Anuario 2008

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argentina
Bolivia
Bulgaria
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Ecuador
Egipto
Estados Unidos
Francia
Gran Bretaña
India
Irak
Irán
Israel
Japón
Kuwait
Letonia
Líbano
Nepal
Nigeria
Pakistán
Paraguay
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Siria
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Venezuela
Zimbabue
Japón
Crisis de liderazgo para una nueva recesión económica
Isabel Roldán

El Partido Liberal Democrático (PLD) pasa por sus horas más bajas de popularidad. La grave crisis de liderazgo que vive el partido, que ha sido presidido por tres primeros ministros –ninguno de ellos elegidos en las urnas-- en los dos últimos años, parece dilatarse. Las últimas encuestas realizadas sobre el actual primer ministro, Taro Aso, el cual inició su mandato el pasado octubre, indican, tras sólo tres meses de mandato, un notable descenso de popularidad: un 19,2% en diciembre de 2008, un 6,3% menos que el mes anterior.  

El legado de Koizumi 


La crisis política que experimenta el país no es una particularidad del momento actual. Desde la fundación del PLD, en 1953, una veintena de gobiernos han sido formados y posteriormente disueltos, lo que significa que los mandatarios del PLD, fuerza hegemónica de la política japonesa desde la creación del partido --a excepción de un pequeño paréntesis entre 1993 y 1994 en el que gobernó el Partido Democrático de Japón (PDJ)--, han permanecido una media de dos años y medio en el poder.  Los acontecimientos de los dos últimos años son, no obstante, especialmente  desalentadores, sobre todo para aquellos que confiaban en que Junchiro Kozumi, primer ministro de Japón entre 2001 y 2006, había reformado el anquilosado sistema político. Ni el PLD ni el sistema de partidos han aportado las reformas que la política nipona necesita, definida por un sistema arcaico de dinastías que se perpetúan en el poder, lo que favorece los vínculos e intereses particulares por encima de los intereses colectivos.  Al deterioro político se ha sumado, este último año, los efectos de la crisis económica global. Después de la llamada “década perdida”, el decenio de 1990, en que la economía de Japón se desaceleró notablemente a causa de la explosión de la burbuja económica, el país inició en 2003 una nueva etapa de crecimiento pausado pero sostenido. Tras sólo cinco años de tregua, no obstante, la economía del país se halla nuevamente debilitada a causa de los efectos de la crisis mundial: Japón lleva ya dos trimestres en recesión y las perspectivas a corto plazo dejen poco margen al optimismo.  La sociedad nipona siente una profunda desesperanza y preocupación hacia su Gobierno y hacia su líder, Taro Aso, cuya imagen se ha visto seriamente debilitada a raíz de la crisis económica. Las últimas encuestas revelan que la población japonesa considera que el mandatario no tiene la mano dura ni la fortaleza necesarias para afrontar una crisis económica de tales magnitudes.
Además, parece que el PLD ha perdido la única ventaja que tenía siempre a su favor, la ausencia de una alternativa política. La popularidad del partido opositor, el PDJ,  está en alza. Su actual líder, Ichiro Ozawa, aspira por primera vez a convertirse en primer ministro debido al desánimo de la población nipona, lo que podría representar un giro político histórico en el país, aunque nadie se aventura a hacer suposiciones.
Cabe subrayar que el PDJ ya tiene poder en el Gobierno a través de ...

Cronología año   2008

8 de mayo: El presidente chino, Hu Jintao, y el primer ministro japonés, Yasuo Fukuda se reúnen. El encuentro pone punto final a diez años de estancamiento en sus relaciones. En la reunión se acordó resolver equitativamente la disputa sobre la explotación de las enormes reservas de gas del mar de China Oriental

24 de septiembre: Toma posesión de la presidencia Taro Aso.

27 de octubre: Taro Aso anuncia un paquete de medidas anticrisis.

13 de diciembre: Corea del Sur, China y Japón se reúnen en una cumbre independiente para hacer frente a la crisis económica.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull