero por su partido, el Partido Social Demócrata de Brasil (PSDB), formación que él mismo había ayudado a fundar el 1988 y que es también el partido del expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso. Antes de ser elegido candidato a la presidencia, Alckmin ya era un nombre conocido en Brasil por su dilatada carrera política. Siempre desde su estado de Sao Paulo, llegó primero a la alcaldía de su pueblo natal, Pindamonhangaba, para pasar más tarde a Senador de este Estado y finalmente Senador Federal (diputado). El año 2001 se convirtió en el gobernador  –presidente– del Estado de Sao Paulo, un ...

Cronología año   2006


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull