Anuario 2008

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argentina
Bolivia
Bulgaria
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Ecuador
Egipto
Estados Unidos
Francia
Gran Bretaña
India
Irak
Irán
Israel
Japón
Kuwait
Letonia
Líbano
Nepal
Nigeria
Pakistán
Paraguay
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Siria
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Venezuela
Zimbabue
Irán
El desafío nuclear internacional enmascara las debilidades internas
Santi Justel Vázquez

“Pueden seguir emitiendo resoluciones por mil años”. Así respondía en marzo el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, a una nueva condena a su país por parte de la ONU. Irán sigue adelante con su carrera nuclear y no duda en afirmarse desafiante ante la comunidad internacional. Una nueva resolución sancionadora del Consejo de Seguridad de la ONU, que se suma a las de 2006 y 2007, no ha conseguido hacer desistir de su propósito a los dirigentes de la República Islámica, que consideran el desarrollo de tecnología nuclear un proyecto estratégico para el país. Una aspiración con fines únicamente civiles, pacíficos, continuó asegurando el régimen sin conseguir vencer los recelos que provoca en muchos países. En cualquier caso, su postura es firme.

Por su estratégica situación, su riqueza en recursos naturales y su dinámica, joven y preparada población, Irán parece llamado a ocupar su anhelado estatus como potencia de la región. Pero dentro de sus fronteras, el Gobierno iraní no parece aprovechar las posibilidades del país. La desfavorable situación económica que arrastraba la República Islámica fue uno de los factores que motivó la elección de Ahmadineyad como presidente en 2005. En 2008, la economía siguió débil, muy dependiente del petróleo, y el crecimiento comenzó a estancarse. La inflación, que era cercana a un 15%, subió algunos puntos más, y el paro, aunque el Gobierno lo situó en el 11%, sería algo superior según los cálculos de otros expertos.
A su vez, la política radical en el plano de lo ideológico favoreció la cada vez más grande fractura entre la sociedad real y el sistema político vigente. La moderna sociedad iraní parece ir por otro camino que sus gobernantes. Pero, mientras, el actual Ejecutivo prosigue su mandato, gobernando con relativa comodidad pese al creciente descontento. Todo ello es posible gracias a una oposición a la que el sistema deja sin apenas voz y también gracias al enorme poder del que gozan las autoridades religiosas y las instituciones no electas. Mecanismos nada democráticos que actúan como garantía para salvar los estrictos principios religiosos de la Revolución Islámica de 1979.


Aspiraciones nucleares
El país quiere erigirse en una potencia regional, convirtiéndose en un actor relevante en la escena internacional. Sin embargo, el camino elegido por el actual régimen ultraconservador de Ahmadineyad le vale la condena de la comunidad internacional, que teme la posibilidad de que Irán se haga con la bomba atómica. Un temor común en la mayoría de sus países vecinos del Golfo, ante el creciente papel protagonista de Irán en la zona, sus aspiraciones nucleares y las tensiones entre el país persa y EE.UU.
El Gobierno norteamericano, que no quiere un enfrentamiento directo con Irán, buscó sumar el rechazo de los países vecinos al régimen iraní para conseguir aislarlo. Pero las ricas monarquías del golfo Pérsico se negaron a formar un frente común contra el país persa, tal y como reclamaba Washington, buscando evitar desafiar al régimen de Ahmadineyad.
A comienzos de año, y también en junio, la ONU detectó nuevas zonas oscuras en el plan atómico iraní, supuestos estudios de fabricación de cabezas nucleares. Nuevos argumentos para que las ...

Cronología año   2008

23 de febrero. Un informe de la OIEA (Organismo Internacional de la Energía Atómica de la ONU) advierte de la existencia de nuevas “zonas oscuras” en el programa nuclear de Irán.

4 de marzo. El Consejo de Seguridad de la ONU refuerza las sanciones contra Teherán.

15 de marzo. Elecciones parlamentarias en Irán. Los ultraconservadores ganan más poder, haciéndose con el 70% del Parlamento.

8 de abril. Irán anuncia la instalación de 6.000 nuevas centrifugadoras.

26 de abril. Segunda vuelta de las elecciones legislativas para cubrir los 82 escaños (de un total de 290) que quedaron pendientes el 14 de marzo.

14 de junio. El grupo del 5+1 (los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania) presenta una propuesta de incentivos económicos y políticos a Irán a cambio de la paralización del proceso de enriquecimiento de uranio.

9 de julio. Irán realiza pruebas de misiles que elevan nuevamente la tensión en la zona, y la preocupación de Israel y de  la comunidad internacional.

19 de julio. Cumbre entre la UE e Irán, con la presencia del “número tres” de EE.UU. Se avanza por la senda diplomática.

22 de julio. Nueva propuesta de incentivos del 5+1 a Irán.

5 de agosto. Irán rechaza las propuestas de incentivos del 5+1, descartando paralizar su proyecto.


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull