Anuario 2008

Afganistán
Alemania
Angola
Arabia Saudí
Argentina
Bolivia
Bulgaria
Canadá
China
Congo
Corea del Norte
Corea del Sur
Ecuador
Egipto
Estados Unidos
Francia
Gran Bretaña
India
Irak
Irán
Israel
Japón
Kuwait
Letonia
Líbano
Nepal
Nigeria
Pakistán
Paraguay
Polonia
República Checa
Rumania
Rusia
Siria
Sudáfrica
Taiwán
Ucrania
Venezuela
Zimbabue
Siria
Siria vuelve a la escena internacional
Paula de Senillosa

Siria empieza a emerger de su aislamiento internacional gracias al papel que ha desempeñado en Líbano, así como por la reanudación de las negociaciones para llegar a un acuerdo de paz con Israel. Estas acciones han sido bien valoradas por la comunidad internacional, con excepción de Estados Unidos, que acusa a Siria de colaborar en las crisis libanesa e iraquí, entre otras cuestiones. Por otro lado, la política interna del régimen unipartidista de Bashad al Assad ha mantenido los controles estrictos de libertad de expresión y las detenciones arbitrarias de los activistas sirios que luchan por una reforma democrática.

El ostracismo al que estaba sometida Siria se vio intensificado a principios de 2008 cuando el presidente francés, Nicolás Sarkozy, anunció la ruptura de las relaciones diplomáticas franco-sirias al no conseguir un acuerdo diplomático para encontrar una solución a la crisis libanesa.

Además, el aislamiento internacional quedaba patente cuando en la cumbre de la Liga Árabe, celebrada en el mes de marzo en Damasco, Arabia Saudí, Egipto y Jordania enviaban delegaciones de bajo rango. Asimismo, Líbano tampoco asistía, tras acusar a Siria de estar bloqueando la reconciliación entre los miembros del Parlamento libanés
--acusaciones que repetían Francia y Estados Unidos--. Líbano boicoteaba así una cumbre que estaba enfocada a tratar la crisis que estaba viviendo en ese momento.

El arrinconamiento internacional de Damasco empezó a disiparse tras los acuerdos de Doha, firmados en mayo, en Qatar. En ellos se establecía un gobierno de unidad para Líbano, lo que ponía fin a la etapa de crisis que estaba viviendo el país desde hacía seis meses --después de que expirara la presidencia del anterior presidente, Emile Lahoud, el 24 de noviembre de 2007--.

Lahoud, un prosirio muy influyente en la clase política libanesa, no nombró a ningún sucesor debido al desacuerdo político que vivía su país en ese momento, lo que provocó un vacío que estuvo a punto de llevar al país a una guerra civil. En mayo, en virtud de los acuerdos de Doha auspiciados por la Liga Árabe, se llegó a un consenso en el que todas las partes estuvieron de acuerdo en crear un gobierno de unidad. En Doha se eligió al comandante de las fuerzas libanesas, Michel Sleiman, para que ejerciera de presidente del país hasta las próximas elecciones legislativas, previstas para mayo de 2009.

La falta de intervención de Siria frente a la crisis que estuvo viviendo su país vecino, tras seis meses acéfalos, reavivó las acusaciones de su responsabilidad en la crisis libanesa; además, la publicación de un informe de la ONU que denunciaba que Siria aún interviene en la política de Líbano, a pesar de su retirada militar en 2005, confirmaba las sospechas.

Siria ha sido acusada en repetidas ocasiones por Naciones Unidas de intrometerse en la política libanesa desde que entró en Líbano, en 1976, para ofrecer apoyo militar en la guerra civil que vivió su país vecino hasta 1990. Aunque hasta el momento Siria nunca había reconocido oficialmente a Líbano como entidad soberana, en agosto ...

Cronología año   2008


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull