Anuario 2009

Afganistán
Alemania
Argelia
Argentina
Bolivia
Brasil
Cuba
Francia
Gran Bretaña
Guatemala
India
Italia
Libia
Marruecos
México
Nicaragua
Pakistán
Polonia
Sáhara Occidental
Sri Lanka
Sudán
Túnez
Venezuela
Afganistán
Karzai llega a la presidencia acusado de fraude mientras que Estados Unidos no ve salida al conflicto  


Maria de la Figuera


El nuevo plan de Obama, anunciado en marzo, para continuar la lucha contra Al-Qaeda y los talibanes consistía básicamente en retirar los 145.000 soldados estacionados en Irak (presentes desde 2003) e incrementar la presencia militar en Afganistán con 60.000 hombres antes de otoño. Además, el plan aportaba soluciones que no se habían tratado hasta ahora, como reforzar el Ejército afgano, aumentar las ayudas económicas y los recursos para el desarrollo del país, presionar a las autoridades  contra la corrupción e involucrar al Gobierno de Pakistán. De todos modos,  la solución más significativa era la oferta de diálogo que Obama tendía a aquellos talibanes  que abandonasen la violencia, tal y como anunció la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, en la cumbre de La Haya sobre Afganistán a finales de marzo. Este anuncio suponía el cambio más rotundo en relación con la era Bush, que evitó desde el principio del conflicto, en 2001, cualquier conciliación con la insurgencia talibán.
Expansión talibán e incertidumbre en Occidente
El motivo por el cual la Casa Blanca elaboró un nuevo plan para Afganistán, con la novedad de incluir soluciones no militares, es la falta de resultados positivos desde su intervención en el país. Hasta ahora, las estrategias de Estados Unidos y de la ISAF (Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad, bajo el mando de la OTAN y formada por 41 países) se habían limitado a enviar más tropas. Actualmente, Afganistán cuenta con 100.000 militares extranjeros. Pero nada parece indicar que una solución estrictamente militar sea la mejor manera de combatir la insurgencia y estabilizar mínimamente el país.
Este año los talibanes han llegado a controlar hasta el 80% del territorio afgano, un 26% más que en 2007, según el Consejo Internacional de Seguridad y Desarrollo (ICOS), un centro de análisis con sede en Bruselas. Para hacer sus estudios, ICOS se basa en el número de ataques insurgentes registrados y en la percepción que tiene la población local sobre el dominio de los talibanes. Los actos violentos de los talibán han pasado de una media mensual de 44 hace seis años a 573 en 2008. La capital afgana, Kabul, es de las pocas zonas que el Gobierno de Afganistán aún controla, pero tampoco se salva de ataques. En febrero, tres atentados en un mismo día, contra el Ministerio de Justicia, el Ministerio de Educación y el Departamento de Prisiones, mataron a 30 personas y 70 resultaron heridas. Cuatro ...

Página anterior

Cronología año   2009


Periodismo Internacional © 2019 | Créditos
Facultat de Comunicació Blanquerna - Universitat Ramon Llull