Anuario 2006

Argentina
Armenia
Bielorrusia
Bolivia
Brasil
Chile
China
Colombia
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Cuba
Estados Unidos
Georgia
Guatemala
Japón
Kenia
México
Mozambique
Nicaragua
Nigeria
Perú
Ruanda
Rusia
Somalia
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Uzbekistán
Venezuela
Zimbabue
México
Calderón sustituye a Fox al frente de un México en crisis política y social 
Sergi Sagués

“¡Viva México! ¡Viva la libertad! ¡Vivan los héroes que nos dieron patria!”. Cada 15 de septiembre, el presidente, los gobernadores y los alcaldes de México salen a los balcones a proclamar la independencia mexicana. Pero en 2006, el Senado desaconsejó a Fox salir a la plaza del Zócalo capitalino porque decenas de miles de mexicanos contrarios al Partido de Acción Nacional (PAN), la derecha cristiana, y a su candidato, Felipe Calderón Hinojosa, llevaban varias semanas acampados ahí. Apoyaban al candidato de izquierdas, el ex gobernador de la Ciudad de México Andrés Manuel López Obrador, del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y líder de la Coalición por el Bien de Todos (que también incluía el Partido del Trabajo, PT, y el Partido Convergencia). Rechazaban los resultados electorales y pedían un recuento.
Tras los comicios más reñidos de la historia mexicana, el presidente del Instituto Federal Electoral (IFE), Luis Carlos Ugalde, dio los resultados con el escrutinio del 92 por ciento de los votos: empate técnico. Calderón aventajaba a Obrador por sólo un punto. El candidato del PRD inició esa noche su desafío al IFE, y le exigió que reconociese su victoria por medio millón de votos. Pese a que Ugalde pidió prudencia a los candidatos, ambos se proclamaron ganadores. Calderón decía que cuatro encuestas le daban dos puntos de diferencia. Bajo la lluvia, en la plaza del Zócalo, se congregaron miles de simpatizantes del PRD. Obrador les prometió reunir todas las actas para demostrar su triunfo. El asesinato de dos observadores del PRD en el estado sureño de Guerrero fue un anticipo del mal ambiente que se iba a fraguar.

El norte de Calderón, el sur de Obrador


El PRI, en caída libre


¿Mexicano? O muy pobre o muy rico


Investigación de la “guerra sucia” y arresto de Echevarría


Muere Ramona, figura de la rebelión de Chiapas


Conforme avanzaba el recuento, se afianzaba la ventaja de Calderón sobre Obrador, y también el desafío de éste. Mientras, los observadores de la UE aseguraban que el proceso había transcurrido con normalidad. Pero a Obrador no le cuadraba que habiendo ganado en tres de las cinco circunscripciones, en 155 de los 300 distritos, en 16 de los 32 estados, y en los tres más poblados (Distrito Federal, Estado de México y Veracruz), se le hubiera escapado la presidencia. Además, el líder del PRD mostró copias de actas electorales que no coincidían con los datos oficiales. Tras hacer números, Obrador estimó en tres millones los sufragios extraviados. Entonces, Horacio Duarte, el representante del PRD ante el IFE, reivindicó que se volvieran a contar todos los votos desde el principio, ¡uno a uno!
Pero el IFE respondió que no, porque la ley electoral sólo permitía volver a abrir paquetes de votos con inconsistencias. Lo que las autoridades electorales anunciaron que sí que sumarían al resultado fueron 2,5 millones de votos puestos en cuarentena por irregularidades. Por eso se estaba demorando tanto el anuncio del ganador. La situación empeoró cuando, al sumar esos votos, la diferencia se redujo a menos de un punto. Pese a ello, Calderón aseguró que su victoria ya era “irreversible”. La incertidumbre se estaba alargando demasiados días. La bolsa se desplomó tres puntos y medio, y el peso se depreció en un 1,56 por ciento, en esos días. Obrador exhortó al IFE a tomarse con calma el recuento de todas las papeletas. El escrutinio duró treinta horas.
El 6 de julio se supo el resultado final: Calderón había vencido con un 35,89 por ciento de los votos: 15.000.284. Pero su ventaja quedó reducida a un 0,57 por ciento. Tan sólo había sacado 243.934 votos más que Obrador. Eso era muy poco en un país con una población de 107.449.525 personas. Además, casi 42 millones de mexicanos batieron el récord de participación electoral: un 60 por ciento. Obrador obtenía un frustrante 35,31 por ciento de los sufragios, 14.756.350. Por otro lado, Roberto Madrazo, el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), quedaba tercero con un 22,26 por ciento de los votos, 9.301.441. Además, Roberto Campa, del Partido Nueva Alianza, obtuvo un 4,54 por ciento de las papeletas, y Patricia Mercado, de Alternativa Socialdemócrata y Campesinas, el 2,05 por ciento.

Autoproclamado “presidente legítimo” de la nueva república
    Calderón propuso formar un ...

Cronología año   2006


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull