Anuario 2009

Afganistán
Alemania
Argelia
Argentina
Bolivia
Brasil
Cuba
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
India
Italia
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Pakistán
Polonia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Sudán
Túnez
Venezuela
India
Elecciones parlamentarias bajo la estela de los atentados de Bombay


Maria de la Figuera

Tras un largo mes electoral, desde el 16 de abril al 13 de mayo de 2009, el 60%, de los 714 millones de indios llamados a votar dieron la victoria a la coalición Alianza Progresista Unida (UPA), que lidera el Partido del Congreso –de ideología de centro izquierda–. En contra de todo pronóstico, la UPA volverá a gobernar (lo hizo durante la pasada legislatura 2004-2009), pero esta vez rozando la mayoría absoluta. De los 543 escaños que tiene la Cámara Baja del Parlamento (Lok Sabha, en hindú) 262 se los llevó la UPA, 159 el Bharatiya Janata Party –partido conservador de ideología fundamentalista hindú y líder de la oposición– y el resto fueron para el Tercer Frente, alianza de izquierdas formada por partidos comunistas y regionales, y otros partidos más pequeños.

Acciones contra el cambio climático


Los maoístas como el principal problema interno del país



Los resultados de estos comicios no tienen precedentes en la India democrática. Desde su independencia de los ingleses en 1947 y la posterior constitución de la democracia, nunca un partido había conseguido rozar la mayoría absoluta: lo que significa que por primera vez un partido podrá gobernar en solitario, sin necesidad de pactos. Según los expertos, se trata de un gran paso para el país: un solo color político en el poder permite un Gobierno estable y eficaz; justo lo que necesita India teniendo en cuenta su magnitud territorial y demográfica (1.100 millones de habitantes), su gran diversidad religiosa (hindús, musulmanes, cristianos, sijs, budistas, entre otros), sus diferencias sociales (el 80%  de los indios son pobres mientras que el otro 20% viven como en Occidente), su sistema de castas (se abolieron en la Constitución de 1950, pero socialmente siguen aceptadas) y su situación geográfica, vecina de seis estados que se encuentran entre los 25 países más disfuncionales del mundo, según el Fondo para la Paz,  organización privada con sede en Washington dedicada a fomentar la paz entre las naciones.
Estas elecciones abrieron muchas expectativas en el país, pero hasta el día de los resultados electorales nadie se esperaba el gran triunfo del Partido del Congreso (PC), que preside Sonia Gandhi, heredera política de la familia Nehru-Gandhi.
La falta de confianza en el triunfo del PC estaba condicionada por la mala situación que había vivido el país el año pasado. India había sufrido la crisis económica mundial (inflación del 7%); el pacto nuclear con Estados Unidos había provocado la desestabilización del Gobierno, y el sometimiento a un voto de confianza en el Parlamento; y por último, y lo más significativo, Bombay (la capital económica india) había sufrido uno de los atentados más violentos de la historia del país, que costó la vida a 166 personas, entre ellos 28 extranjeros, y puso otra vez en evidencia (durante la misma legislatura, en 2006, Bombay sufrió otro atentado) la falta de seguridad del país. India acusó a un grupo terrorista con base en Pakistán (Lashkar-e-Toiba) de ser el autor del atentado de 2008, lo que provocó de nuevo una grave crisis con Pakistán (país fronterizo del oeste) que se ha arrastrado a lo largo de este año. Pakistán e India mantienen disputas desde hace 60 años por los territorios de Cachemira, situados en el norte de India.
Otra de las novedades en estas elecciones parlamentarias ha sido la ...

Cronología año   2009


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull