Anuario 2006

Argentina
Armenia
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Cuba
Estados Unidos
Georgia
Guatemala
Japón
Kenia
México
Mozambique
Nicaragua
Nigeria
Perú
Ruanda
Rusia
Somalia
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
Chile
Los progresistas ganan con Michelle Bachelet el año en que ha muerto Pinochet
Pau Cortina

posiblemente sea el denominador común más claro que los distingue.
Michelle Bachelet asumió desde el primer momento que el suyo sería un mandato corto de tan solo cuatro años. Es por eso que anunció en seguida los ejes principales de la política social a desarrollar, dando un plazo corto para alcanzarlos. La priorización de la acción social sobre otras cuestiones se debe entender en el contexto de un país en que los indicadores macroeconómicos han sido históricamente sinónimo de crecimiento, lo cual ha favorecido que la agenda política no estuviese condicionada –como sí lo está en muchos países de la región– por la presión de la “recuperación” económica. Y no sÓlo eso, sino que ha permitdo que se destinaran  más recursos al desarrollo social
En efecto, Chile, con una población de solo dieciséis millones de habitantes, es la sexta economía más potente de América Latina, con un crecimiento sostenido del PIB desde los años 90 de un 7%. El país ha apostado por una liberalización económica que la ha llevado a firmar una gran cantidad de Tratados de Libre Comercio con países y asociaciones que representan el 65% de la población mundial como la NAFTA (North American Free Trade Agreement), la Unión Europea, EFTA (European Free Trade Agreement), Corea del Sur o China. Esto, sumado a los beneficios de la exportación de productos industriales, de minería (principalmente el cobre), y en menor medida los agrícolas, explica la buena marcha de la economía chilena. Esta tendencia se ha ido traduciendo en la mejora de los indicadores de desarrollo social, como son por ejemplo, una esperanza de vida de 74,8 años para los hombres y 80,8 años para las mujeres, que es la más alta de toda América Latína, o un índice de alfabetización altísimo y de mortalidad infantil muy bajo, al nivel de los países más desarrollados.
Lo que ya no es tan positivo es la distribución de la riqueza entre los habitantes, que por ahora es muy desigual y crea un gran abismo entre las rentas de los más ricos y los más pobres. De hecho, según un informe de la ONU del año 2005 sobre desarrollo humano, Chile se situa en el número 113 de la lista de países en igualadad de ingresos, entre los últimos 15 del mundo; por ello, la reducción de esta polarización social se presenta como uno de los grandes retos de futuro del país.
La estabilidad económica es pues uno de los elementos que ayudan a entender el programa de gobierno de Bachelet, que por otro lado no se diferencia mucho de su ...

Página anterior

Cronología año   2006


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies