Anuario 2008

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argentina
Bolivia
Bulgaria
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Ecuador
Egipto
Estados Unidos
Francia
Gran Bretaña
India
Irak
Irán
Israel
Japón
Kuwait
Letonia
Líbano
Nepal
Nigeria
Pakistán
Paraguay
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Siria
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Venezuela
Zimbabue
Estados Unidos
Obama llega al rescate de un país en crisis y desencantado
Ana Isabel Rodríguez

Barack Hussein Obama ha hecho historia al convertirse en el primer presidente negro de Estados Unidos. Este abogado de 47 años y senador por Illinois desde 2004 ha cumplido el sueño de Martin Luther King al romper la última barrera racial. Su carrera hacia la Casa Blanca, que se había iniciado el 10 de febrero de 2007, cuando anunció su candidatura por el Partido Demócrata, culminó en las urnas el 4 de noviembre de 2008 con un triunfo arrollador sobre al candidato republicano, el senador por Arizona John McCain. Un mulato (de madre blanca y de padre negro inmigrante) consiguió conectar con un pueblo desencantado con su gobierno y sus políticas económicas y exteriores. Obama prometió el cambio. No era un cambio únicamente de presidente, ni de partido en el poder, era un cambio de proyecto del país. Tras ocho años en el gobierno, George Bush dejaba una herencia pésima que se resume en una crisis económica de proporciones todavía desconocidas y el fracaso al intentar conseguir la victoria en la guerra de Afganistán y en la invasión ilegal de Iraq. Estos dos conflictos solo habían dejado muertos e imágenes vergonzosas de torturas por parte del Ejército estadounidense a los presos de Guantánamo (Cuba) y de Abu Grahib (Iraq).

El “sueño americano” del primer presidente negro


El Congreso se tiñe de azul demócrata



¿Dónde estaba Bush?

El neoliberalismo se bate en retirada


Bush también suspende en política exterior en su último año de mandato


El estallido de la burbuja inmobiliaria en el año 2007 y la crisis de las hipotecas subprime (de máximo riesgo) que llevó aparejada desencadenaron en 2008 una crisis financiera de escala planetaria. Los mercados se hundieron, principalmente tras el anuncio de la quiebra del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers, y no se recuperaron a pesar del brusco giro hacia el intervencionismo estatal en la economía. De la noche a la mañana, la Administración republicana pasaba de defender el liberalismo absoluto a nacionalizar bancos y aprobar partidas multimillonarias para rescatar el sistema económico. Las consecuencias de la crisis financiera no tardaron en hacer mella en la economía real: parón del consumo seguido de la caída de la producción y, con esta, de la destrucción de dos millones de empleos.
El candidato demócrata mostró su voluntad de reformar el sistema financiero, cuya desregulación total había sido la causa del descalabro en los mercados; y respecto a Iraq, Obama, que había votado en contra de la guerra, prometió retirar las tropas de aquel país, así como cerrar la cárcel de Guantánamo al llegar al poder.
En sus proyectos también se hallaban políticas sociales en sanidad y educación, políticas medioambientales y una voluntad de diálogo en la escena internacional que no solo mantuviese la hegemonía de Estados Unidos, sino que recuperase su liderazgo, su crédito y su prestigio.
Hasta el próximo 20 de enero, cuando asuma de forma oficial la presidencia del Gobierno, no se le podrá juzgar por el desarrollo de estas propuestas. Pero lo importante de su victoria es que sólo por el hecho de ganar las elecciones, ya ha supuesto un cambio de ciclo: fue el adiós a la “era Bush”, el presidente estadounidense que abandona la casa Blanca con la popularidad más baja de la historia.
 Mientras el apoyo popular del republicano caía en picado, el de Obama crecía como la espuma no sólo en las elecciones presidenciales, sino también, anteriormente, en las primarias, en su enfrentamiento a la candidata del partido, Hillary Clinton.
El carisma de Barack Obama se extendió por todo el mundo. Su mensaje atraía a multitudes que se congregaban en cada uno de sus mítines fuera y dentro de las fronteras de Estados Unidos. Obama encarnaba el ascensor social: millones de personas, especialmente las minorías, vieron en él un ejemplo de la recompensa al trabajo y al esfuerzo personal.
Como presidente electo, Obama volvió a hacer gala de la responsabilidad que había prometido en campaña. Ejemplo de ello fue el pragmatismo al elegir su equipo de gobierno, decantándose por personas con experiencia y de centro; y sobre todo la celeridad con la que lo designó y con la que se puso a preparar medidas para ponerlas en marcha en cuanto se haga con el timón en Washington.

Cronología año   2008

10 de enero. Reconocimiento de la independencia de Kosovo

15 de enero. Se aprueba el envío de 3.200 soldados más a Afganistán.

16 de enero. EE.UU. y la República Checa acuerdan la instalación del escudo antimisiles

22 de enero. Bush aprueba un plan de incentivos fiscales: la principal medida es la devolución de entre 300 y 1200 dólares a particulares y empresas.

28 de enero. Se registran 3934 muertes de soldados estadounidenses desde el comienzo de la guerra en Iraq.

4 de febrero. Irán prueba el lanzamiento de un cohete, aparentemente para lanzar un satélite.

5 de enero: Supermartes, elecciones primarias en 22 estados. Obama se perfila favorito.

12 de febrero. Puesta en marcha del plan Lifelife para el aplazamiento de la ejecución de hipotecas durante un mes.

11 de marzo. El almirante William Fallon, el principal jefe militar de Estados Unidos en las guerras de Irak y Afganistán, por desacuerdo con la política de la Casa Blanca.

12 de marzo. La FED lanza una nueva línea de crédito temporal por valor de 200.000 millones de dólares.

14 de marzo. Rescate del banco de inversión Bear Stearns.

10 de abril. La Cámara de Representantes suspende la aprobación del TLC con Colombia.

23 de abril. David Petreus sustituye a Fallon como nuevo jefe del Comando para Oriente Próximo.

9 de mayo. Obama supera a Clinton en número de apoyos de superdelegados.

19 de junio. La Cámara de Representantes aprueba una nueva partida de fondos de 165.400 millones de dólares destinada a las operaciones militares en Afganistán e Irak. Obama renuncia a la financiación pública de la campaña.

25 de junio. Corea del Norte revela a EE.UU. la información sobre su programa militar.

27 de junio. Aprobada la Iniciativa Mérida para combatir el narcoterrorismo en colaboración con México.

1 de agosto. Nueva Estrategia Nacional de Defensa del Pentágono que apuesta por una larga guerra contra el terrorismo.

7 de agosto. EE.UU. intenta mediar diplomáticamente a favor de Georgia en la guerra con Rusia.

13 de agosto. Se firma el acuerdo con Polonia para establecer el escudo antimisiles.

22 de agosto. Obama presenta a Joseph Biden como candidato a vicepresidente.

27 de agosto. Obama es nombrado por aclamación candidato demócrata en la Asamblea de su partido.

29 de agosto. John McCain elige a Sarah Palin como candidata a vicepresidenta.

7 de septiembre. Nacionalización de los bancos Fannie y Fredie Mac.

15 de septiembre. Quiebra del banco Lehman Brothers.

17 de septiembre. Nacionalización de AIG.
1 de octubre. Se aprueba el plan de rescate de 700.000 millones de dólares.

10 de octubre. EE.UU. saca a Corea del Norte del “eje del mal”.

16 de octubre. Acuerdo con Iraq para que las tropas estadounidenses permanezcan en el país hasta 2011.

4 de noviembre. Barack Obama gana las elecciones presidenciales. Los demócratas ganan en la Cámara de Representantes y el Senado.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull