Anuario 2009

Afganistán
Alemania
Argelia
Argentina
Bolivia
Brasil
Cuba
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
India
Italia
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Pakistán
Polonia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Sudán
Túnez
Venezuela
Gran Bretaña
La crisis y los escándalos financieros minan la popularidad de Brown
Ana María Moledo

tiempo al banco Northern Rock para devolver el dinero recibido de las arcas públicas, de forma que pudiese seguir concendiendo créditos hipotecarios con normalidad. Esta nueva actuación por parte del Ejecutivo evidenciaba la fragilidad del sistema financiero y su lenta capacidad de recuperación. Para favorecer la reactivación del crédito, el Banco de Inglaterra se sumó a la acciones del Gobierno y bajó, hasta en tres ocasiones, su tipo de interés, situándolo en el nivel más bajo de su historia (0,5%).
    Los problemas en el sector bancario no fueron el único quebradero de cabeza para el Ejecutivo. La crisis afectaba al conjunto de la economía, y sectores clave como el automovilístico o el tecnológico sufrieron también las consecuencias. Desde comienzos de año, varias empresas inglesas llevaron a cabo recortes en sus plantillas (Nissan, Fujitsu, Honda, etcétera), lo que provocó un aumento del desempleo. El paro afectaba a 1,97 millones de ciudadanos durante el último trimestre de 2008, según la Office for National Statistics (Oficina Nacional de Estadística), una cifra que no se alcanzaba desde 1998 y que seguiría creciendo, según las previsiones de la ONS. El Gobierno intentó poner freno a la sangría de parados a comienzos de año, y tras reunirse con los líderes de grandes empresas del país, sindicatos y organismos públicos, presentó un programa contra el desempleo dotado con 500 millones de libras. Cada empresa recibiría, según los planes del Ejecutivo, 2.500 libras por cada parado de larga duración (más de 6 meses de desempleo) que contratase. Sin embargo, el índice de paro no dejó de crecer, y en el segundo trimestre del año (abril-junio) se alcanzaban los 2,43 millones de parados. Los últimos datos de la ONS, referente a la población desocupada en 2009, sitúan en 2,49 millones el número de desempleados (la tasa más alta en 13 años).    No tan afectados por el desempleo como por un aumento de la mano de obra extranjera, los trabajadores del sector energético británico se pusieron en huelga a comienzos de año. Bajo el lema de 'trabajadores británicos para los trabajos británicos', los empleados de la refinería Total de Lindsey (este de Gran Bretaña) desencadenaron una ola de paros en las fábricas que empezó el día 30 de enero y finalizó el 5 de febrero con un acuerdo entre la empresa y los trabajadores por el que la mitad de los empleos serían para mano de obra británica.    Como consecuencia de las ...

Página anterior

Cronología año   2009


Periodismo Internacional © 2022 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull
Aviso legal | Política de protección de datos | Política de Cookies