Anuario 2008

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argentina
Bolivia
Bulgaria
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Ecuador
Egipto
Estados Unidos
Francia
Gran Bretaña
India
Irak
Irán
Israel
Japón
Kuwait
Letonia
Líbano
Nepal
Nigeria
Pakistán
Paraguay
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Siria
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Venezuela
Zimbabue
Venezuela
La caída del precio del petróleo amenaza el proyecto chavista
Laura Santiago

 George W. Bush (y el petróleo) son instrumentos indispensables de la revolución socialista que Chávez se vanagloria de haber implantado en Venezuela, a pesar de la retahíla de insultos que Hugo Chávez ha dedicado al presidente saliente de Estados Unidos en su programa ‘Aló, presidente’ –y allá donde encontraba un micrófono–. Aunque son dos símbolos básicos del capitalismo que tanto critica, Chávez necesita de los dos para que sostener la economía venezolana. La economía venezolana depende del precio del barril de petróleo desde 1929, cuando se convirtió en el segundo mayor productor petrolero tras Estados Unidos. De la misma manera, durante sus diez años de mandato, Chávez ha pregonado un sentimiento ‘antiyanqui’ que se beneficia de la poca popularidad de Bush. Aunque se esté en contra de las doctrinas chavistas, sus críticas al Gobierno de  EE.UU. han despertado una cierta simpatía, no sólo en el país, sino en la escena internacional. Al fin y al cabo, ¿quién no critica a Bush? Pero la adoración sin mesura que ha despertado Obama en todo el mundo –ciudadanos, presidentes, prensa– dificulta a Chávez, por ahora, continuar con la confrontación Casa Blanca-Palacio de Miraflores. Lo mismo pasa con el petróleo. La drástica bajada del precio del barril de petróleo, por debajo de los 50 dólares frente al récord de 146 dólares, que marcó a mediados del julio, amenaza a la economía venezolana del ‘petrodólar’.

En este contexto, las elecciones regionales y municipales de finales de noviembre supusieron un revés significativo para el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) de Chávez. Cinco de los 23 estados que conforman el país y 56 de las 300 alcaldías cayeron en manos de la oposición. Aunque parezca una representación mínima, esos cinco estados concentran casi la mitad de la población del país, la mayor parte de la industria petrolera y el grueso de la actividad industrial: Zulia, el estado petrolero y más rico, en el que se encuentra Maracaibo, la segunda ciudad tras la capital; Carabobo, el más industrializado; o Miranda, que acoge a la mitad de la ciudad de Caracas. La oposición se ha hecho también con la Alcaldía Mayor de Caracas (que controla el área metropolitana de la capital) y con cuatro de los cinco distritos de Caracas. Pero el oficialismo no sólo se ha visto derrotado en las zonas más ricas. Petare, en el municipio de Sucre, el barrio más poblado de la capital, el más violento (casi 700 homicidios registrados en 2007) y uno de los más pobres, hasta hace poco bastión del PSUV, ha pasado también a manos de la oposición.
Los resultados electorales no han minado la moral de Chávez, o al menos la mediática. Sólo unos días después de recibir el golpe en las urnas, el mandatario volvió a plantear la celebración de un referéndum para modificar la Constitución. El anuncio coincidió con el aniversario de la derrota de la primera consulta planteada por Chávez. Entonces, el 2 de diciembre de 2007, la propuesta fue rechazada por el 51% de la población. Aprobar la reforma de 69 artículos que el Gobierno pretendía cambiar (de la Carta Magna que el propio Gobierno había elaborado y aprobado en 1999) significaba instaurar la reelección indefinida, además de “consolidar un ejército paralelo bajo su mando paralelo [de Chávez], acotar severamente la propiedad privada, modificar la ‘geometría política’ del país creando nuevas ‘provincias, territorios y ciudades federales’, establecer un ‘poder popular’ integrado por ‘comunidades y comunas’ cuya legitimidad ‘no nace del sufragio ni de elección alguna’.”, según explica el historiador mexicano Enrique Krauze en su libro ‘El poder y el delirio’ (2008, Tusquets Editores), en el que analiza la figura del presidente venezolano.
Aunque el artículo 345 de la Constitución venezolana afirma que una enmienda que ha sido rechazada no puede volver a plantearse, Chávez ha declarado públicamente su voluntad de someter de ...

Cronología año   2008


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull